Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/31/1984 12:00:00 AM

DE NUEVO "APAMBICHAOS"

Nuevo boom del merengue le pisa los talones a la salsa

"A mí me gusta el merengue apambichao, con una negra bullanguera buena moza..., a mí me gusta bailar de medio lao, bailar bien apretao, con una negra bien sabrosa". Al son de estribillos como éste, que forman parte de lo que pudiera denominarse "los clásicos del merengue", bailó toda una generación, por allá en los años 50. Y bailó bien "apambichá", término que se acuñó por la forma peculiar como los gringos de Palm Beach bailaban el merengue en la ciudad de Santo Domingo.
Sin los efectos seductores de la coreografía actual, sin coros y sin vestuarios estrafalarios, lo pegajoso del merengue, junto con la dictadura de Trujillo, la invasión de los marines en 1965 y el béisbol, son los signos distintivos de la República Dominicana, el país más antiguo del Nuevo Mundo, que recibió de España este ritmo y lo asimiló tan bien, que se convirtió en su música típica desde 1917.
Una tambora y un guiro son los instrumentos indispensables para interpretarlo, y en cualquier calle de Santo Domingo era común observar como niños y jóvenes improvisaban conjuntos de merengue, de manera tan normal como en cualquier otro lugar del mundo los niños jugaban golosa y saltaban lazo.
A pesar de que terminando la década de los años 50 pasó su boom internacional, el merengue jamás ha pasado de moda. Durante casi 30 años ha sobrevivido, si no "puro" como en los clásicos inolvidables del "Negrito del batey" y "El hombre marinero", sí haciendo pareja con otros ritmos del continente americano. Joselito Mateo, por ejemplo, pionero del folclor dominicano y que cumple este año sus bodas de oro artísticas, fue el creador del género "merechanga" una mezcla de merengue y pachanga, del "bolemengue", un matrimonio de bolero y merengue, lo mismo que del merengue-ranchera; y la más reciente,de la "salsarengue", un adobo de salsa con merengue, que invadió el mercado del disco en Nueva York. Todas estas innovaciones le han valido a Joselito Mateo el título de "Rey del merengue".

LA NUEVA ERA
Ahora, 30 años después, hay quienes aseguran que está comenzando un nuevo boom para el merengue, y que le está pisando los talones a la salsa, que hasta el momento es, definitivamente, el ritmo de moda. Y el protagonista principal de este resurgimiento del merengue ha sido Johnny Ventura, quien ha declarado recientemente que la actualización del merengue no sólo se debe a que su ritmo es más rápido sino que sus letras son más largas, "para que la gente no sólo goce, sino que piense más". Ventura, además de veterano músico, incursionó el año pasado en política en la República Dominicana, y hay quienes afirman que fueron sus canciones las que lo llevaron a obtener un escaño en la Cámara de Representantes por el Partido Revolucionario Democrático.
Esta nueva ola del merengue ha hecho surgir numerosas agrupaciones que hacen su período de prueba en la República Dominicana, y luego pasan a Nueva York, cuya "universidad de la salsa" comienza a abrirle sus aulas al merengue. "La brigada", "Los nietos", "Los vecinos", July Ma. teo, Cuco Valoy y muchos otros son actualmente los reyes del merengue. Sin embargo, "Los Kenton", el unico grupo dominicano que tiene su base en Nueva York han creado todo un vestuario y una coreografía que han determinado que se hable de la era de la "kentomanía". Con vestidos inspirados en la "Guerra de las galaxias", un peculiar estilo de baile y una manera de gesticular acorde con el ritmo, esta agrupación se viene colocando a la cabeza de la generación del merengue.

¿Y EN COLOMBIA QUE?
En Colombia hace dos años el merengue regresó por la puerta grande del Carnaval de Barranquilla e impuso como hit "El comején", de "Wilfrido Vargas y sus beduinos". Y así, nómada, comenzó a penetrar firmemente hacia el interior y a popularizarse nuevamente en el país.
Una emisora de radio, "Olímpica", que lleva tres meses de estar funcionando en Bogotá, lo viene impulsando; y en su programación, por cada hora de música, lanza como mínimo tres merengues, para que, como dice su director de producción César Augusto Jaimes, "la gente del interior vuelva a entrar en la onda merenguera". Por esta razón "Radio Olimpica" le propuso a "Coestrellas" que "importara" para su programa "Sabariedades" al grupo merenguero "Los vecinos". Compuesto por dos parejas de casados, en su presentación en la Media Torta hicieron delirar a más de 20 mil personas, con temas ya super conocidos como "Tengo", del compositor barranquillero Mike Char, y "La guacherna en Carnaval" de la también barranquillera Esthercita Forero.
A pesar de que hay quienes dicen que el merengue está dando pasos de animal grande, uno de los mayores expertos en música popular bailable especialmente de salsa, Jaime Ortíz Alvear, afirma que "el fenómeno de resurgimiento del merengue no pasará de ser eso: un fenómeno".
Pero lo curioso es que en este fenómeno, Colombia no sólo juega el papel de país receptor, sino también en cierta forma el de protagonista. Llama la atención que en cualquier LP de los nuevos grupos siempre se encuentra un tema de autor colombiano con ritmo de merengue. Una de la composiciones que más éxito ha tenido como merengue ha sido "El africano", hasta el punto de que mucho han llegado a creer que es de origen dominicano.
Así llegue o no a desplazar a la salsa, lo que sí queda claro es que en este, diciembre, así no se canten villancico ni se coma mucho pavo, el merengue tiene asegurado un puesto de honor en todas las rumbas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.