Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/27/2010 12:00:00 AM

Doctor Internet

La información sobre tratamientos médicos que existe en la red ha hecho que los pacientes de hoy no sean tan pasivos como antes.

Con el advemiento de la tecnología y muy especialmente con la facilidad de obtener información médica por parte de los pacientes en Internet, la relación médico-paciente ha cambiado.

El paciente ya no es, para fortuna, ese ser indefenso, deprimido e ‘ignorante’ que teníamos al frente, es una persona que viene ya informada y con muchos datos de los síntomas que le están aconteciendo, y en la mayoría de los casos se siente capacitada para entablar un diálogo más igualitario con su facultativo: conoce términos, síntomas, resultados de laboratorio y, en ocasiones, discute con su médico el tratamiento que se le prescribió.

Todo esto tiene su lado positivo. Un paciente mejor informado colabora más y adhiere más fácilmente a la conducta tomada, pero también tiene el grave peligro de que la información no sea la más correcta y caería en una deformación grave; además, algunos al conocer cosas que para ellos no son familiares podrían ocasionar trastornos sicológicos que afectarían su cuadro clínico.

Desde el punto de vista del médico, existen algunos profesionales que están completamente de acuerdo y celebran que su paciente conozca sobre su enfermedad, pero no es el caso de todos. Según Juan Gabriel Cendales, médico internista de la Unidad de Cuidado Intensivo de la Fundación Santafé de Bogotá, “no existe en Internet información seria y confiable que le ayude al paciente a resolver su problema, ya que la mayoría está destinada a medicinas complementarias o alternativas”.

“Además, esa información –añade–
contribuye en muchos casos?a que el paciente entre en conflicto con su médico en el momento en que sienta que este lo está diagnosticando erradamente de acuerdo con la información que ha consultado en la red. La labor del médico deberá estar encaminada a ayudar al paciente a entenderla, además de suministrarle sitios en la Web que representen confiabilidad y seriedad”, concluye Cendales.

Pero Alonso Merchán, cardiólogo de la Clínica Shaio de Bogotá, piensa que “los médicos deben admitir y ser tolerantes con sus pacientes y prestarles atención a la información que están suministrando, pues ellos tienen derecho a culturizarse con relación a su enfermedad”. Igualmente opina que la labor del médico debería ser la de orientar al paciente en la manera de buscar la información más confiable y enseñarle a interpretarla.

La información médica contenida en los medios electrónicos es útil, siempre y cuando venga de una fuente autorizada, además que los pacientes deberán buscar ayuda con su médico para su comprensión y aplicación. Y en ningún momento tomar una decisión distinta influenciados por lo encontrado en Internet sin el aval de su médico.
 
*Médico endocrinólogo. Profesor de la Universidad Nacional de Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.