Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/22/2012 12:00:00 AM

El final de los hombres

Son la mitad de la población mundial, tienen la mayoría de los cargos de poder, han sido siempre jefes del hogar, pero un nuevo libro señala que su reinado está a punto de terminar.

En Corea del sur, una de las sociedades patriarcales más rígidas donde hasta hace poco se valoraba dar a luz varones, ahora los padres prefieren tener mujeres. En China, más del 40 por ciento de ellas son propietarias de negocios privados. En todo el mundo, excepto en el continente africano, las mujeres dominan las universidades. En Estados Unidos, de las 15 categorías de trabajo que van a crecer más en la economía en la próxima década, la mayoría son profesiones netamente femeninas. Y en Islandia, nadie resumió todo lo anterior de mejor manera que la primera ministra Johanna Sigurdardottir, elegida en 2009 gracias a una campaña contra la élite masculina que llevó al país al derrumbe del sistema bancario: "Llegó el fin de la era de la testosterona".

No es la primera vez que una mujer hace una declaración de ese tipo pero Hanna Rosin, autora de The end of men, es sin duda la más reciente y fuerte voz en la materia. Y lo ha hecho con cifras y ejemplos palpables con los que va dando cuenta del fin de la preeminencia masculina y del surgimiento de las mujeres en la sociedad actual. Por primera vez en la historia, dice ella, los hombres no tienen el control de la fuerza laboral y en las universidades son superados en número por mujeres. También por primera vez, el papel de los hombres como jefes de hogar está cambiando a favor de un matriarcado en el que ellas prefieren criar solas a sus hijos y tomar las decisiones.

Es llamativo que esta transformación no sea consecuencia de años de lucha feminista, sino de los cambios en el modelo de producción económica. "En el pasado, los hombres sacaban ventaja de su tamaño y fuerza, pero la economía postindustrial es indiferente a los músculos", dice Rosin. Se refiere a la economía de servicios y de información que impera en los países del primer mundo, que prioriza la inteligencia social y la comunicación abierta, atributos que difícilmente pueden ser reemplazados por una máquina y que no son, como la fuerza física, más propios de un sexo que de otro. Incluso, señala Rosin, podrían ser más ajustados al perfil femenino.

En Estados Unidos, cuyos datos sirven a la autora para sostener su tesis, los hombres se concentran en apenas dos de las 15 profesiones que crecerán en la próxima década: conserje e ingeniero de sistemas. El resto es dominio de las mujeres en áreas como enfermería, asistencia de salud en el hogar, cuidado de niños, preparación de comida, trabajos que, si bien no son los mejor pagados, sumados le dan una gran poder económico a ellas en la clase media norteamericana.

Un gran motor de este cambio es la educación. En Qatar y Guyana las mujeres conforman el 70 por ciento de los graduados. En Colombia las universidades también se han feminizado. Según el informe de la Alta Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer, ellas son mayoría en educación universitaria y especialización. Hoy más mujeres que hombres incursionan en áreas como educación, ciencias de la salud, sociales, economía y administración. En Santander, por ejemplo, las niñas permanecen más en el sistema educativo. "Las mujeres superan a los hombres en matrícula y en graduados universitarios, a la vez que desertan menos del sistema educativo en este nivel", señala el informe de política pública para la Equidad de género de ese departamento.

Y más educación, según Isabel Londoño, experta en temas de género, implica mayores ofertas de trabajo. Las estadísticas señalan que en 2011, las mujeres ocupaban en Colombia el 49 por ciento de los cargos profesionales y técnicos, y el 38 por ciento de los cargos legislativos y administrativos. Sin embargo, los cargos más altos, mejor pagados y de más poder todavía les son esquivos y, por ejemplo, las mujeres ocupan apenas el 14 por ciento de las curules en el congreso.

En Estados Unidos el asunto no es mejor y solo tres de los 500 presidentes de compañías de la lista de Fortune son mujeres. No obstante, Rosin explica que estas circunstancias son "los últimos vestigios de una era que se desvanece y no una situación permanente".

Mientras todo esto sucede los hombres no han podido adaptarse a las nuevas reglas de juego y parecen en permanente huelga de brazos caídos. Es cierto que hoy hacen ciertos oficios domésticos y se encargan de los niños más que antes, pero muchos están despistados y "no han caído en cuenta de que han perdido ciertos privilegios", dice la psicóloga Connie de Santamaría.

