Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2004/10/31 00:00

El primo 'hobbit'

Se amplía la familia. Un inquietante descubrimiento demuestra que el 'Homo sapiens' coexistió con un pariente enano que vivió en Flores, una de las islas del archipiélago de Indonesia

Al homo sapiens, el único homínido viviente, le salió un primo antepasado en la isla de Flores, en Indonesia. Se trata del Homo floresiensis, especie que sólo alcanzaba un metro de estatura y que vivió hasta hace relativamente muy poco, 18.000 años, lo que significa que vivió al mismo tiempo con los humanos modernos. La importancia del hallazgo es que de esos homínidos que salieron de África hace 1,5 millones de años, algunos como el Homo floresiensis sobrevivieron hasta hace mucho menos tiempo del que se creía.

El hallazgo, uno de los más importantes de los últimos 100 años, lo hizo hace un año Peter Brown, de la Universidad de New England en Armidale, Australia, quien encontró en aquella isla un esqueleto que al parecer perteneció a una hembra adulta. No era un pigmeo sino un individuo más pequeño que lo normal y lo bautizaron Homo floresiensis. Se estableció que era una versión menor del Homo erectus, primo oriental del neanderthal de Europa, que desapareció hace 33.000 años. La semana pasada Brown y su grupo de investigadores publicaron su análisis en la revista Nature, que tiene a los paleontólogos entre el asombro, la alegría y la incertidumbre.

En la misma cueva había una serie de herramientas de piedra, algunas con punta, otras con filo pero todas de gran complejidad, que hasta el momento sólo se le habían atribuido a un individuo superior: el Homo sapiens. Junto a las herramientas encontraron restos de estegodontes, elefantes enanos, lo cual sugeriría que estos pequeños eran grandes cazadores. Para hacer esta actividad y poder derribar a un elefante, dice Michael

Morwood, otro de los científicos involucrados en el trabajo, es de suponer que los florisiensis hayan trabajado en grupo y que hubieran desarrollado algún tipo de lenguaje.

Lo que no encaja en este rompecabezas es que el cerebro de estos seres era como el de un chimpancé.¿Cómo podrían tener capacidades cognitivas con un cerebro del tamaño de una uva? Algunos sugieren que las herramientas podrían haber sido una herencia de sus vecinos, los hombres modernos que al parecer llegaron a Australia hace por lo menos 40.000 años. "Debió haber más de 20.000 años de coexistencia de las dos especies", dice Bert Roberts, otro de los investigadores

Este pequeño ser ha generado muchas preguntas: ¿los humanos y los floresiensis alguna vez se vieron cara a cara? ¿Cómo llegaron a la isla? ¿Cuántos fósiles de otras especies humanas yacen ocultos esperando ser descubiertos? También ha dado más elementos para entender la evolución al mostrar que la diversidad humana es más grande de lo que se creía. Así mismo puede llevar a replantear las concepciones que se tienen sobre las capacidades de los ancestros de cerebro pequeño. El próximo paso de los investigadores será documentar la interacción entre el Homo sapiens y el Homo floresiensis y explorar otras islas remotas de Indonesia en busca de otras especies extintas.

Los pequeños hobbits desaparecieron durante la erupción de uno de los tantos volcanes de la isla hace 12.000 años. Pero hoy en Flores todavía se cuentan leyendas urbanas de gente pequeña que vivía en cuevas hasta la llegada de mercaderes holandeses en el siglo XVI.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.