Miércoles, 18 de enero de 2017

| 1994/02/28 00:00

DE LA CUNA A LA CAMA DOBLE

El drama de las niñas-madres, una problemática que podrá prevenirse con la educación sexual obligatoria en los colegios.

DE LA CUNA A LA CAMA DOBLE

LA JOVEN QUE SIN DESEARLO TIENE UN hijo a los 16 años, ha escrito repentinamente un 90 por ciento de su destino". Esta sentencia de Arthur Campbell resume el drama de las niñas-madres, una problemática que en Colombia presenta cifras alarmantes: 78 de cada mil adolescentes son madres cada año, según datos del estudio adolescentes de hoy, padres del mañana, realizado por la investigadora Elena Prada.
La mayoría de estos embarazos no son, sin embargo, producto de una unión temprana y estable, sino fruto del azar y la ignorancia sexual. En 1991, de 860 pruebas de embarazo a adolescentes realizadas en el Centro para Jóvenes de Profamilia en Bogotá, el 53 por ciento dio resultado positivo. El 85 por ciento de las jóvenes embarazadas. no deseaban esa condición. No obstante a pesar de tener una vida sexual activa, no utilizaban métodos anticonceptivos. "Los adolescentes están llegando de forma precoz al embarazo y en número muy significativo", dice el director del Centro Germán López Suárez en su balance del primer año del Centro. Y explica que a quienes se les encuentra en embarazo se les dan las pautas para reducir su angustia y comunicar su estado a la pareja y la familia, invitándolos a iniciar sus controles natales lo antes posible, ya que la gran mayoría acude a confirmar su estado cuando ya han pasado ocho o más semanas de gestación. El 10 por ciento de ellas acude al servicio prenatal, pero del 90 por ciento restante no se vuelve a tener conocimiento.
Nadie ignora el trauma que genera en la vida de una adolescente un embarazo indeseado. Como explica el ginecólogo Alvaro Monterosa Castro, de la Clínica Profamilia, de Cartagena, "la joven se encuentra ante tres callejones sin salida: uno, tener el hijo y conservarlo, convirtiéndose en madre soltera, expuesta al rechazo familiar, la expulsión del hogar o la reclusión, considerada la deshonra de la familia y recibiendo discriminación como madre. O el matrimonio forzado que casi siempre termina en separación por inmadurez. Dos: tener el hijo y darlo en adopción, condición difícil que conlleva grandes frustraciones y sentimientos de culpabilidad en el futuro. Y tres: recurrir al aborto provocado, delito en el país, además de ser realizado en la clandestinidad, en condiciones inadecuadas, exponiéndose a traumas emocionales y lesiones orgánicas severas o incluso a la muerte".
Desde el punto de vista de salud, tener hijos a edades muy tempranas representa serias complicaciones tanto para la madre como para el niño. Los estudios revelan claramente que los riesgos de morbilidad y mortalidad de un embarazo precoz son un 250 por ciento más elevados que en embarazos ocurridos en edades mayores. Los estimativos indican que las muertes ocurridas por embarazo o parto ocupan el cuarto lugar en mujeres de 15 a 19 años. Entre los hijos de madres menores de 20 años, la tasa de mortalidad infantil es de 80 por cada mil niños, mientras que en madres adultas la tasa oscila entre 60 y 74.
Otro aspecto es el riesgo de complicaciones debidas al aborto inducido. Según un estudio reciente, el 88 por ciento de los abortos se presenta entre quienes han tenido la primera relación sexual antes de los 20 años. Las encuestas hospitalarias -señala Prada- indican que una de cada siete mujeres tratadas por complicaciones del aborto tienen menos de 20 años.
Igualmente devastadores son los efectos sicológicos de la maternidad precoz. El miedo al rechazo hace que la mayoría de las jóvenes abandone el estudio, oculte su estado por varios meses -lo cual la priva de atención prenatal adecuada- o recurra al aborto.
El nuevo Plan de Educación Sexual decretado por el Ministerio de Educación Nacional incluye para los adolescentes de octavo grado escolar, información sobre planificación familiar, un tema en el que el 90 por ciento de los padres se ha mostrado de acuerdo en tratar. Los padres son hoy más conscientes de la imperiosa necesidad de una adecuada y oportuna educación sexual acorde con la realidad. Un estudio reciente realizado por la Consejería Presidencial para la Juventud, la Mujer y la Familia muestra un incremento en el porcentaje de jóvenes que tiene su primera unión antes de los 15 años.
Paralelamente, el embarazo precoz es, sin duda, el problema más grave originado por la falta de información y orientación respecto de la sexualidad. Como señala el convenio firmado el año pasado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas y el Gobierno nacional para la realización de un vasto programa de educación sexual, salud y planificación familiar entre la población adolescente, "posponer la decisión de un embarazo representa no solamente salvar vidas humanas, sino resolver un problema de salud pública asociado con el bienestar de la población joven del país". Una población estimada de tres millones y medio de colombianos.



La maternidad precoz en cifras

Trece millones de adolescentes se convierten en madres cada año en el mundo.
En Colombia 78 de cada mil adolescentes son madres cada año.
A los 19 años, el 25 por ciento de las colombianas ya son madres.
El 21 por ciento de las mujeres colombianas en edad fértil está entre los 15 y los 19 años.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.