Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/21/2012 12:00:00 AM

Da Vinci: ¿a la derecha y a la izquierda de Jesús?

Los misterios en torno al genio renacentista continúan. Un experto en arte asegura que en el mural de 'La última cena' se esconden dos autorretratos y que Leonardo suplantó a los apóstoles Tomás y Santiago.

Hasta ahora la idea más cercana que se tenía del rostro de Leonardo da Vinci es su famoso autorretrato en tiza roja, que permanece en la Biblioteca Real de Turín. Ese dibujo y las palabras de su contemporáneo Giorgio Vasari, que lo describía como un hombre de una rara belleza, eran las únicas pistas que se tenían de la apariencia del pintor renacentista.
 
Al menos así había sido hasta ahora pues el experto en arte Ross King, según dice, acaba de identificar al propio Leonardo da Vinci pintado no una sino dos veces en su mural de La última cena.
 
Según el experto en arte, el pintor le dio sus rasgos a los apóstoles Santiago (ubicado a la derecha de Jesucristo) y Santiago (segundo a la izquierda del mesías).

King basa su teoría en el hallazgo de una poesía poco conocida escrita en 1490, justo cuando Leonardo estaba pintando La última cena en el monasterio de Santa María de las Gracias, en Milán. Su autor, Gasparo Visconti, era amigo de Da Vinci y también trabajaba bajo el mecenazgo de los Sforza.

En su escrito Visconti se burlaba de cierto artista que se pintó a sí mismo con expresiones que lo delatan. Por eso, King sostiene que no es casualidad que el apóstol Tomás aparezca en el mural con el dedo alzado, que es el gesto que siempre se le ha atribuido a Leonardo.

Además, el experto en arte asegura que los rasgos de estos dos apóstoles no coinciden con el de unos galileos de hace 2000 años y sí con los de el autor de la Gioconda, un hombre de belleza clásica de nariz griega, cabellos largos y barba poblada.

King le dijo al diario británico The Independent: "'La última cena es el único trabajo donde nadie, ni un chiflado ni ningún académico, ha tratado de identificar un retrato de Leonardo". Por eso está seguro de que el maestro toscano, como se acostumbraba en la época, no desaprovechó la oportunidad para inmortalizarse dos veces.

"Si Leonardo hubiera tenido que elegir un personaje, habría sido Tomás, ya que dudaba de todo", continua King explicando la posible motivación por la que Da Vinci habría decidido suplantar al apóstol más escéptico. En cuanto ha Santiago, asegura que el parecido físico entre las dos figuras confirma su teoría. “Creo que usó el mismo modelo", agrega.

De ser así, no sería la primera vez que un pintor se retrata a sí mismo en una obra. Así lo hizo Rafael en su fresco La escuela de Atenas y Miguel Ángel en El juicio universal de la Capilla Sixtina.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.