Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/12/2011 12:00:00 AM

El trancón enferma

Crece la evidencia sobre el impacto en la salud del CO2 de los automóviles en las congestiones vehiculares. Un reciente estudio señala que afectaría la memoria y el aprendizaje.

En la medida en que las ciudades crecen, los trancones se vuelven interminables. Y esto, que parecía una molestia de las tantas que deben soportar los ciudadanos, podría convertirse en un serio problema de salud pública, según recientes estudios clínicos. Jiu Chiuan Chen, epidemiólogo de la Universidad del Sur de California, encontró que los gases que expiden los carros durante los trancones afectan la capacidad mental de las personas, así como su inteligencia y su estabilidad emocional, según mediciones que hizo en 7.500 mujeres de 25 estados de ese país. El C02 estaría implicado en el daño de ciertas neuronas relacionadas directamente con la memoria y el aprendizaje.

No importa la edad. Una investigación en Holanda demostró que después de 30 minutos de respirar los gases de los carros, las personas adultas tienen más estrés. Otro trabajo, hecho en Boston, halló que los viejos expuestos a esos contaminantes tienen más problemas de memoria y razonamiento, lo que podría significar además un mayor riesgo de alzhéimer. En los niños se ha encontrado que los que respiran a diario aire contaminado tienen un peor desempeño en las pruebas de inteligencia y son más susceptibles a ansiedad y depresión. En los bebés, según investigadores de las universidades de Harvard y Columbia, en Estados Unidos, estos elementos modificarían su organismo a nivel molecular y dejarían una marca en su genoma. También los hace más propensos al autismo.

Aunque se trata de una correlación y no de una relación causal, el resultado de los estudios es preocupante porque se suma a evidencia anterior que señala a estos gases como posibles detonantes de otras enfermedades. Según una investigación hecha por Annette Peters, epidemióloga del Helmholtz Zentrum de Múnich, Alemania, el taco vehicular incrementaría las posibilidades de un infarto en personas que ya tienen riesgo cardiovascular.

Así mismo, se ha encontrado que estos residuos de carbón están implicados en ciertos tipos de cáncer y en la aparición de enfermedades respiratorias. Como si esto fuera poco, un estudio hecho este año en Suecia encontró que las personas que demoran más de 45 minutos en llegar de la casa al trabajo y viceversa tienen un 40 por ciento más de riesgo de divorciarse.

Si bien es cierto que los carros hoy emiten menos gases contaminantes que en los años setenta, hoy ruedan muchos más, lo cual disminuye sustancialmente la velocidad. Según estudios internacionales, se calcula que una persona pasa al mes, en promedio, 140 horas en una calle o autopista congestionada.

Ante estos hallazgos, los epidemiólogos creen que tienen suficientes motivos para angustiarse, pero todavía falta ver cuál es el impacto en las personas que transitan a diario, ya sean peatones, conductores, ciclistas o pasajeros, y si los efectos nocivos perduran a largo plazo. También se tiene que precisar la cuota de responsabilidad que les corresponde a dichos gases en la aparición de estas enfermedades frente a otros factores como la herencia o el estilo de vida. Pero, en todo caso, no es muy buen indicativo que en estudios con ratones de laboratorio expuestos a CO2 se encontrara daño cerebral relacionado con áreas de memoria y aprendizaje.

Y aunque advierten que es muy temprano para alarmarse, lo cierto es que con la evidencia preliminar es suficiente para que los alcaldes tomen cartas sobre el asunto y comiencen a manejar el problema con medidas puntuales y educación. Porque el asunto ya dejó de ser una molestia para volverse un tema serio de salud.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.