Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/9/2008 12:00:00 AM

Enfermos o delincuentes

Uno de los dramas que se hicieron visibles en la Conferencia Internacional sobre sida es que las personas infectadas con VIH aún son tratadas como criminales en todo el mundo.

Carlos Mena* es colombiano, nació en Buenaventura hace 40 años y decidió irse a Estados Unidos como ilegal. A pesar de llevar 24 años en ese país, no ha podido normalizar su situación, pues resultó contagiado con VIH, lo que es un impedimento legal allá. Aún si tuviera sus papeles en regla, tampoco hubiera podido estar presente en la conferencia Internacional sobre sida que se celebró en México y a la que estaba invitado, porque Estados Unidos es uno de los 13 países que aún impiden la entrada de personas con sida y a su regreso habría tenido problemas. Por eso, fue representado en uno de los salones de conferencia con una 'silla vacía'.

Precisamente en la conferencia uno de los temas fundamentales fue el de la criminalización de la enfermedad, no sólo en el caso de las restricciones a los viajeros seropositivos, sino a través de otras leyes que pueden hacer que un infectado por sida sea encarcelado.

La ley norteamericana prohíbe que cualquier persona con VIH /Sida entre en el país, así sea en tránsito. Lo mismo habría ocurrido con cualquier norteamericano con VIH que hubiera querido llegar a México, ya que la norma indica que, como la tuberculosis, el sida es contagioso y una persona infectada representa un riesgo para la salud pública -a pesar de que infectarse con VIH no es tan fácil-. Por eso, quienes viven con VIH en Estados Unidos están confinados a ese país. Ni siquiera el hecho de que el presidente George W. Bush haya firmado a finales de julio la revocatoria de esta ley mejora las cosas, pues ésta no será efectiva sino cuando el departamento de salud retire al VIH/Sida de la lista de enfermedades de alto riesgo para la población, algo que, según expertos presentes en México, como el legislador norteamericano Christos Psentas, podría tomar al menos otro año.

Los VIH positivos en Europa no se escapan a la persecución, como lo demostró el grupo inglés Development Research Advocacy Governance (Drag) que desde 2004 está investigando el tema. Drag encontró que el país con más procesos abiertos a personas con VIH es Suecia, con más de 50 investigaciones a seropositivos que posiblemente contagiaron a otros. El estudio señala también que en Montenegro alguien puede ser condenado a 15 años de cárcel si la persona a la que infectó muere.

Julian Hows, representante de Drag, cuenta el caso de un hombre que en Suiza estuvo encerrado por siete años sólo porque tenía el virus y era considerado un riesgo para la sociedad. Para Hows, estas leyes no son sólo absurdas, sino humillantes. "Que después de muchos años llegue un policía a tu puerta y te pregunte si tuviste sexo con alguien y te diga que serás investigado porque posiblemente lo contagiaste de VIH, es aterrador".

Drag quiere ampliar la investigación a América, aunque ya cuenta con algunos datos de Canadá y Estados Unidos. Allí el caso más absurdo ocurrió en Texas, donde Willie Campbell fue sentenciado a 35 años de prisión en mayo pasado por haber escupido en la cara a un policía. Campbell es VIH positivo y para el jurado, la saliva de una persona infectada puede ser considerada un arma mortal, a pesar de que el sida no se transmite por este medio.

Por su parte, África, el continente más azotado por la epidemia del sida, también tiene leyes que penalizan a las personas con el virus. En más de 20 países se les da cárcel a quienes transmitan el VIH, gracias a una ley modelo creada en 2004. En Sierra Leona, por ejemplo, si una mujer le transmite el virus a su hijo, ya sea desde su nacimiento o en la lactancia, puede pasar algunos años en prisión, y en Benín puede ser condenada a cadena perpetua.

Los ojos del mundo están puestos en los resultados que saldrán de la Conferencia, pero, por lo pronto, la criminalización, la discriminación y las 'anti-leyes' seguirán. Mientras tanto, Carlos esperará en la sombra como un ilegal más en Nueva York.

*Nombre cambiado
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.