Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/25/2013 12:00:00 AM

El consultorio del Dr. Castro resuelve sus dudas

El Doctor Castro* resolverá sus dudas sobre temas médicos, psicológicos o sexuales en este espacio., 348795

Dr.Castro:

Me diagnosticaron Síndrome del Escribano en mi mano derecha. Pregunto: ¿Esta enfermedad es progresiva? ¿Se puede pasar a mi mano izquierda? ¿Hay forma de detener su progreso? Mil gracias por su respuesta. Enrique

El síndrome del escribano se encuentra dentro del grupo de enfermedades catalogadas como Distonías Ocupacionales. El término distonía se refiere a un movimiento anormal producido por contracciones involuntarias de los músculos y en el caso de este síndrome se clasifica como una distonía focal ya que solo compromete los músculos de la mano. 

En general, como su nombre lo indica, es una enfermedad que predomina en los pacientes que se dedican a actividades en las que los movimientos repetitivos con las manos se realizan continuamente, de esta manera es más prevalente en pianistas, guitarristas, chelistas, violinistas, mecanógrafos, telegrafistas y escritores. 

Inicialmente se presenta como un control inadecuado de la mano, que en principio puede ser pasada por alto, sin embargo, posteriormente se presentan calambres, rigidez y pérdida del control de la destreza y la agilidad. Estos síntomas empiezan a presentarse solo cuando se realiza la actividad profesional pero pueden progresar e incluso llegar a presentarse distonías en reposo. 

Según los estudios más recientes, el origen de esta alteración sería una alteración en los ganglios basales, la región del cerebro que se asocia con la preparación y la ejecución de los movimientos ordenados voluntariamente por la corteza cerebral y la alteración más importante estaría en las vías sensitivas.

En cuanto a la pregunta realizada por el lector, el doctor Leonardo Palacios Sánchez, profesor de Neurología, decano de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad del Rosario, opina que “el síndrome o 'parálisis' del escribano es, en la mayoría de los casos progresiva y aunque no es lo más común, sí puede pasar al otro lado". La progresión de este mal se puede detener mediante un tratamiento médico indicado por un especialista en neurología. Hay fármacos que se administran por vía oral, y también se ha utilizado, con resultados satisfactorios, inyecciones de toxina botulínica aplicada en los músculos que se contraen en forma anormal.

"Aunque no es una entidad curable, los tratamientos disponibles en la actualidad ofrecen a quienes la padecen amplias posibilidades de mejorar sus condiciones de funcionalidad y de calidad de vida”, asegura Palacios.

En conclusión, en el momento no existe cura para la Distonía Ocupacional, en este caso, la terapia ocupacional y física pueden ayudar mucho enseñando diferentes métodos de escritura o dado el caso, se recomendará iniciar la escritura con la mano contraria. 

El médico tratante, como lo menciona el Dr. Palacios debe ser un neurólogo, que recomendará, dependiendo el caso de cada paciente, opciones terapéuticas como la aplicación de Toxina Botulínica o medicamentos por vía oral, sin embargo, hay que decir que muy rara vez se logra una funcionalidad como la que se tenía previamente.

* Si tiene una duda sobre un tema médico, psicológico o sexual, escriba al Dr. Castro a DoctorCastro@semana.com. La idea de este espacio es dar una orientación general sobre importantes temas clínicos. En ningún momento esta columna pretende reemplazar la visita a un médico. El doctor Castro es egresado de la Universidad del Rosario y trabaja actualmente en el grupo de endocrinología de la clínica Palermo y en su consulta particular. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.