Martes, 21 de febrero de 2017

| 1993/01/18 00:00

CURSO PARA SER UN BUEN AMANTE

Un grupo de sicólogos abre un taller de entrenamiento de parejas en habilidades sexuales.

CURSO PARA SER UN BUEN AMANTE

TRADICIONALMENTE LOS PROBLEmas sexuales se han discutido a puerta cerrada. Sin más compañía que la propia pareja y el terapista.

Pero a nadie se le había ocurrido enseñar a las parejas las técnicas del sexo.
Y menos aún en grupo.
Esto es lo que ha hecho un grupo de sicológos y terapistas colombianos, quienes abrieron hace poco las inscripciones para un taller de entrenamiento de parejas en habilidades sexuales.

Por insólito que parezca, se trata de un programa integral de capacitación para parejas, tendiente a ayudarles a conocer su sexualidad y mejorar su desempeño en esta materia. "La idea nació de la evidencia obtenida, a través de la experiencia clínica, acerca de la gran ignorancia que existe en nuestro medio en torno a la sexualidad ", dice José Ricardo Bateman, uno de los coordinadores del programa. "Pero en un medio tradicional y conservador como el nuestro no es fácil promover un taller de este tipo. Así que iniciamos una serie de seminarios para aclarar dudas y responder interrogantes. Sin embargo, la gran cantidad de inquietudes que tiene la gente en torno a su sexualidad, nos llevo a crear un taller de entrenamiento".

Mientras los hombres viven atemorizados por el fantasma de la eyaculación precoz o la impotencia, la queja más frecuente entre las mujeres es la de no alcanzar el orgasmo. "Pero este tipo de problemas no tiene como origen un bloqueo mental como se cree, sino simplemente una falta de habilidad y el desconocimiento de su propio cuerpo", señala Bateman. Esta ansiedad ha convertido algo tan natural como el sexo en una fuente de frustraciones. "La gente no sabe que es su sexualidad, algo mucho más amplio que el simple acto sexual, no sabe que esperar de si mismos y de sus parejas, y tiene muchas dudas acerca de si lo que hacen es o no normal", señala Bateman. "De manera irónica, la sociedad espera que el hombre y la mujer sepan llevar a cabo una relacion sexual satisfactoria para si mismos y para su pareja, pero no les ha enseñado como hacerlo". Incluso entre los jóvenes, que se han educado en una sociedad más abierta, existe una mala información sexual.

Pero mientras se dictan talleres para orientar a las parejas en otros aspectos de su vida conyugal, poco o nada se hace con respecto al sexo. "Por desconocimiento de su propio cuerpo, muchas personas ven disfunciones sexuales donde no las hay. Igualmente, no son pocos los hombres y mujeres que fingen el placer por temor a hacer sentir mal a su pareja, o las que por culpa de una mala educación sexual consideran "pervertidos" algunos deseos de su pareja.

Pero no sólo eso, muchas, mujeres tampoco son capaces de decir "no" cuando no desean participar en algún juego sexual sino que se someten. En lugar de hablar, expresar lo que quieren tratar de mejorar en su relación sexual, muchas parejas prefieren guardar silencio, deteriorando no sólo su vida sexual sino también su relación como pareja", dice la sicóloga Mónica Castaño.

Lo cierto es que hoy más que hace unas décadas, hombres y mujeres sientan un mayor interés en mejorar este aspecto de la vida de pareja. Por eso no han sido pocas las parejas que han llegado a inscribirse en los talleres. Cada miércoles, uniformados con una sudadera, un grupo de parejas adultas pasa cuatro horas aprendiendo todo lo que quería saber sobre el sexo, pero nunca se había atrevido a preguntar...

"El aprendizaje de habilidades sexuales no se refiere únicamente a técnicas y procedimientos de excitación y estimulación o a la simple consecución del orgasmo", aclara Bateman. "También se refiere a la actitud positiva hacia el sexo, a enseñarle a la gente a vivir y disfrutar el afecto y adquirir la actitud que permita una sexualidad sana, plena y responsable".

Los únicos requisitos para entrar a este taller son: ser una pareja sexual estable, tener más de 21 años y menos de 55, no tener impedimentos médicos ni sufrir disfunciones sexuales severas. Durante 12 sesiones las parejas reciben citación, teórica y práctica, acerca de las múltiples posibilidades que hay de vivir la sexualidad, desde la busqueda del famoso punto G para alcanzar el orgasmo o la mejor forma de realizar el acto sexual durante el embarazo hasta los diferentes tipos de posiciones que existen. Pero además de las sesiones de información para despejar dudas, superar inhibiciones y resolver interrogantes, las parejas reciben un entrenamiento físico para adquirir una mayor elasticidad y resistencia muscular que les permita mejorar su desempeño sexual. Aunque parte de estas sesiones son en grupo, nadie tiene, si no quiere, que contar sus experiencias. Y la práctica se hace en casa. Cada pareja escoge semanalmente una tarea que realizar acerca de algún aspecto de su vida sexual que les interese mejorar. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.