Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2008/03/29 00:00

El mundo según Google

Con las aplicaciones del gigante informático, la gente puede hacer sus propios mapas globales, con la información que desee. Desde el clima y las zonas más peligrosas, hasta los trancones.

El mundo según Google

En internet todo pasa muy rápidamente. No fue hace mucho tiempo que apareció Google Earth, esa maravillosa aplicación que permite ver el mundo desde arriba como si fuera una gran fotografía, y hoy ya es una superficie llena de puntos, señales y convenciones, con miles de capas de información, que poco a poco los cibernautas han ido alimentando. En los últimos dos años los usuarios de Internet se han apropiado de ésta y otras aplicaciones, como Google Maps, Googleblogs, Panoramio y Sketch up, y les han dado nuevos usos con el fin de organizar contenidos de interés.

Cualquiera puede hacerlo. CNN, por ejemplo, decidió ofrecer a sus lectores en un mapa las más importantes noticias del mundo a las que el usuario puede acceder con un simple clic en el país donde se originó el hecho. En ciertas ciudades, como Nueva York, con ayuda de la información de las agencias de tránsito, los mapas han servido para que los ciudadanos conozcan la situación de las vías y las carreteras en tiempo real. Otros han utilizado la cartografía de Google para organizar las emisoras disponibles por Internet. Los fanáticos del fútbol han hecho algo similar, pero con los marcadores de los partidos de todo el mundo. El canal Natgeo ha puesto su logo en las partes del planeta en donde ha realizado un documental. Incluso un creativo usuario ha señalado una información que no deja de ser una simple curiosidad: las parejas de enamorados que se pueden ver en las fotografías satelitales. Esto fue posible debido a que muchas de estas fotos fueron tomadas cuando el sol estaba en un ángulo bajo, lo que creaba una sombra perfecta de la figura humana. Así se podría mencionar otras muestras de lo que se puede encontrar en Google Earth. Restaurantes, sedes de bancos, hoteles, "las posibilidades no tienen fin, todo depende de la creatividad de la gente", dice Francisco Forero, de Google Colombia.

El usuario sólo debe tener la aplicación y navegar. La información aparece en la medida en que se activan las capas. Hay por lo menos 20, y entre ellas se cuentan una de clima, una de turismo y otra de temas ambientales; las cuales han sido establecidas por Google teniendo en cuenta los intereses de la gente. La más popular es YouTube. Cuando esta capa se activa, aparece el ícono de este sitio web en los distintos lugares de la Tierra donde la gente ha subido un video.

La tragedia que causó en Nueva Orleáns el huracán Katrina despertó el interés sobre las grandes posibilidades de este medio, pues en aquella oportunidad Google Earth sirvió para saber cómo era la ciudad antes de la inundación y conocer dónde se podía ubicar los grupos de rescate y los refugios para los desplazados. Desde entonces, la herramienta se han transformado y gracias a los aportes de terceros, que han aprovechado las distintas tecnologías, los contenidos se han ampliado. Los bloggers, por ejemplo, utilizan otras herramientas como Picasa, un sitio que sólo permite subir imágenes de alta resolución de paisajes, edificios y estructuras; cuya referencia se marca en los mapas de Google Earth. De esta forma, se pueden hacer diarios de viaje con su recorrido, y agregar videos y escritos, lo que ha resultado una fuente de información invaluable para otros viajeros interesados en ese mismo lugar. "Es una manera diferente de viajar, pues se obtiene información más vivencial que la que se encuentra en un libro de turismo", dice un bloguero.

Las herramientas no son para programadores ni expertos. "Son para 'dummies'", afirma Marcela Peláez, quien hizo un blog utilizando varias de ellas. Incluso Sketch up, que sirve para modelar en tercera dimensión, se domina con la práctica.

Compartir fotos, textos, videos y todo tipo de información es lo que caracteriza a la Web 2.0. En la primera etapa de Internet, los dueños de los medios suministraban el contenido. Entre el proveedor y el usuario primaba una relación horizontal. Ahora son estos últimos quienes aportan su conocimiento al subir información, lo que hace a la red un espacio mucho más democrático. Es un sistema diferente al real. Nadie recibe dinero por organizar la información y tal vez por eso acceder a ésta es gratis. "La gente lo hace de chévere", dice otro cibernauta. "Es la red como debe ser, con total libertad y con contenido de los propios usuarios", agrega.

A pesar de lo anterior, hay una marcada diferencia en cómo se usa esta herramienta en países desarrollados y en los no desarrollados, como Colombia. La información que se ha organizado en Nueva York para el servicio de la comunidad, en donde incluso se anuncia dónde están los restaurantes y los hoteles de Manhattan, es mucho mayor a la que se puede encontrar en Bogotá. "Nos preocupa que estamos muy atrasados en eso", comenta Forero.

Para estimular su uso, SEMANA y Google organizaron el concurso 'El lugar mejor contado de Colombia', que busca estimular la publicación de más contenido sobre el país en la red. "Esto ayuda a tener una visión del país menos atada a las voces de los medios, pues es la misma gente la que cuenta su historia", dice Olga Lucía Lozano, una de las organizadoras. De eso se trata Internet. Es un medio que les da a las personas la posibilidad de que su voz sea escuchada en todo el mundo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.