Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/27/2014 12:00:00 AM

Desconectan a mujer embarazada con muerte cerebral

Marlise Muñoz fue declarada legalmente muerta y su feto tenía malformaciones. El hospital se oponía a retirar los tratamientos.

A Marlise Muñoz, una embarazada quien fue declarada muerta legal y médicamente, le fue retirado el soporte vital este domingo 26 de enero en el Hospital John Peter Smith (Texas, EE. UU.), informó su familia en un comunicado.

La mujer de 33 años fue desconectada el domingo a las 11:30 a. m., reportó WFAA. La decisión la tomó un juez luego de que las familias Muñoz y Machado interpusieran una demanda para que Marlise dejara de recibir respiración asistida. En ella, alegaban que el hospital habría interpretado la ley de forma errónea.

"Las familias Muñoz y Machado procederán ahora a la tarea sombría de poner el cuerpo de Marlise Muñoz a descansar y hacer el duelo por la gran pérdida que han sufrido", reza el documento.

A través del comunicado, los abogados de la familia también manifestaron "que Marlise Muñoz finalmente descanse en paz y su familia encuentre la fuerza para completar lo que ha sido un camino insoportablemente largo y arduo".

Un juez le dio al hospital plazo hasta las 5 P. M. de este 27 de enero para que cumpliera la orden. JR Labbe, portavoz del John Peter Smith, emitió un comunicado el día anterior en el que aseguraba que la institución cumpliría la orden. El cuerpo se le entregó al esposo de la paciente, Erick Muñoz.

La mujer fue hospitalizada cuando sufrió una embolia pulmonar a sus 14 semanas de embarazo, el 26 de noviembre de 2013. Este 24 de enero, con 22 semanas de gestación, los abogados de Erick aseguraron que, adicionalmente a la muerte cerebral de la madre, el feto era "claramente anormal".

Abogados de la familia le dijeron a Associated Press: “Tristemente, esta información no es una sorpresa debido a que el feto, después de estar privado de oxígeno por un período de tiempo indeterminado, se está gestando en un cuerpo muerto que se deteriora, mientras que la familia observa con angustia, ansiedad y tristeza absolutas”.

Sin embargo, los funcionarios del hospital argumentaban estar obligados a mantener a Marlise con vida debido a una ley que prohíbe la interrupción del tratamiento intensivo a una embarazada hasta que el feto sea viable.

¿Leguleya?


La ley estatal conocida como ‘El derecho de la mujer a saber’ obliga a que se haga una ecografía al menos 24 horas antes de que se practique un aborto a quienes buscan información exigida por el estado sobre los riesgos médicos, alternativas de adopción y las etapas de desarrollo del feto.

Erick Muñoz, esposo de Marlise Muñoz. Foto: A.P.

Pero la normativa no previó el caso de Marlise. Thomas Mayo, abogado asociado de la Universidad Metodista del Sur (Texas) y coautor de la última versión de la ley, dijo a Star-Telegram que los legisladores nunca discutieron su aplicación en personas con muerte cerebral.

"La ley era para tomar decisiones de tratamiento en pacientes con enfermedades terminales o irreversibles", aseguró.

A este caso se sumó a un caluroso debate sobre el aborto, en el cual se acusaba a la familia de Marlise de querer “deshacerse” de ella y el bebé.

A principios de enero, el padre de la mujer, Ernest Machado, le dijo a Dallas News: “Ese pobre feto tuvo la misma carencia de oxígeno, los mismos choques eléctricos y los químicos que hicieron que el corazón (de ella) volviera a later. Por lo que sabemos, está en la misma condición de Marlise”.

Todo lo que queremos es que descanse, que se vaya a dormir. Lo que están haciendo (el hospital) no tiene propósito”, agregó Machado.

Por su parte, Erick dijo que “esto no se trata de una decisión sobre el aborto. Queremos despedirnos, dejarla descansar”.

"Pros y contras"


En ausencia de leyes federales influidas por las orientaciones políticas de las regiones, como sucede en EE. UU. y se evidencia en Texas, estado predominantemente conservador; en Colombia, los especialistas suelen tomar las decisiones en consenso.

En un caso como el de Marlise, lo que se hace es convocar a un comité de ética médica el cual revisa los pros y los contras de las posibles conductas a seguir, dijo a Semana.com la doctora María Angélica Escobar de la Clínica Country (Bogotá).

“Los comités están formados por expertos en ginecología, pediatría, neurología, un representante de la comunidad (local) y otro de la religiosa; un representante de la EPS y otro de la clínica”, explica la especialista.

Durante esta reunión, se revisa cada caso particular y se discuten las opciones: terminar la vida de la paciente, el embarazo; o por otro lado, si se debe continuar con la gestación y/o mantener a la madre con el soporte vital, comenta Escobar.

“Si hay muerte cerebral, todos los órganos empiezan a fallar lentamente en una o dos semanas y el ventilador no soporta todas las funciones vitales”, señala la doctora y agrega que “la decisión se toma conforme a lo que se evalúe” durante la reunión.

Al hacer un paralelo con el caso de Texas, la ginecóloga afirma que en Colombia, la “objeción de consciencia es personal, no institucional. Las clínicas, por visión religiosa, pueden contratar a médicos que tengan objeción de consciencia (frente al aborto) y eso hace inviable que se haga el procedimiento”.

Pero como se ha visto en años recientes, las pacientes en cuyos casos aplica la ley pueden acceder a los mecanismos legales dispuestos en la jurisprudencia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.