Jueves, 19 de enero de 2017

| 1983/03/14 00:00

EL COMPUTADOR: UN NUEVO PERSONAJE

Las implicaciones de una posible introducción masiva de computadores divide las opiniones de los expertos.

EL COMPUTADOR: UN NUEVO PERSONAJE

Los computadores ya llegaron a Colombia y comienzan a hacer parte de la cotidianeidad e, indudablemente, a generar grandes cambios. Estos, como siempre, desatan las más arduas polémicas. En un bando, personajes como Jean Jacques Servan Schreiber, ven la informática como la "solución histórica para la crisis que actualmente padece el mundo". Otros, menos radicales, aunque le dan una tranquila bienvenida a la ciencia computarizada, presentan objeciones serias al uso indiscriminado e irracional del computador. La mayoría, sin embargo, no entienden aún las implicaciones de una posible introduccion masiva de computadores al país. Se piensa que sólo pueden hacer parte de la vida de países desarrollados, que es imposible que puedan formar parte de un país de puentes de madera, caminos de herradura y pies calzados con alpargatas. Sin embargo, los computadores pueden convivir con arados de buey y molinos de viento. No son un nuevo mundo, son parte de un proceso.
Este proceso ya es aceptado por un buen número de personas como lo prueba, en parte, el éxito que han tenido los cursos de manejo de computador que se multiplican diariamente. Miles de personas los reciben: dueños de fábricas, mensajeros, ejecutivos, estudiantes, amas de casa, ganaderos, e inclusive niños de edad escolar, etc. Personas que no se están preparando en el campo de la ingeniería de sistemas, sino que tan sólo quieren aprender a utilizar una herramienta que será vital en un futuro cercano. Demasiado cercano para restarle importancia.
Al contrario de lo que se piensa comúnmente, su uso no está reservado para cerebros especiales; un aprendizaje medio puede tomar entre 40 y 80 horas, bastante menos tiempo que el que toma aprender las cuatro operaciones básicas. De aquí que si su empleo facilita un proceso industrial o el procesamiento de la información puede agilizar una actividad profesional, el temor irracional por su introducción podría dejarse a un lado.
La implementación del cambio que esto supone trae, sin embargo, algunos problemas y se afirma que habrá sacrificados. Entre ellos, aquellos cuyos empleos pueden ser sustituidos por robots-computadores y que, por su edad y costumbres, ya no podrían encajar en el nuevo sistema. Los sacrificados han sido característica común de los grandes cambios. La revolución industrial en Inglaterra, por ejemplo, provocó tal pánico, que muchos de los obreros comenzaron a destruir las máquinas de vapor para evitar la pérdida de sus empleos. Países como Finlandia o Inglaterra, conscientes de que la entrada del computador es irreversible, han comenzado a planificar la protección y canalización productiva de esas personas que pueden ser sustituidas, para que en el momento en que el desplazamiento sea un fenómeno inminente, no tengan que acudir a la cínica frase de "todo cambio produce víctimas y eso es inevitable ".
En Colombia, el gobierno ha comenzado a darle importancia al proceso. De ahí la creación del Centro de Informática que inauguró Servan Schreiber hace pocos días y el anuncio del ministro de Educación respecto a la implementación del uso de computadores en el programa de educación a distancia. Introducir la informática computarizada tal como lo propone Servan-Schreiber es, según varios profesionales (ver recuadros), un grave error. Afirman que la implementación debe tener en cuenta las características estructurales del medio y que el despilfarro en computadores no va a convertir a Colombia en potencia mundial de un día para otro.
El impresionante crecimiento en el uso de computadores, según declaraciones tanto de vendedores como de compradores, parece haber tenido un desarrollo caótico. Es mucha la gente que ha comprado aparatos sin saber si las especificaciones se ajustan a sus necesidades. Frecuentemente, la capacidad del computador es demasiado grande o demasiado pequeña para lo que se requiere. Un caso que ilustra este problema es el de la Universidad de los Andes. Pese a contar con un sinnúmero de expertos, parece que utiliza un computador que, en terminos de costo y eficiencia, está muy lejos de ser el óptimo. En muchas empresas la sistematización ha presentado fallas alarmantes. Tanto, que las pequeñas y medianas empresas, en lugar de pensar en la posibilidad de innovarse, se muestran bastante reacias al respecto.
Por otra parte, el mercado de computadores, que tuvo una fuerte dinámica a partir de 1978, parece estar actualmente saturado. No se tienen datos exactos sobre el número y características de los computadores existentes en el país y se afirma que los altos gravámenes de importación que les han sido fijados han promovido su entrada ilicita. Día a día, la competencia entre los diferentes distribuidores se hace más intensa. Esto probablemente saldrá a flote el próximo primero de marzo cuando se realice la feria de computadores en Bogotá. En ella, 500 casas fabricantes, con representación en Colombia, ofrecerán sus nuevos productos.
Según algunos críticos de la informática, la producción masiva de la tecnología de los computadores no conduce al estrechamiento de la brecha entre los paises del Tercer Mundo y los desarrollados. Consideran que conduce a distraer recursos escasos de otros renglones prioritarios en términos de la misma meta. En todo caso, con optimismos y con temores, con aciertos y con errores, los computadores se metieron por debajo de la puerta del país y ya no habrá quién los saque.

