Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/20/1991 12:00:00 AM

DO DE PECHO

Ahora resulta que los implantes de seno conllevan riesgo de contraer cáncer del hígado.

LA NOTICIA HA ALborotado no sólo a lo cirujanos plásticos si no a las mujeres que se han sometido a cirugía estética para aumentar el tamaño de sus senos. Según un estudio realizado por un grupo de científicos norteamericanos, de la Food and Drug Administration, una clase de implante cosmético -que cientos de miles de mujeres han recibido en las últimas dos décadas-, puede deshacerse en el cuerpo liberando una sustancia que, ahora se ha demostrado, produce cáncer en animales de laboratorio.
La alarma producida por la noticia, que fue dada a conocer la semana pasada por las autoridades norteamericanas, se debe a que aproximadamente el 25 por ciento de todos los rellenos utilizados en cirugía estética son de este tipo. El implante, fabricado por Surgitek, es vendido bajo los nombres comerciales de Meme y Replicon. Según algunos cirujanos plásticos consultados por SEMANA, esta clase de implante no es muy utilizado en nuestro medio.
A diferencia de otros implantes, éste consta, además de la bolsa de silicona, de un recubrimiento o esponja de poliuretano. Es esta cubierta la que, según los científicos, se disuelve en el cuerpo y produce un químico llamado TDA -2 tolueno diamina-, que es absorbido por el organismo y que, según la investigación, causa cáncer del hígado en ratas y otros animales de investigación.
Los fabricantes, por su parte, aseguran que su producto es seguro. Según sus estudios, la disolución del poliuretano es mínima incluso en pacientes que lo han tenido por nueve años, y estiman que el número de cánceres causado.
Por la liberación de TDA en el organismo podría ser de uno en varios millones de implantes. Pero otros investigadores familiarizados con el nuevo estudio señalan que, según los cálculos preliminares, el implante podría causar cáncer en 200 a 400 casos en un año, por cada millón de mujeres en quienes ha sido insertado.
Según los experimentos oficiales, algunos revestimientos se han disuelto cuando el implante ha tenido que ser removido de la paciente por algún problema. Así mismo, los científicos señalan que se presentó disolución del implante cuando fue colocado en un líquido a la temperatura corporal. Al decir de los especialistas de la FDA, la disolución del poliuretano empieza inmediatamente después de la colocación del implante, en algunos casos por factores que aún se desconocen, la cubierta puede disolverse casi completamente en un lapso de cinco años. Y a mayor nivel de disolución, mayor en el riesgo de cáncer.
Lo cierto es que la semana pasada el Departamento de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos conminó a los fabricantes de implantes de seno a demostrar, en los próximos 90 días, que sus productos son seguros o, de lo contrario, retirarlos del mercado.
La medida fue tomada no sólo por el caso señalado sino porque existen otro tipo de preocupaciones en este sentido. La primera es cierta evidencia de que la silicona filtrada de los implantes puede llegar a los nódulos linfáticos y afectar el sistema inmunológico. Otra, es que si la silicona no está recubierta, el tejido puede crecer alrededor del seno, conduciendo a una dolorosa y antiestética contracción del músculo. Es precisamente esto lo que el implante de Surgitek, con un revestimiento de poliuretano, intenta prevenir.
El caso es que mientras las cosas se aclaran, millones de mujeres que se han sometido a una cirugía plástica de implante de seno esperan en ascuas para saber si, esta vez, el precio de la vanidad ha ido demasiado lejos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.