Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/26/2011 12:00:00 AM

Curvas fatales

El caso de una supuesta médica en Miami que inyectaba cemento a sus clientes para aumentarles la cola pone sobre el tapete los riesgos de dejar en manos de cualquiera estos procedimientos.

Se sabe que las mujeres hacen todo por ser más bellas. Pero el extremo al que llegó una aspirante a modelo en Miami, que casi muere por tener un cuerpo más voluptuoso, tiene al mundo consternado. Para lograr su sueño, la mujer en cuestión, cuya identidad no ha sido revelada, necesitaba un poco más de derrière y caderas, y por recomendación de una amiga llegó a manos de Oneal Ron Morris, una supuesta médica que le cobró 700 dólares por una serie de inyecciones para darle volumen a esta parte de su anatomía.

Al poco tiempo la mujer acudió al hospital por dolores intensos en todo el cuerpo e infección en el área operada, así como fiebre y malestar. Los médicos decidieron llevarla al quirófano cuando vieron que los antibióticos no estaban surtiendo efecto. Solo en ese momento tuvo ella el valor de decirles el tipo de procedimiento al que se había sometido. Los médicos pudieron constatar que le habían inyectado cemento y aceite mineral para aumentar la cola y un pegante para sellar llantas, que en su caso se usó para cerrar la incisión. La víctima requirió de muchas cirugías, pero se está recuperando.

Morris, 'la médica', resultó ser un travesti de 30 años que se hizo pasar por especialista, La Policía de Miami la arrestó y hoy está acusada de practicar la medicina sin licencia. A raíz de que este caso se hizo público, han aparecido otras historias de mujeres que, al parecer, fueron víctimas de Morris.

El caso ha puesto sobre la mesa de nuevo este tipo de prácticas, que son el pan de cada día en Colombia. Según el cirujano plástico Jorge Eduardo Aristizábal, a diario ellos atienden complicaciones que resultan de procesos hechos por cosmetólogas o enfermeras que no están facultadas por la ley para realizarlos. Son tantas que ya existe una enfermedad para nombrarlas: alogenosis iatrogénica, que significa algo así como problemas ocasionados por la medicina con sustancias externas. El cirujano indica que estos personajes inyectan una variedad de productos, como biopolímeros, que ningún médico con diploma se atrevería a aplicar porque no están aprobados para la práctica médica por sus riesgos. Para Juan Hernando Santamaría, presidente de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva (SCCP), dicha agremiación no recomienda ningún procedimiento que sea a base de sustancias inyectables, pues traen muchos problemas a largo plazo, como la migración del producto, la reacción a cuerpos extraños, el dolor crónico y la reacción inmunológica crónica.

El principal inconveniente es que cuando se introducen de forma líquida, estas sustancias se adhieren a los tejidos. Si no hay reacción adversa, algo que puede suceder en el 40 por ciento de los casos, todo está bien. Pero en la gran mayoría estas sustancias causan problemas como infección, enrojecimiento, dolor y hasta la muerte. En estos casos, para remover la sustancia se debe retirar tejido. Aristizábal cuenta el caso de un paciente al que le aplicaron silicona y aceite de cocina para moldear sus curvas. Desafortunadamente tuvo una reacción y fue necesario retirarla. Aunque el paciente sobrevivió, requirió de amputación y quedó con

deformaciones en el cuerpo.

Estos pacientes llegan a manos de estas personas inescrupulosas por el voz a voz. "Generalmente una amiga se lo ha hecho y como se ve bien, se animan a hacerse el mismo tratamiento",dice Aristizábal. Y como a veces las reacciones tardan en surgir, el proceso parece sencillo y sin riesgos. "Les dicen que les inyectarán ácido hialurónico, que es una sustancia muy segura, pero en realidad les ponen cualquier cosa", agrega.

Hay que hacer vigilancia, pero la mejor campaña es educar a la población sobre los peligros de este tipo de procedimientos. La recomendación para el paciente es clara: nunca permita que una persona sin una especialización acreditada en cirugía estética le realice cualquier procedimiento.n
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.