Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1994/07/18 00:00

EL LLAMADO DEL CORAZON

Gracias a una unidad transmisora, los pacientes cardiacos podrán enviar a su médico el electrocardiograma por vía telefónica.

EL LLAMADO DEL CORAZON

HACE POCOS días llegó a Colombia un novedoso sistema de telemetría cardiaca que permite realizar un examen minucioso, las 24 horas del día, a aquellas personas afectadas por enfermedades cardiacas o que presenten alto riesgo de padecerlas. Se trata de una unidad transmisora para el envío y la recepción de electrocardiogramas por teléfono.

Este sistema, importado de Israel por la firma Cardio-bip, es actualmente utilizado en países como Francia, Inglaterra y Estados Unidos, y ha sido diseñado para operar como un beeper desde cualquier ciudad del país o del mundo. El aparato, que viene en tres versiones, beneficia no sólo a cardiólogos y médicos en el seguimiento completo de sus pacientes, sino también a personas que por cualquier motivo deseen mantenerse bajo control la mayor parte del tiempo.

Aunque todas las unidades son portátiles, dos de ellas han sido diseñadas para el manejo directo del paciente: la primera (llamada unidad 400V) permite realizar un promedio de tres electrocardiogramas al mes. Está compuesta por cuatro electrodos -los cuales deben colocarse uno debajo de cada brazo, otro en la cintura, al lado izquierdo, y el último en el tórax, detrás de la unidad-. Una vez realizado el procedimiento el usuario debe comunicarse con una central para transmitir la señal. En la pantalla aparece el electrocardiograma, el cual es revisado por el médico para dar su diagnóstico. Este tipo de unidad permite tomar nueve derivaciones de un electrocardiograma, es decir, el corazón visto desde todas sus caras.

La otra unidad (denominada 2500), ha sido creada para el uso de los médicos que necesiten monitorear a sus pacientes en casos de arritmia, rehabilitación cardiaca, síncope (suspensión momentánea o disminución de los latidos por falta de presión sanguínea) o control postoperatorio. Esta no posee electrodos sino que utiliza autoadhesivos y, a diferencia del anterior, graba las 24 horas del día y puede transmitir la información de la actividad cardiaca durante cuatro horas continuas. Además, tiene un botón que el paciente oprime en caso de que se presente cualquier síntoma con el fin de que el médico pueda realizar el seguimiento de todos los eventos presentados.

El tercer equipo portátil (llamado Unidad 1200) funciona a la manera de una caja negra de los aviones. Es un transmisor destinado especialmente a hospitales, ambulancias, centros de emergencia y pequeñas poblaciones que no dispongan de un cardiólogo de tiempo completo.

Estos tres equipos no sólo permiten el control oportuno del corazón durante las 24 horas. El estudio realizado por la central de monitoreo y el cardiólogo de planta incluye también una historia clínica del usuario con todos sus padecimientos. Esto con el objetivo de facilitar al especialista un seguimiento completo del paciente en caso de que se presente cualquier emergencia. Fabricio Galindo, gerente de Cardiobip, dice: "Este sistema, además de reemplazar el electrocardiógrafo, permitirá un análisis completo con la ventaja de que se podrán comparar periódicamente los resultados de cada examen. A eso hay que añadir que la historia clínica del paciente podrá ser estudiada no sólo por el cardiólogo de la central, sino por su propio médico. Y aunque la telemetría haya empezado con el área de la cardiología, el sistema más adelante puede tener variaciones hacia diferentes especialidades".

En Colombia se han realizado hasta ahora 150 pruebas dirigidas desde diferentes partes del mundo a varios sitios del país con algunos sistemas de comunicación (teléfono, radioteléfono y celular). "Está claro que somos la ayuda del cardiólogo, no su competencia. Pero lo mejor es que gracias a la telemetría se podrá ganar tiempo a la hora de salvar una vida, ya que el uso de una unidad transmisora acorta distancias y agiliza los servicios hospitalarios", afirma Fabricio Galindo. Y esto es importante en un país donde, según el Ministerio de Salud, un 10 por ciento de la población muere por fallas cardiacas.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.