Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/30/2000 12:00:00 AM

Cuestión de imagen

La recuperación de dientes partidos, manchados y pequeños es posible gracias a los nuevos avances odontológicos.

Pocas son las personas que tienen la fortuna de conservar una dentadura completa y saludable. Por lo general el desgaste, los malos hábitos alimenticios e higiénicos, así como el inevitable paso del tiempo, van deteriorando el color y la textura originales en el esmalte dental. Es entonces cuando aparecen las manchas y se presentan las fracturas o los desgastes progresivos que terminan por arruinar una hermosa sonrisa. Conservarla puede contribuir a mejorar la imagen personal y por consiguiente a abrir o cerrar puertas.

Por fortuna hoy en día se cuenta con varias alternativas para reconstruir las estructuras dentales afectadas mediante el uso de materiales que se semejan al diente natural. Gracias al estudio y fabricación de materiales que cumplan con los requisitos de biocompatibilidad, estética, propiedades físicas, mecánicas y anticariogénicas los odontólogos están en capacidad de ofrecer a sus pacientes los mejores tratamientos. Según el doctor Didier Cabrera, profesor de la facultad de odontología de la Universidad Javeriana, “hace algún tiempo se lograban resultados estéticos con tratamientos muy agresivos que sacrificaban una gran cantidad de esmalte dental. Las fracturas de ángulos y bordes dentales, las patologías de forma y color se trataban haciendo coronas completas porque no existían otras alternativas que permitieran reconstruir la belleza del tejido natural perdido”.

Desde los años 60, cuando el doctor Rafael L. Bowen empezó a experimentar con resinas y partículas de relleno como refuerzo, la evolución de materiales estéticos ha dado grandes saltos. En la actualidad predominan las resinas compuestas de fotocurado, que permiten rellenar cavidades pequeñas; los sellantes, que ayudan a prevenir la formación de caries por acumulación de residuos alimenticios o placa bacteriana; la porcelana dental, los compómeros y los cerómetros, estos últimos resinas a las que se les incorporan diferentes tipos de vidrios que los hacen más resistentes a la abrasión y al desgaste producido por efecto de la masticación. En términos generales, la odontología ha avanzado tanto que existen materiales para hacer coronas y prótesis fijas que no necesitan estructura metálica. También se cuenta con porcelana in ceram para prótesis fijas y con restauraciones mediante la técnica de fresado manejado por computador. Todos los materiales cosméticos que se utilizan ayudan a solucionar diferentes problemas estéticos, como los dientes muy pequeños (se tratan con microdoncias para adecuarlos en tamaño y forma), manchas producidas por excesos de flúor, decoloraciones dentales o cerrar diastemas, es decir, tratar dientes separados que no pudieron ser corregidos con tratamientos de ortodoncia y, finalmente, las fracturas.

En cuanto al blanqueamiento de dientes manchados por fumar o por el consumo de alimentos pigmentantes las técnicas han avanzado mucho en los últimos años. Sin embargo hay preocupación entre los expertos por la forma en que algunos centros odontológicos ofrecen a sus pacientes la fórmula perfecta para recuperar la blancura de sus dientes. Lo primero que hay que saber es que éstos tienen una coloración natural que en ocasiones obedece a factores genéticos y que determina qué tipo de tratamiento debe seguirse en caso de que aparezcan manchas. El uso indiscriminado de blanqueadores puede deteriorar aún más el estado de los dientes si no se cuenta con la asesoría de un experto en rehabilitación oral.

Respecto a las técnicas, lo último es el láser, que ha funcionado con éxito en todo tipo de pacientes a los que se les realiza el blanqueamiento. Sus ventajas radican en que puede emplearse en todo tipo de personas, incluyendo aquellas con problemas diabéticos o de hipersensibilidad, sin ningún riesgo para su salud pues, además de preciso, el láser es un excelente esterilizador. Técnicas y procedimientos para recuperar la blancura y la armonía estética de una sonrisa hay muchos. “Lo más importante —dice el doctor Didier Cabrera— es que éstos sean realizados por un profesional preparado, que después de haber hecho un examen clínico y un diagnóstico exacto siga el plan de tratamiento acorde con las condiciones y necesidades de cada individuo”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.