Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/17/2012 12:00:00 AM

El lado oscuro

Navegar en Facebook puede ser una experiencia agradable e inofensiva. Sin embargo, de las 4.000 millones de publicaciones que hacen a diario los 845 millones de usuarios hay algunas que incluyen material prohibido.

Navegar en Facebook puede ser una experiencia agradable e inofensiva. Sin embargo, de las 4.000 millones de publicaciones que hacen a diario los 845 millones de usuarios hay algunas que incluyen material prohibido, como desnudos y pornografía, y otras que hacen alusión al racismo y la violencia, con imágenes crudas de cuerpos descuartizados. Pero los usuarios no ven este material porque tras bambalinas hay personas dedicadas a limpiar el contenido prohibido. El portal de noticias Gawker obtuvo un documento sobre los criterios de censura de la red social creada por Mark Zuckerberg y encontró que la empresa contrata a personas del tercer mundo para que realicen la tarea 'sucia' de eliminar estas imágenes perturbadoras. Amine Derkaoui, un marroquí de 21 años que realizó durante tres semanas este oficio y recibió un dólar por cada hora de trabajo, declaró que no solo era el peor salario, sino que el trabajo lo afectaba a nivel emocional, pues "nadie quiere ver a seres humanos descuartizados todos los días". El otro aspecto preocupante es que, para hacer esta limpieza, los encargados podrían acceder a todas las cuentas, lo que puede significar una violación a la privacidad. Aunque los portavoces de Facebook afirman que lo hacen para "agilizar el proceso", la polémica apenas comienza. ?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?