Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/7/1999 12:00:00 AM

EL PODER DE LAS PALABRAS

Originarios de la India, los 'mantras' comienzan a tomar auge por su capacidad para darle paz <BR>al espíritu.

Desde hace varios años el mundo occidental ha vuelto de nuevo sus ojos hacia Oriente.
Frente al industrialismo excesivo la sabiduría oriental pone un toque de espiritualidad en la cultura.
Mientras se proclaman los beneficios de la aromaterapia y la ayurvedica, el tai-chi, la decoración feng
shui, el zen y el yoga ganan adeptos. Y es precisamente de toda esa gran sapiencia milenaria que
han llegado los famosos mantras, palabras o frases cortas cuyos sonidos repetidos producen
vibraciones que según dicen, tienen la capacidad de provocar transformaciones espirituales, emocionales y
físicas en los hombres.
El origen de los mantras es tan antiguo como los libros de los vedas que los contienen y su procedencia se
remonta a unos 5.000 años de antigüedad en la India. Según la médica bioenergética Elsa Lucía Arango,
"con los mantras la persona logra liberar la mente y aquietarla". Solo así se entiende que términos como
armonía, equilibrio, paz mental y serenidad sean los más utilizados para describir a estos 'ábrete sésamo'
de la meditación y el conocimiento interior.
Aunque los primeros mantras están escritos en sánscrito, hoy en día se les atribuye idéntico poder a aquellas
oraciones que contienen el nombre de Dios sin importar el idioma. De ahí que el Padre Nuestro esté
considerado como el mantra católico por excelencia.
Debby Korn, cantante argentina radicada hace 15 años en Colombia, los describe como "verdaderos
masajes del alma". Korn, quien acaba de grabar su segundo CD, Adonai, con mantras en hebreo,
considera que aun sin entender el significado de las frases lo realmente importante es lograr la conexión
con la vibración de estos sonidos.
"Los maestros de la India recomiendan repetirlos con exactitud y sin cesar incluso hasta 100.000 veces. No
sólo se trata de conseguir la limpieza de la mente sino también de alcanzar la unidad con Dios,
cualquiera que sea la concepción que el devoto tenga de El", dice Jean Auzas, estudioso y seguidor de esta
tendencia.
Contrario a lo que podría creerse, aunque los mantras provienen de la India y hacen parte de lo más
arraigado de su tradición, se han ido desvaneciendo con el paso de los años. Según el astrólogo indio Hiralal
Arora, "en la actualidad no es común que la gente en mi país los ponga en práctica debido a la influencia de
Occidente y al poco tiempo del que se dispone para repetirlos".
Pero si bien es cierto que en Oriente esta tradición ha perdido seguidores en Occidente cada vez se
cuentan más adeptos, quienes buscan refugiarse en el yoga, la meditación y los mantras para encontrar la
paz espiritual.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.