INFORMATICA HERRAMIENTA Y NO RELIGION
Marta Traba, crítica de arte, quien considera que la creación artística no será jamás afectada ni intervenida por la informática, expuso su punto de vista sobre lo que considera el espejismo de la brecha que se cierra entre los países tecnificados y el tercer mundo:
"Quiero hacer una primera distinción entre la informática, entendida como un modo de procesar la información a través de microprocesadores y redes modernas de telecomunicación, y la religión de la informática, predicada por Servan Schreiber como "una nueva fuente de energía, que transformará todas las industrias actuales y fundará las del futuro". "El desafío Mundial" Ed. Plaza y Janés, 1980, pág. 168.
Acepto la informática como un sistema auxiliar, de almacenamiento de datos, de transmisión por ordenadores, robots, etc., que sin duda es eficaz dentro de los países de alta tecnología. No pierdo de vista que la tecnología informática ha sido concebida con criterios de eficiencia y control dentro de un sistema capitalista que tiende a apretar día a día sus mecanismos de control sobre el individuo. Por eso mismo, cuando la informática se aplica a la educación, su peligrosidad es manifiesta, la imagen de un individuo que no asiste a ninguna escuela ni universidad, que no acepta ningún profesor y que está sentado en su casa, frente al terminal de su computador, recibiendo los mensajes predeterminados, según códigos programados para ser sólo eficaces, me produce horror. Felizmente, esa profecía, dada por Servan-Schreiber como un hecho, nunca ocurrirá, al menos en el mundo que conocemos y hasta donde podemos proyectarlo en el futuro. Pero si la informática es un sistema técnico auxiliar que hay que recibir con todas las reservas del caso en los países de alta tecnología, este problema, situado en los países en vias de desarrollo, es muchísimo más serio. La ilusión de pasar del subdesarrollo al desarrollo porque un país se afilie a la Central de Informática Internacional, sólo puede caber en la cabeza de Servan-Schreiber; está muy bien que se compren servicios y que Colombia sirva como banco de información, pero sería pueril caer en la religión de la informática. Latinoamérica, por desgracia, es presa fácil; siempre me acuerdo que los cubanos me comentaban cómo Rusia había vendido a la revolución máquinas para palear la nieve; y en este mismo momento Mitterrand le vende misiles Exocet a la dictadura argentina...
Hablo de religión porque oyendo la otra noche el reportaje de Servan Schreiber por tevé tuve la misma sensación de oír a alguno de los cientos de predicadores norteamericanos que venden felicidad futurista, Evidentemente, no es mi profeta; no creo que superaremos el subdesarrollo gracias a la informática, ni que Japón deba ser nuestro modelo, ni que los profesores desapareceremos. En este último aspecto, lo que afirma Servan-Schreiber me parece simplemente grotesco. Y sin gracia; hace veinte años, leíamos las profecías de Mc Luhan sobre la desaparición de la galaxia Gutenberg que sigue, por supuesto, girando en órbita, y las contra-profecías de Marcuse y Adorno desarrolladas en textos espléndidos. Los libros sagrados de Servan-Schreiber, por el contrario, son, como los mensajes acumulados por la informática textos sin estilo, sin nervio crítico. Éspero que, como todos los "best-seller", tengan una vida relativamente efímera, y que Colombia manipule y use bien su afiliación a la informática, sin creer por eso que ha entrado en el "desafío mundial ".
PASOS DE ANIMAL GRANDE
