Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/21/1998 12:00:00 AM

EL PODER DE LA NARIZ

Científicos confirman que las feromonas existen y tienenun control más grande sobre el hombre de lo que se pensaba.

Desde hace un par de décadas los científicos tenían la sospecha de que los seres humanos, al igual que muchos animales e insectos, se dejaban guiar por su nariz. Pese a los estudios, hasta el momento nadie había podidodetectar que las feromonas, esos compuestos químicos sin olor ni color que viven suspendidos en el aire, tuvieran esa influencia. El tema, pues, seguía siendo mera especulación y fuente de una gran controversia. Este año, sin embargo, un grupo de sicólogos de la Universidad de Chicago demostró que las sospechas no eran infundadas al comprobar que, en efecto, las feromonas humanas existen y que tienen mucho más poder del imaginado. El grupo encontró que un compuesto sin olor relacionado con la testosterona tiene la capacidad de mejorar el estado de ánimo de las mujeres que han sido expuestas a ella. Los investigadores, dirigidos por la sicóloga Martha McClintock y su asistente Suma Jacob, tomaron una sustancia conocida como androstadienona _que se produce en el organismo del hombre al sintetizar la testosterona_ y se la suministraron a 41 mujeres. La prueba se dividió en dos partes. En ambas se les daba a oler un líquido a las participantes, aunque ni ellas ni los investigadores sabían en cuál de las dos oportunidades el líquido contenía la sustancia en cuestión. Mientras tanto cada mujer tenía que llenar un cuestionario que les permitiera a los expertos seguir su estado de ánimo. Al final los médicos establecieron que sin la exposición a la androstadienona el estado de ánimo de estas mujeres declinó y se mostraron irritables por tener que responder el cuestionario. Pero una vez les fue aplicada la sustancia la excitación inicial por participar en la prueba se mantuvo y se sintieron más a gusto con su tarea. El estudio se repitió una vez más y los resultados fueron idénticos. Más aún, el grupo practicó un experimento similar entre miembros del sexo masculino y encontró que una sustancia relacionada con el estrógeno había tenido efectos similares en los participantes. Según los investigadores, lo valioso de ambos estudios es que demuestran que las señales olfatorias subliminales también pueden afectar a las personas. "Aún no sabemos cómo lo logran ni sabemos si esto explicaría porqué las personas escogen a un compañero y no a otro. Lo interesante por ahora es saber que hay compuestos como éste que afectan comportamientos y estados de ánimo entre los individuos", explicó a SEMANA la doctora Jacob.
Feromonas femeninas
Dos meses atrás el mismo grupo de científicos dirigido por la doctora McClintock ya había logrado demostrar que las feromonas no eran un asunto exclusivo de ciertas especies animales. El hallazgo fue posible gracias a un estudio en el que se tomaron compuestos de las axilas de mujeres jóvenes en diferentes momentos del mes y se los aplicaron a otras mujeres. Los investigadores encontraron que la duración del ciclo menstrual de cada una de estas últimas se alteraba en forma predecible. Algunas veces los hacían más cortos y en otras oportunidades más largos, dependiendo de cuál extracto se utilizara. Por ejemplo, los compuestos tomados de las axilas de mujeres que estaban en la fase temprana de su ciclo acortaban el ciclo de las otras mujeres expuestas a la sustancia. Por el contrario, los compuestos extraídos de la mujeres que estaban en la etapa de ovulación alargaban el ciclo menstrual de las que aspiraban la sustancia.Los resultados ayudaron a constatar que las mujeres expiden un paquete muy variado de feromonas durante el mes y que éstas pueden afectar a las personas con quienes viven. Teniendo en cuenta que las feromonas influyen en la salida de óvulos, los especialistas piensan que sería posible aislarlas para proveer un método natural de contracepción o para tratar la infertilidad. La investigación no solo aportó luces al tema de los olores subliminales. También arrojó nuevas evidencias en relación con un fenómeno que los médicos denominan sincronía menstrual, por el cual mujeres que viven juntas llegan con el tiempo a regular sus ciclos menstruales. Los olores subliminales, como lo demuestran otros estudios, parecen estar directamente relacionados con distintas conductas inconscientes entre los seres humanos. Recientemente un grupo de investigadores de la Universidad de Texas en Galveston encontró que el androstenol, un químico presente en la saliva de seres humanos y animales, tiene estos efectos entre la gente. Cuando los científicos colocaron la sustancia en algunas butacas de un baño de hombres notaron que curiosamente ellos evitaban sentarse en dichos bancos. Los científicos concluyeron que la presencia de la hormona humana era interpretada inconscientemente por los participantes como un delimitador de territorio. En otro experimento pusieron androsterona cerca de una silla en la sala de espera de un dentista. Las mujeres mostraron una tendencia a sentarse en ese asiento mientras que los hombres trataron de evitarlo. ¿Guiados por la nariz? Todas estas investigaciones contribuirán a disipar más las dudas acerca del misterioso tema de las feromonas. Pero sobre todo darán pie para realizar otros estudios mediante los cuales los expertos puedan responder a la gran pregunta: ¿Cómo logran afectar si no se pueden oler? De acuerdo con la doctora Jacob, existe la teoría de que estos compuestos están presentes en el ambiente, son captados por la nariz y reconocidos por el cerebro en el inconsciente. Otros sugieren que las feromonas son detectadas por las mismas células nerviosas usadas para asimilar diferentes olores perceptibles. Y hay quienes señalan que sería otra estructura, ubicada en la nariz, el órgano vomeronasal, el que tendría la responsabilidad de atrapar y digerir estos compuestos. Otra área de interés para los expertos es saber hasta qué punto estas sustancias pueden manipular la vida de los seres humanos. Durante las dos últimas décadas la ciencia ha hecho progresos evidentes en el estudio de las feromonas en los animales. Las investigaciones han detectado en ellas una gran variedad de estos compuestos químicos y han comprobado que afectan a otros individuos de su misma especie. También se conoce con certeza que las feromonas son de gran ayuda en su supervivencia. Los animales las utilizan para acceder a información prioritaria, como dónde está la comida y dónde hay peligro, o para demarcar territorios y atraer sexualmente a la pareja. Aunque muchos opinan que las feromonas también ejercen influencia en los seres humanos, los expertos no creen que estén controlados completamente por el olor, como sucede con ciertos animales. "Hemos estudiado insectos que al ser estimulados por un químico cambian completamente de comportamiento", explica la doctora Jacob. Un caso que ilustra este concepto es el de los cerdos. Cuando a un cerdo hembra se le coloca una feromona presente en la saliva del macho, ella inmediatamente se detiene y abre sus piernas, indicando que está lista para el apareamiento. "Yo pienso que las feromonas no afectan a las personas de la misma manera", dijo Jacob a SEMANA. "Existen muchos otros sistemas que procesan otra información, como el sonido y la vista, y que forman una imagen general de una determinada situación. El olor no es lo único que determina una respuesta". Aún así, cada día son menos quienes dudan que hay una influencia notoria y que todo lo que pasa por la nariz tiene una conexión directa con el sistema límbico del cerebro. El reto ahora es descifrar otros misterios que encierran las feromonas. Saber, por ejemplo, si tienen que ver con ese olor característico de cada ser humano que funciona como una huella digital; conocer cómo actúan en conductas como la simpatía o antipatía hacia otros; qué papel desempeñan en la atracción de los sexos, en la química entre los enamorados y, en general, hasta qué punto la nariz es una guía biológica y emocional de los actos del hombre.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.