Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/11/1996 12:00:00 AM

EL TORSO DESNUDO

La tónica general en las colecciones para 1997 es la transparencia.

El nuevo mandamiento de la moda es la desnudez. Pero ya no se trata del famoso topless. Las últimas colecciones ponen de presente que la tendencia para el próximo año es mucho menos agresiva y más sensual. De los escandalo- sos senos al aire de hace unos años se pasó a los senos cubiertos pero a la vista... Eso al menos fue lo que quedó en claro durante los desfiles realizados la semana anterior en Milán y París. Mientras las mujeres permanecían boquiabiertas contemplando la osadía de los modistos, las modelos en las pasarelas recibían el frenético aplauso del público masculino. Una vez más los zares de la moda pusieron de presente que a la hora de vestir a las mujeres no sólo buscan mostrar su creatividad sino también los encantos del cuerpo femenino. Y aunque hubo algunas creaciones en las que las modelos lucieron los pechos desnudos y sin misterios, la gran mayoría de los diseñadores fue más discreta. Las propuestas, dicen los entendidos, buscan rescatar la feminidad. El énfasis no está en el desnudo sino en la insinuación, dicen otros. El juego es cubrirse descubriéndose, concluyen los comentaristas de moda. El caso es que la nueva propuesta de moda para la temporada estival del próximo año retoma el estilo de los 70. Sin embargo los diseños que se robaron el show fueron aquellos que mostraron el torso femenino. Aunque pocas mujeres en el mundo se atreverían a lucir en un coctel estas atrevidas propuestas, la nueva tendencia fue recibida con alborozo por los espectadores en los esculturales cuerpos de Naomi Campbell o Eva Herzigova. La indiscreta sugerencia de los senos bajo los tules no es una propuesta de las nuevas figuras de la moda que quieran hacerse publicidad a costa de la anatomía de sus esculturales modelos. Por el contrario, esta tendencia estuvo presente tanto en las creaciones de Gianfranco Ferré en la que será su última colección para Christian Dior, como en los desfiles del alemán Karl Lagerfeld, quien diseña para Chanel. Los atrevidos trajes que lucieron las top models más cotizadas del mundo hacen pensar que, según los diseñadores de modas, el brasiere es una prenda man dada a recoger.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.