La tecnología a veces se da el lujo de cambiarle la cara al mundo. El futuro puede ser una sociedad más tranquila que va de la mano de los avances; también puede ser un estado de terror donde la información evita cualquier posibilidad de escape. El futuro puede ser un mundo habitado por máquinas que sobrevivieron a la guerra que extinguió la humanidad. La ciencia ficción nunca podrá dejar de lado la relación entre el hombre y la máquina. En estos apartes podemos ver tres puntos de vista distintos según tres autores de ciencia ficción. La derrota de la máquina que trató de controlar la situación, las leyes casi bíblicas que pueden evitar cualquier sublevación y máquinas automáticas que funcionan en un planeta donde la vida se ha extinguido.
"-Oígame Dave- dijo HAL Tengo años de experiencia de servicio encajados en mí. Una cantidad irremplazable de esfuerzo se ha empleado en hacer lo que soy ".
"Habían sido sacadas ya una docena de unidades, aunque gracias a la redundancia de su diseño -otro rasgo que había sido copiado del cerebro humano- el computador seguía manteniéndose."
"-Dave- dijo HAL- No comprendo por qué me está haciendo esto...
Tengo un gran entusiasmo por la misión... Está usted destruyendo mi mente... ¿No lo comprende?... Me voy a hacer infantil... pueril... me voy a convertir en nada... Soy un computador HAL 9000, producción número tres. Me puse en funcionamiento en la planta HAL de Urbana, Illinois, el 12 de enero de 1997. El pálido zorro pardo brinca sobre el perezoso perro... Dave ¿se encuentra usted aún alli? ¿Sabía usted que la raíz cuadrada de 10 es 3.162277660168379...
me parece estar teniendo cierta dificultad... Mi primer instructor fue el doctor Chadra... él me enseñó a cantar una canción... que dice así... Daisy, dame tu respuesta, di. Estoy medio loco de amor por ti... Buenos dias... doctor... Chandra... Aqui... HAL... estoy... para... mi... primera... lección... de... hoy... ".
"Bowman no pudo soportarlo más. Arrancó de un tirón la última unidad y HAL quedó silencioso para siempre". (2001 ODISEA DEL ESPACIO de Arthur C. Carke.).
"Las tres leyes de la robótica. Primera Ley. Un robot no puede dañar a un ser humano, ni permitir a través de la innacción que un ser humano llegue a dañarse. Segunda Ley. Un robot debe obedecer las órdenes que le den los seres humanos excepto cuando estas órdenes éntraran en conflicto con la Primera Ley. Tercera Ley. Un robot debe proteger su propia existencia en tanto esa protección no entre en conflicto con la Primera y Segunda Ley"(I, ROBOT de Isaac Asimov)
"El holandés errante volaba hacia el país del enemigo; un país vencido cuyos ejércitos habían sido aniquilados y cuyo pueblo habia perecido. Volaba a tal altura, que desde un punto muy inferior al de sus extendidas alas y potentes motores la superficie de la Tierra quedaba limitada por una línea curva. La Tierra, un planeta muerto en el cual, hacía ya tiempo, mucho tiempo, que no alentaba ningún ser viviente." (EL HOLANDES ERRANTE, de Ward Moore.)
HAL 9000, AM, Multivac, los robots positrónicos. Algunos se escapan del control humano. Otros continúan trabajando a pesar del fin de la humanidad. Otros están programados de tal modo que siempre estarán subordinados a los designios de la humanidad. Los científicos son optimistas. Los humanistas preferirian un retorno a los tiempos simples y antiguos. Lo que parece inevitable, porque así ha sido a lo largo de la historia, es el desarrollo tecnológico, que no se detiene ante impedimentos morales. La era tecnológica parece estar entrando definitivamente en la conciencia de la humanidad y el bienestar no lo decide la ausencia o la presencia de los ordenadores sino de una convivencia en la que complementen, pero nunca reemplacen, la capacidad creativa del hombre.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.