Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/5/2007 12:00:00 AM

Doctor Chat

A través de Internet, la Fundación Santa Fe ofrece consulta a distancia. Aunque no reemplaza la visita al médico, ofrece varias ventajas en la prevención de enfermedades.

Desde hace un tiempo, Juana había querido saber por qué sufría de infecciones urinarias con tanta frecuencia. Sus visitas al médico siempre se habían concentrado en el diagnóstico y el tratamiento y por eso casi nunca había tenido el tiempo o la calma para hacer esa pregunta. Pero su oportunidad llegó cuando alguien le habló del doctor Chat. El viernes pasado, Juana le transmitió su curiosidad y en menos de 24 horas ya tenía una respuesta en su buzón de correo electrónico. Era un mensaje claro, conciso, profesional y con datos útiles para prevenir su problema.

El doctor Chat no es propiamente un profesional de bata blanca y estetoscopio al cuello. Se trata de una herramienta que la Fundación Santa Fe de Bogotá puso al servicio de todos en su página web www.e-health.edu.co. Consiste en un programa de código abierto mediante el cual una persona, bajo un seudónimo, hace una pregunta específica sobre salud. Al otro lado de la red se encuentra un grupo de médicos que dirigen estos interrogantes a especialistas en cada área. Estas respuestas se revisan para evitar que tengan juicios de valor y asegurarse de que incluyen consejos de prevención.

El servicio es asincrónico, es decir, que los pacientes preguntan hoy pero sólo obtienen su respuesta al día siguiente o cuando mucho a las 72 horas, por lo cual no es muy conveniente para cuestiones urgentes. Sin embargo, los médicos a cargo de este programa seleccionan los asuntos prioritarios y resuelven los casos más apremiantes primero, tal y como lo harían en cualquier sala de urgencias.

Con lo anterior no buscan reemplazar al médico de carne y hueso, pues a través de este programa es imposible hacer diagnóstico. Esto se debe a que aún no existe la legislación que regule las teleconsultas en el país. No obstante, el experimento ha resultado ser útil para hacer promoción y prevención en salud, sobre todo entre los adultos jóvenes que rara vez visitan a un médico. Cerca del 40 por ciento de quienes consultan están entre los 25 y los 34 años. Aun si lo hicieran, se ha calculado que el tiempo que un médico le dedica a la promoción de la salud es de dos minutos. Este tipo de consulta virtual podría ayudar a hacer la prevención que hoy, por la falta de tiempo, no hacen en una consulta regular. De hecho, gracias a la información que más consultan, en la pagina web hacen campañas preventivas que puedan tener un alcance mayor en la población.

También ha resultado ser una excelente herramienta para que las personas pregunten sobre aquellos temas tabúes que no se atreven a mencionar frente a frente en el consultorio: infertilidad, enfermedades de transmisión sexual, disfunción eréctil, lesiones de la piel, entre otros. "En el anonimato el paciente se sincera", dice Juan Gabriel Cendales, director del proyecto. Además, hacen lista de preguntas en orden de prioridad, algo que no sucede en las consultas tradicionales, "donde los pacientes son más pasivos, agrega. Con esta tecnología tienen mayor libertad de preguntar como quieran y de estar relajados mientras lo hacen".

Todos los jueves el sitio ofrece consulta en tiempo real. Un especialista atiende a cada paciente en el mismo orden en que entraron a la página web y cada uno cuenta con 20 minutos para chatear con el experto a solas.

El doctor Chat hace parte del concepto de telemedicina, es decir, la provisión de salud a distancia, un campo que parece tener muchas posibilidades en países en vías de desarrollo como Colombia, donde existen comunidades apartadas que casi nunca cuentan con la presencia de un especialista. El siguiente paso de la Fundación Santa Fe será montar un programa que permita a los usuarios hacer una consulta de segunda opinión, tal y como sucede en el Hospital Brigham, en Boston, donde los pacientes que duden de su diagnóstico pueden redactar su caso, anexar exámenes, radiografías y otras pruebas -que estarán disponibles en medios digitales- para que otro médico las analice y dé su concepto.

Las posibilidades son muchas. Cendales cree que ayudará a grupos de pacientes con enfermedades como el cáncer, quienes se plantean muchos interrogantes a medida que avanza la enfermedad. También está la posibilidad de hacer consultas remotas, algo en lo que ha sido pionera la Universidad Nacional. Así, un campesino de Aguachica, Cesar, se conecta a las 3 de la tarde en un puesto de salud y con un computador especial, que tiene los cables para medir la tensión y los latidos del corazón o el pulmón, el médico en Bogotá o Medellín podrá hacerle un examen especializado.

Se trata de un buen instrumento que si bien no reemplaza la visita al galeno, ayuda en gran medida a que las personas hablen de sus problemas en forma relajada y obtengan a cambio una respuesta de un especialista sobre qué hacer con su enfermedad. La ventaja es que es gratis y su cobertura es total, pues cualquiera con un computador y una conexión tendrá acceso al doctor Chat.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.