Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/25/1999 12:00:00 AM

EL LIBRO MILLONARIO

Una obra que ofrece una jugosa recompensa a quien descifre el enigma que lleva incluido tiene al mundo entero volcado sobre sus páginas.

El mago Merlín es sin duda uno de los personajes de la imaginería del medioevo que más ha logrado cautivar a través del tiempo a millones de personas. Según la tradición, este hechicero fue quien realmente concibió la MesaRedonda, preparó a Percival para la conquista del Santo Grial pero, sobre todo, quien enterró en la piedra la espada del rey Uther de Pendragon, el padre del rey Arturo, para que sólo aquel que por sangre estuviera destinado a llevar las riendas de Inglaterra pudiera sacarla. Más de 1.000 años después la leyenda del mago Merlín sigue más viva que nunca. Y eso lo han podido constatar Jonathan Gunson, un escritor de 47 años, y Marten Coombe, un reconocido animador, quienes lanzaron hace un par de meses un libro sobre este personaje milenario. En la obra, titulada El misterio de Merlín, Gunson y Coombe ubican al lector en épocas remotas cuando las fuerzas siniestras de un grupo de caballeros tratan de destruir el mundo. Sólo el poder de tres magos, Merlín, Blaise y Kells, pueden detenerlos y para lograrlo los hechiceros otorgan todos sus poderes a una varita mágica que desaparece misteriosamente.El libro sería uno más en la larga lista de publicaciones que se han hecho sobre el mito arturiano si no fuera por un pequeño detalle. Según los autores, escondidas entre el texto hay una serie de claves para deshacer el hechizo que pesa sobre la varita mágica. Pero ahí no termina todo. Quien primero resuelva el enigma ganará 125.000 dólares y un trofeo de 70.000, que no es otra cosa que la varita mágica del cuento elaborada en oro, plata y bronce, con incrustaciones de lapislázuli, la cual se encuentra bien asegurada en una bóveda de un banco de Londres. El monto de la recompensa se incrementa 50 centavos cada vez que alguien en el mundo compra una copia del libro. Según los estimativos de la editorial Harpers Collins, se espera que la suma del premio exceda los tres millones de dólares. Curiosamente nadie ha comentado la historia y la edición del libro sino la simple pero efectiva estrategia de mercadeo. Quienes conocen el negocio piensan que representa una solución para reactivar la difícil y competida industria editorial que ha perdido ventas ante el surgimiento de nuevos y más atractivos tipos de diversión, como la televisión, el video y los computadores. Y en verdad, como si tuvieran en sus manos una varita mágica, los autores han convertido en oro sus letras. El libro ha sido traducido a 12 lenguas en menos de seis meses, ha vendido más de 15 millones de ejemplares en el mundo y, como si fuera poco, ha logrado poner de cabeza a todo el mundo a analizar un acertijo que según sus creadores hasta un niño de primaria es capaz de resolver. La solución del enigma puede llegar en cualquier momento, pero la fecha límite es el 31 de diciembre de 2001. Si nadie da con la respuesta para entonces la varita mágica será subastada y el dinero se entregará a obras de caridad.El misterio de Merlín no es el primer ejemplo de este tipo. En los años 70 el libro Masquerade, de Kit Williams, premiaba al primero que encontrara dónde estaba escondido un conejito de oro. Luego apareció Ultimate Noah's Ark, que llevaba consigo una recompensa de 5.000 dólares para quien primero encontrara el animal que posaba solo en medio de 350 dibujos de animales emparejados. Ambos vendieron cifras récord. Pero si bien no se trata del primer ejemplo de libros con concurso incluido sí ha sido el que más euforia e intriga ha generado. La idea original fue de Gunson y su historia parece otro cuento de ficción. Todo comenzó cuando, antes de morir, su padre le pidió que encontrara el verdadero castillo Tintagel, en la costa de Cornwall, en donde debía hallar la cueva de Merlín. "Encontrarás la magia y quizás podamos volver a hablar", fueron sus palabras. Gunson siguió las recomendaciones y cuando encontró la cueva escuchó la voz de su difunto padre que le decía "Alquimia, Jonathan". Como por arte de magia la historia completa le llegó a la cabeza. El éxito de su alquimia se debe a la importancia que la editorial le ha dado al proyecto. Ha hecho lanzamientos simultáneos del libro en todo el mundo, realizará una exposición itinerante del trofeo, estableció un website en la red para darle pistas a aquellos que están totalmente perdidos y lanzó un CD con música celta del medioevo que ofrece algunas claves sobre el acertijo.Los más ortodoxos condenan el libro y piensan que lo anterior no tiene nada que ver con literatura sino con un montaje publicitario en el cual lo único que importa es ganar. Gunson y Coombe, sin embargo, no están preocupados por las críticas ni porque el mundo esté más interesado en el botín que en disfrutar de su obra. Para ellos es un libro novedoso que presenta el más complicado rompecabezas jamás escrito y que le permite al lector entrar a un mundo imaginario y al mismo tiempo involucrarlo con una historia real que le dará la posibilidad de volverse rico de verdad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.