Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/6/2014 12:00:00 AM

El ojo detrás de cada visita a una página porno

Páginas pornográficas monitorean, estudian y compilan los datos de sus usuarios para conocerlos y cobrarles en el futuro.

Veinticuatro horas después de la paliza que los Seahawks de Seattle le dieron a los Broncos de Denver en el ‘Super Bowl’, PornHub, la página porno más grande del mundo, reveló cuál fue el impacto de ese partido en su audiencia. En la ciudad de Denver, luego de la derrota, las visitas a esta página incrementaron un 10,8 % frente al promedio nacional. Mientras tanto, en Seattle, la ciudad del equipo vencedor, el número de visitas cayó un 17,1 %.

Según el periodista Martin Daubney de The Telegraph, esto revela dos cosas: primero, que la mayoría de los hombres no ven porno cuando están felices, sino cuando están más vulnerables. “La pornografía a menudo se utiliza para bloquear la realidad, puede ser desde un fracaso deportivo hasta sentimientos de vergüenza e incluso de suicidio, como me lo confesó un joven de 19 años adicto al porno”, señala Daubney en su última columna.

Y segundo, “que las cabezas detrás de las páginas porno están recopilando meticulosamente los datos de sus usuarios y estudiando de cerca sus gustos y sus hábitos. Si los hombres que ven porno creen que ellos mismos no están siendo vigilados, están equivocados”, advierte el periodista.

Todo este rastreo en los intereses de los usuarios tiene como objetivo hacer que los usuarios eventualmente paguen por estos servicios, señala Daubney en su texto. Fabian Thylmann, el dueño de esta página y de varios otros portales para adultos, creó un modelo de negocio muy lucrativo: adquirir a la mayor cantidad de usuarios gratis posibles con el propósito de que un pequeño porcentaje de esos miles de millones de usuarios se conviertan en clientes que paguen más por sus preferencias. PornHub recibe diariamente 70 millones de visitas a su página.

“Alguna vez se ha preguntado por qué sigue recibiendo mensajes de correo electrónico sobre el Viagra. En algún lugar, en un servidor, no sólo su dirección IP, sino también los detalles específicos de los clics que hace y el tiempo que gasta en cada uno de ellos están siendo monitoreados, registrados y grabados”, anota Daubney.

De esta manera, cada vez que ingresa a estas páginas, el software más avanzado del momento se acuerda de usted y de todos los clics que hizo históricamente en la página. Con esta información puede ofrecerle lo que más le gusta e invitarlo a pagar por algo mejor. Se estima que un 10 % de los usuarios de porno eventualmente paga por este servicio. “Quizás no en la primera semana, o inclusive en el primer año, o quizás aún no lo ha hecho, pero los dueños de este negocio están dispuestos a esperar. ¿De verdad creen que los “varones” del porno hacen esto gratis por la bondad de sus corazones?”, se pregunta Daubney. “Cada vez que un usuario está viendo un acto sexual también él está siendo observado. El porno personalizado es el futuro”, pronostica.

Aunque no parezca tanto, el 10 % de los usuarios de una industria que mueve 3,075 dólares cada segundo y que solo en los Estados Unidos genera más de 13,000 millones de dólares al año, es suficiente para que el negocio sea uno de los más lucrativos en el mundo. Una cuarta parte de las búsquedas en internet tienen que ver con contenido sexual. En este momento, un promedio de 28,000 personas están viendo pornografía y en la próxima hora más de 1,68 millones de personas habrán visitado alguna página porno durante un promedio de tiempo de ocho minutos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.