Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/16/2011 12:00:00 AM

En bicicleta, a diario

Ante el caos vehicular, muchos promueven usar el caballito de acero. El artista David Byrne estará en Colombia esta semana para defender este medio de transporte.

David Byrne, el exlíder del grupo de rock Talking Heads, es un artista integral que además de música, hace instalaciones, películas, libros y blogs. Recientemente le agregó a su hoja de vida una nueva actividad: defensor de la bicicleta. Fue algo espontáneo, que surgió cuando decidió hacer un blog sobre la experiencia de montar en la suya en Nueva York, su ciudad, y otras a las que visitaba cuando salía de gira. Su editor le sugirió que compilara ese recuento diario en un libro, Bicycle diaries, que hoy los expertos en movilidad de muchas partes del mundo tienen como referencia. Por eso no es raro verlo en un escenario al lado de alcaldes, urbanistas y expertos en tránsito discutiendo por qué las ciudades deben ser amigables con este medio de transporte. Y eso hará en Bogotá el sábado 23 de julio en el Centro de Convenciones Gabriel García Márquez con el foro 'Ciudades, bicicletas y el futuro de la movilidad', junto a Enrique Peñalosa, evento que servirá para lanzar la versión en español de su libro.

No podía venir en mejor momento. Este año se calcula que las ventas de automóviles nuevos superarán las 300.000 unidades, cifra récord para ese sector. Otras proyecciones señalan que el parque automotor en Colombia aumentará 52 por ciento en menos de diez años. Esto no sería preocupante si no fuera porque no hay presupuesto suficiente para hacer autopistas, puentes y vías por las cuales este flujo vehicular pueda correr sin obstáculos. Tal como están las cosas, la situación no es sostenible y los problemas de movilidad serán más dramáticos si no se hace algo. Muchos piensan que la solución es construir más calles pero, según Byrne, "se ha demostrado que esto no acaba el problema pues más carros aparecerán para llenar estas nuevas vías". Además, señala Byrne, no es justo asumir que los autos tienen la prioridad en el presupuesto, la planeación y el tiempo de las ciudades. Parte de la solución que él y muchos otros proponen es hacer que las vías ya existentes sean compartidas por buses de alta velocidad, carros, trolleys, peatones y bicicletas. Estas últimas, le dijo a SEMANA, "pueden ser parte de un sistema de transporte más democrático".

Su experiencia con la bicicleta data de hace treinta años, cuando descubrió que era más rápida y eficiente para llegar de un punto a otro. En Bogotá, una de las ciudades más congestionadas, también es el medio más expedito. Un experimento hecho en horas no pico por Antonio Cardona, de la tienda de bicicletas 14ochomiles, encontró que una persona tarda en bici menos de un minuto en recorrer cuatro cuadras, desde la calle 96 con 15 hasta la 100 con 15; en carro se tomaría más de cinco. De ese mismo punto hasta Unicentro en bicicleta se gastan 12 minutos y en carro, 27. Desde la 96 con 15 hasta la 72 con séptima, se pedalea durante 16 minutos y un carro llega veinte minutos después. "La bicicleta siempre gana, no importa la distancia ni la hora", dice Cardona.

Las ciudades amigables con las bicicletas no nacen, se hacen, y Byrne ha visto que en casi todas las grandes capitales la dependencia del carro es tal que no creen poder lograr incrementar el número de ciclistas. "En Copenhague eran renuentes y lo lograron. Hoy la mitad de los ciudadanos va al trabajo en bicicleta", dice. En Colombia no habría que empezar de cero pues solo en Bogotá se encuentra la red de ciclorrutas más grande de América Latina, con 350 kilómetros pavimentados, y se calcula que hay 350.000 personas que a diario van al trabajo en bicicleta porque con este medio ahorran el pasaje del transporte público, que equivale a entre uno y dos salarios mínimos, y porque es más eficiente. "Ya eso es un montón", dice Óscar Edmundo Díaz, consultor en temas de movilidad. Según sus cifras, actualmente 5 por ciento de los viajes diarios se hacen en bicicleta pero la meta es llegar a 15 por ciento.

