Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/15/2017 10:15:00 PM

Antártida: Un pésimo presagio

Un enorme bloque de hielo se desprendió y se convirtió en el más grande del que se tenga registro. ¿Qué consecuencias podría traer para el planeta? SEMANA habló con los expertos.

Entre el lunes y miércoles de la semana pasada, un enorme témpano de 5.800 kilómetros cuadrados, casi tres veces la superficie de Bogotá, y un peso aproximado de 1 billón de toneladas, se desprendió de una plataforma de hielo flotante conocida como Larsen C, situada en la Antártida, en el hemisferio sur del globo terráqueo. Mientras la noticia impactó al mundo, pues es el iceberg más grande jamás registrado, la comunidad científica comenzó a debatir sobre las posibles causas de dicho suceso y las consecuencias que podría llegar a tener para el futuro del planeta y la humanidad.

El instrumento satelital Aqua Modis de la Nasa y científicos del llamado proyecto Midas detectaron la ruptura. Ellos señalaron que este fenómeno natural no es algo novedoso, pues la Tierra siempre ha estado en constante movimiento desde su formación y la Antártida ha perdido hielo paulatinamente desde hace unos 8.000 años. Normalmente, estas barreras fluyen hacia el mar y cuando entran en contacto con el océano se producen las grietas y los deshielos. Sin embargo, desde mediados del siglo XX este proceso se ha acelerado a causa del calentamiento del aire y de los océanos. De hecho, el desprendimiento del A68, nombre con el que bautizaron al témpano, era previsible y los expertos pronosticaron desde 2014 que en cualquier momento podía ocurrir.

En contexto: El gigantesco iceberg que está a punto de separarse de la Antártica

Según Jorge Luis Ceballos, glaciólogo del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), hay evidencias y el fenómeno podría estar asociado al cambio climático, pero “hay otros factores mecánicos que intervienen, pues las plataformas de hielo flotantes están sujetas a diferentes fuerzas: debajo de ellas hay agua que las desestabiliza y adicionalmente están unidas al continente”, señaló a SEMANA. Además, la Antártida es una región demasiado extensa y de difícil acceso para poder estudiarlas a fondo. Por eso es difícil sacar conclusiones certeras y señalar al calentamiento global como único culpable.

Ante la posibilidad de amenaza que algunos emitieron tras el desprendimiento del A68, los expertos coincidieron en que este no tendrá un impacto en el nivel de los océanos, pues ya flotaba sobre el agua. Aunque ya se ha detectado que esta gran columna de hielo está moviéndose hacia el norte, habrá que esperar por lo menos dos o tres años hasta que se derrita y para saber hasta dónde llegará. “Todo dependerá de las corrientes marinas y las temperaturas de las áreas que recorra. Los barcos y navegantes deberán estar atentos para evitarlo”, dijo a esta revista la geóloga Marta Lucía Calvache, directora técnica de Geoamenazas del Servicio Geológico Colombiano (SGC).

Puede interesarle: G20 aisla a Trump ante el cambio climático

La pérdida de esta porción de hielo reduce casi en un 13 por ciento la superficie total de Larsen C, una de las cuatro estructuras que conforman una enorme barrera de hielo hallada a finales del siglo XIX por el capitán noruego Carl Anton Larsen. Y esto deja, según los expertos, a Larsen C en una situación muy vulnerable, pues actúa como un muro de contención frente al empuje de los glaciares que están detrás. En 1995 ya se había desprendido Larsen A, la barrera más pequeña, y en 2002 Larsen B.

Este témpano significa un peligro para el tráfico marítimo en el corto plazo, pero difícilmente afectará las embarcaciones por los sistemas de geolocalización modernos. Tan solo si Larsen C llegara a derretirse por completo, “el nivel del mar subiría por lo menos 1 metro y esto sí sería catastrófico. Pero para eso faltan varios siglos”, concluye Ceballos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.