Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2001/04/09 00:00

Dulces sueños

Un aparato que simula dentro de la cuna La vibración de un carro en movimiento puede solucionar el insomnio de los niños.

Dulces sueños

El llanto inconsolable de un niño puede poner a los padres con los pelos de punta. De esta situación no escapaba Armando Cuervo, un cubano-norteamericano que se atormentaba cada vez que su bebé empezaba a llorar. En una de esas crisis los berridos llegaron a tal punto que obligaron a este ingeniero químico a llevar a su hijo en carro al pediatra. Lo curioso fue que antes de llegar a donde el médico el nené ya estaba sumido en un profundo sueño. En esa oportunidad le surgió la idea de inventar un aparato que pudiera simular en casa esas condiciones de un vehículo que, como muchos padres han podido comprobar, funcionan como un somnífero para los niños.

Cuervo obtuvo información de la compañía automotriz Ford acerca de las frecuencias de sonido y vibración del modelo de su vehículo a una velocidad de 70 kilómetros por hora. “Tratamos diferentes amplitudes. Tenía que ser exacta porque si había más vibración de la deseada el niño iba a parecer leche batida y menos se calmaría. Finalmente encontramos la adecuada”, dice Cuervo.

El resultado fue un aparato que él bautizó Sleep tight Infant soother (Duerme bien Calmante para niños). Consta de dos partes: una sonora, que simula el sonido del aire que se produce cuando un carro se desplaza. La otra es la unidad vibradora, que se coloca en el colchón de la cuna y simula el sonido y vibración de un carro en movimiento. El aparato fue aprobado por los institutos de salud de Estados Unidos y por la Food and Drug Administration (FDA). En un estudio clínico se demostró que 85 por ciento de los niños que lloran sin parar dejan de hacerlo en cuestión de cuatro minutos. Cuervo lo recomienda para aquellos bebés que sufren de cólicos, cuyos síntomas son llanto agudo y persistente, irritabilidad y dificultad para dormir.

A pesar de su efectividad la producción del Sleep tight es casera y representa un hobby para este ingeniero. Cuervo admite que sólo vende 10 al día y los promociona por intermedio de pediatras de Estados Unidos y Canadá a un costo de 159 dólares. Cualquier persona, sin embargo, puede ordenar el producto visitando su página virtual (www.colic.com).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.