Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/28/1994 12:00:00 AM

ELLAS LOS PREFIEREN JOVENES

El éxito del dramatizado 'Señora Isabel' revela que las colombianas también están sufriendo del famoso síndrome de Mrs. Robinson.

ENAMORARSE DE ALGUIEN MAS JOven parecía, hasta hace poco, una prerrogativa del género masculino. Mientras a nadie sorprende que, pasados los 50 años, un hombre se enamore de una mujer 20 años menor, el caso contrario es piedra de escándalo. Y esto cobijaba incluso a los personajes del celuloide. Mientras se mira con buenos ojos que Warren Beaty, de 54 años, abandone la soltería por Annette Being, de 34, los amores de Cher, Barbra Streisand, Liza Minnelli, Gina Lollobrigida, Liz Taylor o Joan Collins con hombres mucho menores, son objeto de comentarios que las califican a ellas de "devoradoras de hombres" y a ellos como gigolos. Pero las cosas están cambiando.
Ese es precisamente el éxito del dramatizado de Coestrellas, 'Señora Isabel', que ahora compite en rating con las telenovelas. El interés despertado por el tema elegido por Bernardo Romero Pereiro ha puesto al descubierto que no son pocas las colombianas que viven en esta situación y que están dispuestas a dar la pelea por defender socialmente su relación. Una encuesta realizada el miércoles pasado por la emisora Viva FM Estéreo, de Caracol, desató una oleada de llamadas de mujeres que se identificaban diciendo "yo soy una señora Isabel ", y que confesaban "a los 50 también sentimos", y "eso no tiene nada de malo". Lo que quedó flotando en el aire es que ellas los prefieren jóvenes. ¿Por qué?
Para algunos, no es que ellas los prefieran jóvenes, sino que los jóvenes son los únicos hombres disponibles. Mientras el mundo parece inundado de mujeres maduras y solas, los hombres maduros y solos parecen haberse extinguido de la faz de la Tierra. Al parecer, después de la separación, el hombre rehace su vida mucho más pronto que la mujer...Y por lo general, con una más joven. Pero la atracción de las mujeres maduras por los jóvenes no es simplemente un problema de escasez de contemporáneos. Al igual que ellos, se sienten atraídas por la energía, el entusiasmo, y el sentido de aventura que trae consigo una pareja más joven.
Este fenómeno bautizado por la escritora Bárbara Gordon como "El síndrome de Mrs. Robinson " (por la atractiva cincuentona de El Graduado, que inicia en el sexo al compañero de su hijo)- es un tema que ocupa a sociólogos, sexólogos y sicólogos. "Este tipo de relaciones se ven cada vez con más frecuencia en nuestro medio "-señala el terapista de pareja, Alvaro Villar Ciaviria-. "La explicación está en la evolución que ha tenido la mujer. Mientras ellas se han liberado, ellos siguen chapados a la antigua. Esto hace que muchas no se sientan comprendidas por sus contemporáneos, y encuentren mayor identificación con los hombres más jóvenes ".
Esta identificación también parece darse en el campo sexual. Según los parámetros establecidos sobre la evolución de la sexualidad masculina y femenina, los hombres alcanzan la cima del deseo sexual entre los 20 y los 30 años mientras las mujeres llegan al clímax de su sexualidad a los 40 años. A esta edad, la libido de la mujer es mucho más fuerte que en cualquiera otra etapa de su vida y es posible que encuentre mayor satisfacción en un hombre más joven que en uno de su edad.
Pero 'índependientemente del deseo sexual, existen otros ingredientes culturales que condimentan la atracción de las mujeres por los hombres más jóvenes. Clemencia, una mujer de 43 años que sostiene una relación con un hombre 12 años menor, señala: "Los hombres mayores ven los esfuerzos de la mujer como algo natural. Los jóvenes, en cambio, aprecian cualquier cosa que usted haga, así sea una comida, un vestido o un nuevo libro. Siempre lo agradecen o lo ponderan. Yo era de esas esposas que se sentia como parte del mobiliario. Eso no sucede con lm hombre joven. El siempre notará su estado de ánimo y reaccionará o indagará por sus reacciones. Es posible que haga una escena de celos, ¡pero reacciona! Sali con hombres mayores que yo y sólo oía denigrar de las exesposas y hablar de problemas de negocios. Un hombre más joven tiene menos heridas emocionales y yo tengo suficiente con mis traumas para cargar además con los de otro".
La otra cara de la moneda es: ¿qué atrae a un joven de una mujer mayor? Aunque las malas lenguas siempre han visto en este tipo de relación un interés económico, la verdad es que la conquista de una mujer madura es un reto a la masculinidad juvenil. "Alcanzarla y hacer alaude de ello constituye una especie de trofeo para su virilidad", señala la escritora Gordon. Y, para la mujer, ser un trofeo es una fuente de seguridad emocional. Generalmente se trata de mujeres bastante independientes y exitosas, que han adquirido la estabilidad en sus carreras. Pero al contrario de los hombres mayores, los jóvenes no ven el éxito de la mujer como una amenaza, sino como una oportunidad. El puede no ser un gigolo, pero si está empezando en su carrera, ella puede presentarle la gente adecuada e introducirlo en experimentado y excitante estilo de vida":
A los ojos de los expertos, en este tipo de relación ocurre el mismo intercambio de seguridad por afecto que existe en la pareja tradicional. Pero no es lo convencional. Porque en este caso la mujer es la que brinda la seguridad y la experiencia el hombre, el afecto y la compañía. La socióloga francesa Elizabeth Badinter-autora del libro titulado XY La identidad Masculina- dice esto: "Ahora las mujeres no están buscando, como lo hacían tradicionalmente, una protección masculina... La relación de los sexos es una frenética búsqueda de afecto". Y es evidente que quienes tienen mayor facilidad para demostrar sentimientos son los hombres de la era posfeminista.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.