El mayor obstáculo para lograr ese objetivo, según los expertos consultados por SEMANA, es la falta de voluntad política. En Bogotá, "desde hace varios años no se ha construido ni un solo kilómetro de ciclorruta ni se le ha hecho mantenimiento a la malla existente, aunque el número de usuarios sí ha ido en aumento", dice Díaz. Otro ejemplo que demuestra que en el radar de los funcionarios no están las bicicletas es la iniciativa del general Rodolfo Palomino de restringirla en las carreteras en ciertos días por la alta accidentalidad, algo que para Andrés Vergara, integrante de Mejorenbici, resulta absurdo, pues no tiene en cuenta que este es el medio de transporte de la gente del campo. "Aquí solo se piensa en el carro. Ni en las carreteras, los túneles o los puentes hay un carril para las ciclas", dice.

Y es que otro de los obstáculos para incentivar el uso de las ciclas es el hecho de que estas se asocian con pobreza, una perspectiva de la que no se escapa ninguna ciudad o país. El mejor ejemplo de Byrne es Las Vegas, Estados Unidos, una ciudad con la población más baja de ciclistas porque quien monta una bicicleta, se supone, lo ha perdido todo en los casinos. "Y lo más crítico es haber perdido el carro", relata. Para contrarrestar esa idea, cuando montan en bici para ir al trabajo, tanto Díaz como Vergara lo hacen vestidos de saco y corbata. Así la gente puede ver que es un medio de transporte para todos. Byrne cree que el tema del estatus y la clase desaparecerán en la medida en que los más jóvenes y creativos empiecen a usarla. Incluso cree que el tema del estatus podría dar un giro de 180 grados. "A veces la gente se disculpa conmigo por tener carro, lo cual ya es exagerado", dice.

Vergara promueve en Bogotá una actividad conocida como Ciclopaseos de los Miércoles, que este año celebra su quinto aniversario con el gran logro de haber comenzado con diez ciclistas y hoy tener en promedio 130 por noche. Además de Mejorenbici, que promociona el uso en universidades y empresas, hay otras iniciativas como BikePolo, que agrupa a jugadores de polo en bicicleta, esfuerzos privados que buscan dejar atrás los mitos que todavía persisten, como la seguridad. En otros países se ha visto que esta se reduce en la medida en que más personas anden en dos ruedas. El otro paradigma es la lluvia, pero incluso metrópolis con clima brumoso como Londres han podido poner en marcha programas de bicicletas compartidas. Y está la incomodidad de la sudoración, que es la más común pero la menos real, pues, como dice Vergara, con el tiempo el cuerpo se acostumbra y el esfuerzo físico deja de ser grande.

Otro de los retos es construir parqueaderos y mejorar la señalización, sobre todo en cruces en los que hay conflicto con los peatones o con los carros. Además de las ciclorrutas, las ciudades deben tener zonas de convivencia, vías en las que peatones, vehículos particulares, transporte público y bicicletas pueden circular sin sentirse amenazados y donde el más débil tenga prioridad. "En lugar de pitar y arrinconar a los ciclistas, los conductores deberían agradecerles porque dejan libres 16 metros cuadrados en un trancón o un puesto en TransMilenio", argumenta Vergara.

La ventaja de países como Colombia es que todavía se pueden corregir errores y la mejor manera de hacerlo es evitar los malos pasos que han dado los países industrializados. "Mirar como ejemplo a Estados Unidos no es siempre la mejor idea -dice Byrne-. Si todos en China e India deciden tener carros, estamos perdidos", señala. En su ciudad del futuro, todas las formas de transporte hacen parte de una sinergia y ninguna sería más privilegiada que la otra.

A Byrne la bicicleta le genera ventajas adicionales. "Se gana libertad, diversión, euforia y se ahorra dinero". La semana pasada, en un recorrido por Paratí, Brasil, encontró una antena satelital de televisión en el campo. "¡Hermoso! Eso me dice que alguien está viendo telenovelas en la jungla". Si hubiera ido en carro, lo habría visto rápidamente pero no habría podido detenerse a admirarlo. "Ese punto de vista, subido en una bicicleta, se ha convertido en mi ventana panorámica para apreciar los paisajes urbanos del mundo".Así, piensa, se iran sumando seguidores a esta causa porque cada vez hay más personas cansadas de pagar por la gasolina o de estar detenidas en un trancón o perdiendo tiempo buscando dónde estacionar. "La vida es muy corta para gastarla en eso", dice. La hegemonía del carro es insostenible para Byrne y cree que tarde o temprano el comportamiento de la gente se modificará por conciencia o por necesidad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.