Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/15/2003 12:00:00 AM

El vestido de la tecnología

En un futuro en los desfiles de moda se comentará más acerca de los chips, cables y electrodos que de botones y encajes. Los expertos en moda serán los ingenieros electrónicos. Será la era de los computadores para ponerse.

Cada vez mas la tecnología forma parte de la vida cotidiana. Hoy día son muy pocos los que podrían vivir sin su PC, su celular o su agenda digital. Todos estos objetos portátiles están diseñados para acercar a la gente a la tecnología y, en principio, para que la vida sea más cómoda. Pero hay quienes piensan que el término portátil aún no ha sido aplicado en todo el sentido de la palabra y consideran que los computadores personales y otros dispositivos sofisticados deberían poder ponerse, literalmente, como sucede con las gafas oscuras, una camisa o cualquier otro accesorio.

La semana pasada en Birmingham, Gran Bretaña, se reunieron expertos en este tema, que se ha denominado wearable computers (computadores para ponerse). Allí quedó claro que en unos años la moda y la tecnología estarán completamente fusionadas. Los wearable computers son máquinas tan potentes o incluso más que un computador de escritorio. Estos se llevan puestos, son cómodos como la ropa y se pueden configurar a la medida de cada usuario.

Hoy muchos aparatos, como el celular o los discman, se pueden llevar pero aún son demasiado visibles y un poco incómodos. Por eso los expertos están buscando diseños que permitan hacer casi invisible esta tecnología portátil. "En cinco años los computadores y la demás tecnología que llevaremos será casi imperceptible", asegura Joseph Dvorak, investigador de Motorola.

Y para no quedarse solo en la teoría los diseñadores ofrecieron una muestra de lo que serán estos trajes futuristas. Piezas muy variadas en las que se combinan cables y conceptos básicos de electrónica con prendas de la última moda. Por ejemplo, una gabardina con unos electrodos que, al contacto con la lluvia, se iluminan en forma intermitente; trajes con olores; un vestido de gala que en vez de lentejuelas y canutillos tiene un corte inspirado en las alas de un jet ultrasónico. Pero la vestimenta que más llamó la atención fue una chaqueta que tiene la capacidad de refrescar a quien la lleve puesta. Todo esto es posible gracias a que las prendas están fabricadas con telas que sirven de interfase para controlar cualquier tipo de aparato electrónico.

A pesar de que lo anterior aparenta ser muy sofisticado lo que están desarrollando los científicos en el Media Lab del Massachusets Institute of Technology (MIT) son diseños mucho más elaborados y que se acercan más al concepto de wearable computers. Se trata de dispositivos que contienen un microcomputador colgado en el hombro o insertado en un chaleco. Estos aparatos se controlan en una especie de teclado colgado a la cintura que tiene el tamaño de un celular. La pantalla está situada en los lentes de unas gafas oscuras. Todo esto será una realidad en el futuro.

Pero en el mercado ya existen atuendos con tecnología integrada. Es el caso de una chaqueta denominada Burton Amp Jacket, que lleva un Ipod -el reproductor de archivos MP3 de la firma Apple- que puede ser manejado desde una de las mangas mediante un panel de control flexible. "No es simplemente una chaqueta con un bolsillo para guardar el Ipod sino que creamos una tela para manejar el aparato", dice Dianne Jones, una ejecutiva de la firma Softswitch, la empresa creadora de la prenda. Esta misma tecnología será usada para crear otra chaqueta. Se trata de la Telecoms Jacket, la cual llevará cintas y cable de hilo para permitir operar los teléfonos móviles desde la ropa. Esta podría estar en el mercado a partir de octubre del año entrante.

Esto puede sonar extraño para muchos pero la realidad es que quienes están haciendo estos trajes creen que tienen un potencial comercial enorme. Y es probable que los grandes diseñadores se interesen en esta nueva modalidad de combinar moda y tecnología. Así, en unos años será posible llamar desde una chaqueta de Armani, escribir una hoja de cálculo en una camiseta Nike, oir canciones en un abrigo de Valentino y revisar el e-mail en la manga de un traje de Versace.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.