Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/14/2011 12:00:00 AM

El cohete de la NASA que podrá llegar a Marte

Un enorme cohete capaz de transportar al hombre a los asteroides y a Marte. Esa es la meta del nuevo diseño presentado este miércoles por la agencia espacial de Estados Unidos, NASA, que costará unos US$18.000 millones.

;
BBC
El sistema de lanzamiento espacial (Space Launch System, SLS) será el más potente jamás construido, más poderoso aún que el cohete Saturno V, que fue utilizado en la misión Apolo y llevó a los astronautas a la Luna.
 
En la parte superior del SLS, la NASA planea colocar la cápsula Orión que ya se encuentra en desarrollo.

Se espera que el primer lanzamiento de prueba se lleve a cabo en 2017. El primer vuelo tripulado podría ocurrir en 2021.

"El siguiente capítulo de la historia de la exploración espacial de Estados Unidos ha sido escrito este miércoles", aseguró el general Charles Bolden, director de la NASA.

"El presidente Barack Obama nos propuso el reto de ser audaces y soñar en grande y eso es exactamente lo que estamos haciendo. Yo me siento orgulloso de haber podido viajar al espacio a bordo de los transbordadores, pero los exploradores del mañana ya pueden soñar con caminar sobre Marte", dijo el exastronauta.

Evolución
 
El SLS tomará prestadas muchas de las tecnologías que fueron desarrolladas por el programa del transbordador espacial que terminó recientemente, entre ellos los motores principales.

Aunque el transbordador espacial reutilizable tenía tres de estas unidades en su popa, el núcleo principal del SLS tendrá cinco.

Una fase adicional en la parte superior del cohete espera proveer fuerza adicional. Este nuevo nivel también lo tendrán los cohetes de refuerzo que se adhieren al vehículo, que también serán de mayor tamaño que los utilizados en el transbordador espacial.

El diseño inicial del SLS asegura que será capaz de transportar 70 toneladas hasta la órbita terrestre baja (LEO, por sus siglas en inglés). El objetivo final serán unas 130 toneladas.

Los mayores vehículos comerciales de lanzamiento que existen hoy en día -el Ariane 5 o el Delta IV Heavy- pueden cargar como máximo unas 20 toneladas hasta la órbita baja.

Se requiere una inmensa capacidad de elevación para poder colocar en órbita a todos los equipos que se necesitarán en una futura misión al espacio profundo: no sólo habría que mover la cápsula Orión, sino también quizás un módulo habitacional y una lancha de desembarco que permita bajar a la superficie de otro cuerpo planetario.

En el caso de una misión a Marte, probablemente se necesiten varios sistemas de lanzamiento espacial.

El destino

El anuncio de este miércoles es la culminación de meses de estudio de los ingenieros de la NASA y de discusiones con el Congreso de EE.UU., que consideraba que la agencia no estaba trabajando lo suficientemente rápido en el proyecto NASA Authorization Act 2010.

"Nos hemos sentido frustrados por las demoras de tiempo", dijo la senadora Kay Bailey Hutchison, republicana de Texas, que forma parte de un comité de supervisión de la NASA y que acompañó a Charles Bolden en el Capitolio durante los anuncios de este miércoles.

"Los números se encuentran dentro de los límites autorizados, por lo que ahora somos un equipo que trabaja y avanza hacia el futuro por Estados Unidos", añadió la senadora.

Desde el retiro del transbordador en julio, EE.UU. no tiene medios para poner a sus propios astronautas en órbita, por lo que debe confiar en que los cohetes rusos Soyuz harán ese trabajo.
 
La NASA invitó al sector privado a que venda sus servicios de transporte a la estación espacial, aunque estos cohetes y cápsulas comerciales no estarán listas para volar hasta mediados de la década. En todo caso, ninguno de ellos tendrá la potencia ni los sistemas de soporte que sean capaces de trasladar a los astronautas más allá de la órbita terrestre baja.

Si el sector comercial se hace cargo de las operaciones rutinarias a la órbita baja, la NASA espera conseguir fondos suficientes para desarrollar el SLS y el Orión a tiempo para su lanzamiento inaugural en 2017.

Aún no existe ninguna "hoja de ruta" sobre los lugares que visitarán los astronautas a bordo del SLS y el Orión. El presidente Obama sólo ha hablado de llegar a un asteroide en 2025 y a Marte en alguna fecha aún no especificada.

Otros objetivos podrían incluir misiones de órbita geoestacionaria para arreglar satélites de telecomunicaciones de mucho valor que se encuentran rotos, ubicados a 36.000 kilómetros por encima de la Tierra.

"Conceptualmente hemos hablado de varios destinos", dijo Bill Gerstenmaier, administrador asociado de operaciones de la NASA.

"Necesitamos tener más detalles acerca del rendimiento real del cohete para comenzar a hablar con propiedad de los detalles", señaló.

"Con la capacidad que tenemos podremos llevar a cabo emocionantes misiones, incluso en el rango de las 70 toneladas métricas".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.