Las consecuencias se están evidenciando en temas como el matrimonio. Rosin muestra cómo en Estados Unidos, las jóvenes universitarias con ambiciones profesionales buscan cada vez más relaciones sin compromiso para que no interfieran con sus planes de vida, tal y como lo hacían los hombres hace unas décadas. Además, al ser más preparadas y ambiciosas que ellos, las mujeres tienen hoy menos opciones para conseguir marido. Algunas se tienen que casar con personas de menor nivel educativo, otras nunca se casan, mientras algunas esperan más tiempo a que aparezca el candidato apropiado. Según reporta Rosin, en el mundo la edad promedio de matrimonio ha aumentado a 32 años.

La actitud de los hombres en culturas patriarcales como la española es 'importar' de otros países mujeres con valores tradicionales. El caso más extremo es el de Japón, donde los jóvenes se sienten intimidados frente a sus pares del sexo femenino a tal punto que prefieren asistir a clubes de jardinería que salir con ellas y tener relaciones sexuales. Muchos no piensan en casarse.

Además de toda la evidencia, un aporte valioso del libro es que muestra que los roles de hombres y mujeres no son determinados por razones fisiológicas sino culturales. De hecho, que las mujeres estén arriba no ha significado que el mundo sea más amable, sensible y receptivo sino más bien, como reporta Rosin, que ellas sean violentas en formas que se creían exclusivas de los hombres. "Esto se ve en una creciente variedad de mujeres asesinas, o en jóvenes profesionales alfa que se adaptan al mundo salvaje de Wall Street".

En términos generales la revolución es global aunque cada país tenga rasgos particulares. En Colombia se siguen presentando los estereotipos a la hora de escoger carrera, con muchos más hombres que mujeres en las ingenierías. Ellos siguen reportando mejores puntajes en áreas como matemáticas, y en las pruebas Saber Pro los mejores puntajes, incluso en carreras femeninas como enfermería, son para los varones. Además, dice Isabel Londoño, el conflicto armado ha hecho que el título del libro de Rosin no sea una simple metáfora, sino una verdad literal "porque la mayoría de los que están entre 18 y 45 años mueren o por la guerra o por violencia callejera", dice la experta.

Pero algunos piensan que, por el contrario, el escenario que pinta Rosin no sucede ni siquiera en Estados Unidos, donde las mujeres todavía tienen muchas dificultades para llegar a puestos de poder. "Y aquí en Colombia tampoco es cierto que los hombres estén perdiendo su espacio. Las mujeres seguimos ganando menos en ambos extremos, tanto en los puestos con salarios más bajos como en los más altos y casi ni se cumple la ley de cuotas en cargos públicos", señala Helena Alviar, doctora en derecho económico y género y decana de Derecho de la Universidad de los Andes.

Pero con su libro Rosin no está planteando que ahora las mujeres comenzarán a regir el mundo, ni tampoco que se ven asomos de venganza femenina por años de opresión masculina. Su punto es que el hombre proveedor que no lava ni un plato y ve a su mujer como inferior está llegando a su fin y por lo tanto debe reinventarse. Y la sociedad debe ayudarle en ese propósito.
 
Educación: mujeres vs. hombres

¿Cuántos colombianos se gradúan al año de bachillerato? discriminado por sexo.

Bachilleres por sexo

2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

Hombres Jóvenes

195.212

186.969

176.311

188.327

198.066

207.793

213.473

223.943

230.575

229.981

Mujeres Jóvenes

219.212

210.759

206.575

219.798

232.862

243.759

247.115

259.493

267.814

271.273

Total Grado 11

414.424

397.728

382.886

408.125

430.928

451.552

460.588

483.436

498.389

501.254

Adultos Hombres

 

25.653

41.729

45.308

50.343

54.115

55.794

54.601

58.012

58.319

Adultos Mujeres

 

28.897

45.127

50.867

58.385

61.839

64.827

65.043

69.065

66.477

Total Adultos

 

54.550

86.856

96.175

108.728

115.954

120.621

119.644

127.077

124.796

Total Bachilleres

414.424

452.278

469.742

504.300

539.656

567.506

581.209

603.080

625.466

626.050

 
¿Cuántos colombianos se gradúan al año -----de pregrado y posgrado? Discriminado por sexo. 

