Viernes, 20 de enero de 2017

| 1995/09/04 00:00

EL PINCHAZO MAGICO

La primera droga aprobada para combatir la impotencia está lista para salir al mercado.

EL PINCHAZO MAGICO

MILLONES DE HOMBRES EN EL mundo han encontrado finalmente un alivio farmacológico para el más agobiante de los problemas sexuales: la impotencia. Esta común y bochornosa afección masculina ha dejado de ser una pesadilla por cuenta de una nueva droga que logra producir la erección en cuestión de minutos. Se trata de alprostadil, el primer medicamento de prescripción autorizado para el tratamiento de la impotencia, cuya venta ya fue aprobada en Estados Unidos por la Food and Drug Administration y que en unos meses también será comercializado en Colombia.
La disfunción eréctil, como se conoce médicamente a la consistente incapacidad para alcanzar y mantener la erección, tiene ya tratamiento. La droga aprobada debe ser administrada por inyección en el pene poco antes de la relación sexual. El medicamento induce la erección de cinco a 20 minutos después de su aplicación. La recomendación es que no debe usarse más de tres veces por semana o más de una vez en 24 horas.
La impotencia es una condición que, se estima, afecta a uno de cada 10 hombres, especialmente después de los 40 años. Sin embargo, los datos sugieren que menos del 10 por ciento de los afectados consulta y recibe tratamiento. Algunos hombres piensan que la impotencia es parte del proceso de envejecimiento y se resignan a su condición, pero esta actitud, y no la edad, es la mayor barrera a la hora de tratar la disfunción eréctil.
Aunque la idea es que cada paciente se aplique la inyección en el momento en que lo requiera, la recomendación es que, la primera vez, la inyección sea administrada por un médico, puesto que la dosis debe ser determinada por el especialista de acuerdo con las necesidades individuales y el paciente debe ser entrenado para aplicársela. El medicamento se administra a través de una delgada aguja en un área determinada del miembro conocida como cuerpo cavernoso, a un costado del pene.
La compañía fabricante, Laboratorios Upjohn, con sede en Kalamazoo, Estados Unidos, informó en un comunicado que el medicamento es una versión sintética de alprostadil, una forma natural de prostaglandina, la cual es encontrada en los tejidos y fluidos humanos. El medicamento produce la erección al relajar los músculos del pene y dilatar la mayor arteria del miembro masculino, aumentando el flujo sanguíneo, lo cual promueve la erección.
La aprobación de la FDA autoriza utilizar el medicamento para tratar pacientes con problemas de impotencia, ya sea debida a factores sicogénicos como la ansiedad del desempeño sexual o vasculares como el daño en las arterias o venas del pene. Pero también puede ser utilizado para ayudar al diagnóstico de la disfunción eréctil. Según el doctor Ley S. Smith, jefe de operaciones de Upjohn en Estados Unidos, "representa un significativo desarrollo en el tratamiento de la disfunción eréctil y será el primer medicamento formulado específicamente y probado para esta común condición masculina". La droga estará a la venta en Estados Unidos a finales de este mes, sólo por prescripción médica.
Según el comunicado de la FDA, el uso de la droga no es aconsejable para pacientes que sufran determinadas condiciones médicas, entre ellas deformaciones anatómicas del pene o que tengan implantes de pene. Recalcan también la importancia de consultar la disfunción sexual con un especialista idóneo. Igualmente señalan que las causas subyacentes de la impotencia deben ser diagnosticadas antes de empezar la terapia con la droga.
En los cerca de 200 estudios publicados sobre la terapia de autoinyección de alprostadil se citan algunas reacciones adversas asociadas, como son el dolor, el riesgo de fibrosis (endurecimiento y cicatrización de los tejidos) con su utilización por mucho tiempo. Otra condición asociada pero menos frecuente es el priapismo, término con que se conoce la erección dolorosa y anormalmente prolongada del pene.
La aprobación de la primera droga para tratar la impotencia se basó en los exitosos resultados obtenidos en cerca de 10 estudios clínicos realizados tanto en Estados Unidos como en otros países. Las pruebas clínicas se iniciaron hace tres años en aproximadamente 400 pacientes. En dichos estudios el medicamento fue aplicado a los pacientes sin que ni ellos ni sus médicos supieran si estaban recibiendo alprostadil o un placebo. Los resultados mostraron que 70 a 80 por ciento de los pacientes inyectados experimentaron erecciones suficientes para la relación sexual satisfactoria.
Si bien muchos se han referido al medicamento como un poderoso afrodisíaco químico, los especialistas han aclarado que el medicamento no aumenta el deseo sexual, pues este no es el problema de los impotentes. Lo que hace es mejorar su desempeño sexual.
El medicamento ya ha sido aprobado en alrededor de 25 países, entre los cuales se cuentan Gran Bretaña, España, Italia y Francia. Se espera que esté en el mercado colombiano en el último trimestre de este año.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.