Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/3/2012 12:00:00 AM

Dime cómo duermes...

Un experto en lenguaje corporal describió detalladamente los rasgos de la personalidad de alguien según la posición que adopta en la cama.

De lado, boca abajo, boca arriba, encogido de brazos o de piernas. Cuando llega la hora de dormir, indispensable para la salud y bienestar de las personas, cada cual tiene una posición predilecta para acomodarse y descansar. El británico Robert Phipps, autor del libro Body Language: It's What You Don't Say That Matters, es un experto en lenguaje corporal muy reconocido en su país. Hace unas semanas, una cadena hotelera le pidió que describiera qué tanto dice la posición al dormir sobre la personalidad. Para eso encuestó a 1.000 adultos y les dio a elegir sus dos posiciones preferidas. Estas son las cuatro más populares y el retrato que Phipps hace de cada una.

1. Fetal

Esta es la posición más común, sobre todo entre las mujeres. Se estima que cerca del 60 por ciento de las personas duermen encogidas de brazos y piernas como el feto en el vientre. Según Phipps, quienes descansan así son meticulosos y les gusta que todo esté en su lugar. Esa obsesión por el orden, sin embargo, los hace preocuparse demasiado por cosas que no valen la pena. El experto afirma que mientras más altas estén las rodillas y más baja esté la cabeza, se dormirá mejor. Aunque la sensación de descanso es grande al despertarse, quienes duermen así deben tener cuidado de no quedarse estancados en esa zona de confort y estar preparados para enfrentar los retos que trae el día.

2. El tronco

Quienes duermen así extienden todo su cuerpo de forma lineal y se acuestan de medio lado. Al contrario de la posición fetal, esta genera una sensación de rigidez y poco descanso al despertar. Phipps afirma que mientras más tiempo se duerma de esa forma, la persona será más rígida en sus pensamientos y puede volverse inflexible. De hecho, quienes duermen como troncos suelen ser personas tercas, autoritarias y distantes. Por eso, el experto le recomienda a estas personas relajarse más y dejar que sus músculos se liberen del estrés del día para descansar y levantarse como nuevos. De esa forma, la vida será más divertida y excitante.

3. El suplicante

Esta posición, en la que los brazos se extienden al frente y el cuerpo está estirado de medio lado, revela a una persona emprendedora que persigue sus sueños y espera mucho de la vida. Según Phipps, los suplicantes son muy autocríticos y siempre están a la espera de obtener buenos resultados en lo que hacen. Por eso, corren el riesgo de rendirse muy pronto ante situaciones difíciles. Algo positivo de dormir en esta posición es que la persona amanece con actitud positiva y ambiciosa. A veces, sin embargo, ese deseo tan grande de conseguir cosas puede desviarlos de sus objetivos importantes. Para evitar esa situación, Phipps les recomienda reflexionar y organizar su agenda del día. ?

4. Caída libre

Dormir de esta forma en la que el cuerpo se encuentra extendido boca abajo y las manos están colocadas sobre la almohada a ambos lados de la cabeza que mira hacia un lado, es una de las más incómodas, aunque el 17 por ciento de los encuestados la adoptan. Quienes duermen así tienden a sentir que la vida es un paseo y no tienen control sobre lo que ocurre en el día a día. Phipps señala que estas personas suelen levantarse con mucha ansiedad pues sienten que les quedaron asuntos pendientes del día anterior por hacer. Por esa razón, les recomienda hacer las cosas paso a paso para que la creatividad e inspiración surjan y todo salga bien.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.