Nivel de Estudio

2007

2008

2009

2010

Hombres

Mujeres

Hombres

Mujeres

Hombres

Mujeres

Hombres

Mujeres

Pregrado

63,000

72,830

68,883

77,412

73,750

81,065

64,377

78,993

Posgrado

17,642

21,306

19,791

24,514

21,999

25,470

25,464

33,540

 

Nivel de Estudio

2007

2008

2009

2010

Hombres

Mujeres

Hombres

Mujeres

Hombres

Mujeres

Hombres

Mujeres

Pregrado

46.4%

53.6%

47.1%

52.9%

47.6%

52.4%

44.9%

55.1%

Posgrado

45.3%

54.7%

44.7%

55.3%

46.3%

53.7%

43.2%

56.8%

Total

46.1%

53.9%

46.5%

53.5%

47.3%

52.7%

44.4%

55.6%

 

Áreas de estudio en las que están incursionando mujeres y hombres (discriminado).

 Núcleos Básicos del Conocimiento y profesiones que concentran mayor cantidad de mujeres – Colombia 2011 

Núcleo Básico del Conocimiento y profesiones

Porcentaje de mujeres
2011

Matrícula
mujeres
2011

NUTRICIÓN Y DIETÉTICA

87,4%

2.184

TERAPIAS

83,8%

13.116

BACTERIOLOGÍA

82,5%

5.049

SOCIOLOGÍA, TRABAJO SOCIAL Y AFINES

81,2%

15.952

PSICOLOGÍA

79,7%

39.895

ENFERMERÍA

79,3%

19.141

INSTRUMENTACIÓN QUIRÚRGICA

77,0%

2.027

ODONTOLOGÍA

70,0%

11.684

SALUD PÚBLICA

69,9%

8.547

OPTOMETRÍA Y OTROS PROGRAMAS DE CIENCIAS DE LA SALUD

66,9%

2.818

 Núcleos Básicos del Conocimiento que concentran mayor cantidad de hombres – Colombia 2011 

NBC

Participación de Hombres
2011

Matrícula
Hombres
2011

INGENIERÍA MECÁNICA Y AFINES

90,2%

28.778

INGENIERÍA ELÉCTRICA Y AFINES

86,7%

10.193

INGENIERÍA ELECTRÓNICA, TELECOMUNICACIONES Y AFINES

84,6%

38.754

FÍSICA

78,8%

1.924

MÚSICA

75,9%

3.527

INGENIERÍA DE SISTEMAS, TELEMÁTICA Y AFINES

73,7%

59.285

DEPORTES, EDUCACIÓN FÍSICA Y RECREACIÓN

72,0%

4.494

INGENIERÍA CIVIL Y AFINES

69,6%

27.886

INGENIERÍA DE MINAS, METALURGIA Y AFINES

69,4%

5.051

FILOSOFÍA, TEOLOGÍA Y AFINES

68,4%

3.369

*Fuentes de los datos: Ministerio de Educación Nacional - SNIES
 
¿Las mujeres están involucrándose más en ámbitos que antes eran considerados masculinos? ¿Qué está pasando con los hombres? ¿Siguen en áreas tradicionales o también están incursionando en los campos profesionales considerados femeninos?
 
Al comparar la distribución por género de la matrícula en los años 2000 y 2011, encontramos un aumento significativo en la participación de las mujeres en programas afines a las artes representativas y agronomías. Mientras que en el año 2000, de cada 100 estudiantes que cursaban carreras relacionadas con las artes representativas 35 eran mujeres, en el año 2011 esa proporción pasó a ser de 54 por cada 100. En los programas de Agronomía se presentó también una recomposición significativa de la matrícula, cuando en el año 2000 la proporción fue 38 por cada 100, en 2011 pasó a ser de 48 por cada 100.
 
Referente a los programas que históricamente ha prevalecido la proporción de hombres, las carreras relacionadas con las ingenierías eléctricas y la física, evidencian una disminución en promedio de dos puntos en la composición de estudiantes hombres, pues en el año 2000 esta participación fue del 77% y en 2011 cayó al 75%.
 
Así mismo, durante el mismo periodo de tiempo analizado se ha venido engrosando la participación de hombres en programas afines a la música y la ingeniería de sistemas y telemática. Mientras que en el año 2000, de cada 100 estudiantes que cursaban carreras relacionadas con las música 58 eran hombres, en el año 2011 esa proporción pasó a ser de 76 por cada 100. En los programas de ingenierías de sistemas y telemática se presentó también una recomposición significativa de la matrícula, cuando en el año 2000 la proporción fue 60 por cada 100, en 2011 pasó a ser de 74 por cada 100.
 
Referente a los programas en los que históricamente ha prevalecido la proporción de mujeres, las carreras relacionadas con terapias presentaron un aumento de 7 puntos en la cuota de participación de hombres, pasando del 9% al 16% entre los años 2000 y 2011. Carreras afines a la nutrición, dietética y bacteriología, también presentaron aumentos en la partición de hombres, en promedio de 3 puntos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.