Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/4/2010 12:00:00 AM

El movimiento revolucionario

El dispositivo Kinect marca un hito en la historia de las consolas de juego.

Es conocido que Microsoft no llega primero, pero sabe llegar. Kinect, un dispositivo que se agrega a las consolas de video Xbox 360, ofrece una experiencia de entretenimiento superior a cualquier otra alternativa en el mercado.

Hace un par de años, Nintento causó furor con la introducción de Wii, una consola con control remoto que permitía jugar de un modo nuevo, utilizando movimientos de los brazos. Sony continuó ese camino con el lanzamiento hace poco de PlayStation Move. Pero lo que ha hecho Microsoft con Kinect va más allá. Nada de controles ni limitación alguna; el cuerpo humano es el control y los juegos desarrollados para aprovechar esta tecnología brindan una experiencia emocionante. Ya no puede acusarse a alguien que se sienta frente a una consola de que pierde la posibilidad del ejercicio físico, porque podría quemar tantas calorías como en el gimnasio.

Pero lo más llamativo es la sensación de participar en un escenario de realidad virtual cuando se juega mediante Kinect. Acariciar al cachorro de león en Kinectimals es enternecedor y lo más cerca que estaremos a tocar un felino verdadero quienes no trabajamos en el Circo de los Hermanos Gasca. Boxear casi de verdad, con sudor y cansancio, pero sin el ojo morado y el labio partido. Vivir el mundo real desde la seguridad de la casa, en una tecnología que nos narra y nos permite simular el mundo exterior, sin tener que padecerlo, como diría Jesús Martín-Barbero.

Desde el punto de vista tecnológico, la genialidad está en el software. El hardware es relativamente simple: un pequeño aparato en forma de barra horizontal de 25 centímetros, con cámara, micrófono y sensores infrarrojos, que captura los movimientos del cuerpo del usuario y también sus órdenes de voz. El software patentado de Microsoft permite al sistema interpretar correctamente esos movimientos y aplicarlos al juego. La sensación de jugar fútbol es muy próxima al deporte real; se patea literalmente el balón, no a través de movimientos de los dedos sobre un controlador manual, como es tradicional en PES o Fifa, sino pateando de veras. Se puede correr, saltar y bailar. Incluso se pueden manejar los menús de pantalla deslizando la mano en el aire, al estilo de Minority Report, el filme de Spielberg que adelantó las delicias que vienen en materia de computación tridimensional.

Hay cosas por mejorar, como un perceptible retardo entre el movimiento del cuerpo y su efecto sobre algunos juegos y, naturalmente, hay muchos tipos de juegos que se disfrutarán mejor a la manera tradicional, sentado y con un control en las manos. Kinect no sustituye los enfoques actuales de la industria, sino que abre un camino. Los analistas del sector coinciden en que Kinect cautivará públicos nuevos, por ejemplo adultos y familia, con lo que un segmento de mercado que no existía está por configurarse. Y el hecho de que se necesite un espacio físico considerable en la sala o habitación podría ser limitante. Más de un usuario ha visto volar lámparas y floreros reales en medio de un partido de fútbol virtual.

Microsoft inauguró también su servicio Xbox Live en Colombia; los gamers quieren conectarse a redes y encontrar gente con la cual jugar, y eso ofrece este servicio, que ya existía desde hace algunos años, pero no estaba disponible en el país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.