Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/15/2014 2:00:00 AM

En busca del orgasmo

La mayoría de las mujeres sufre algún tipo de disfunción sexual pero no se atreven a admitirlo. Una experta revela cuáles son las claves para que vivan su sexualidad a plenitud.

La ginecóloga Lauren Streicher convocó hace un tiempo a un grupo de voluntarias para que describieran sus orgasmos al estilo Hollywood, según los títulos de algunas películas. Para el 23,5 por ciento fue una Misión Imposible, mientras el 22,3 por ciento señaló que fue Rápido y Furioso. El  8,9 por ciento expresó que hubo Mucho ruido y pocas nueces, al tiempo que el 9,5 por ciento dijo que fue como Toy Story: una historia de juguetes. 

El punto del ejercicio era mostrar que muchas mujeres, cerca del 50 por ciento, tienen dificultades para alcanzar el orgasmo. Al finalizar el trabajo Streicher decidió escribir un libro para ayudar a muchas mujeres a mejorar este aspecto de su vida sexual. El resultado es Love Sex Again en el que la experta ofrece una serie de consejos para que las mujeres recuperen lo que ella llama SexAbility, la habilidad de sentir y disfrutar del placer sexual. “A las mujeres les gusta el sexo. El problema es que no todas logran disfrutar de un orgasmo”, dice la autora, profesora asociada de Obstetricia y Ginecología de la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, en Estados Unidos.

A veces las mujeres responsabilizan a los hombres de esta situación, ya sea porque no saben estimularlas o porque sufren de eyaculación precoz. Sin embargo, la culpa no siempre es de ellos. El gran problema, según Streicher, es que la mayoría no se atreve a consultar a un especialista para que le diagnostique sus molestias por pudor o porque consideran que son síntomas normales. “La mayoría desconoce las soluciones y pueden tardar hasta dos años en decírselo a su médico”,  dice la autora, que entrevistó a cerca de 3.000 mujeres para su libro.

El problema tiene raíces fisiológicas pero también culturales. Los órganos sexuales femeninos están escondidos y, según Streicher, aunque el clítoris tiene una parte visible en realidad se extiende hasta las paredes vaginales donde se encuentra el famoso punto G. Las mujeres necesitan estimulación previa del clítoris para llegar al clímax y para ello lo mejor es que ellas conozcan de antemano su anatomía para que puedan guiar a su amante por ese territorio escondido. Es por eso que la autora recomienda usar juguetes sexuales y les sugiere a los hombres que el mejor regalo que les pueden hacer a sus novias es un vibrador. 

El otro tema es que la investigación se ha concentrado en las disfunciones sexuales masculinas. Según Streicher la FDA, agencia que regula los alimentos y medicamentos de Estados Unidos, ha aprobado alrededor de 25 drogas para tratar estos problemas en ellos, mientras que para las mujeres no hay ninguna. Así las cosas, si un hombre sufre de disfunción eréctil puede tomar Viagra, pero en el caso de una mujer con resequedad vaginal, no hay un medicamento así de popular para su problema. 

Además de la incapacidad para alcanzar un orgasmo, las disfunciones sexuales femeninas más comunes son la pérdida del apetito sexual y el dolor en el coito, provocado por la falta de lubricación en la vagina, esencial para que la penetración no sea dolorosa. Estos no son problemas exclusivos de las mujeres luego de la menopausia. Streicher afirma que si bien el 60 por ciento de las que están en esta etapa los padecen, entre el 40 y 50 por ciento de mujeres entre los 20 y 50 años también.

La autora señala que es importante consultar con un especialista antes de consumir píldoras anticonceptivas, pues cerca del 30 por ciento de quienes las toman presentan fluctuaciones hormonales que resultan en sequedad vaginal antes de la menopausia. Para estos casos hay lubricantes hechos a base de silicona así como cremas con estrógenos que pueden “abrir las puertas a una vida sexual mucho más placentera”, afirma Streicher. 

Los desequilibrios hormonales naturales contribuyen a que las disfunciones aparezcan. Y entre ellos están, además de la menopausia, el estrés posterior a la menstruación así como el  embarazo y el parto. Pero también hay condiciones médicas que las hacen más propensas a padecerlos como el sobrepeso, el insomnio, la diabetes y las enfermedades ginecológicas.   Lo mismo puede ocurrir con las que se someten a tratamientos de reproducción asistida o quienes toman antidepresivos. En este último caso, los niveles de dopamina y serotonina pueden variar y ocasionar pérdida de la libido.

La terapia del piso pélvico también es clave, pues cuando los músculos de esta región se atrofian es difícil que la mujer llegue al clímax dado que estos necesitan contraerse para lograrlo. Además aparece uno de los problemas más comunes: la incontinencia, que afecta al 30 por ciento de la población femenina pero que muchas no confiesan por vergüenza. Por eso Streicher recomienda fortalecer esta zona para evitar que el coito sea doloroso. 

Dado que se trata de un tema tabú entre las mujeres, la autora dice que lo más importante es perder el miedo a hablar de su sexualidad. Si no disfrutan de las relaciones sexuales deben consultar a un ginecólogo y hablar sin tapujos para recibir la ayuda necesaria, porque el sexo, ante todo, debe ser placentero. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.