Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/20/2012 12:00:00 AM

Errores que pueden matar

A pesar de las muchas pruebas por las que debe pasar un producto antes de salir al mercado, algunos llegan a los consumidores con fallas mortales.

Era un día soleado, perfecto para broncearse en la playa. Una estadounidense se aplicó bloqueador solar de Banana Boat y salió a la calle. Pero en vez de proteger su piel, como prometía el aerosol, las partes de su cuerpo que habían recibido el producto empezaron a arder en llamas. Su caso no fue el único, otras cuatro personas sufrieron reacciones similares en Canadá y Estados Unidos, así que la compañía anunció que retiraría miles de unidades de los puntos de ventas.

La empresa ofreció disculpas y explicó que, aunque todos los productos en aerosol son inflamables, el problema parecía estar en la válvula dispensadora que administraba demasiado líquido. Esto hacía que se demorara más tiempo del previsto en secarse y cualquier rayo de sol podía encenderlo. Por suerte, la compañía encargada de Banana Boat, Energizer Holdings, actuó rápidamente, y en cuestión de días había mandado a recoger cuanta muestra del bloqueador solar, pero el error lo pagaron caro las cinco personas afectadas.

El caso de Energizer Holdings es el más reciente de una serie de productos que, aun cuando pasan todas las pruebas de seguridad para el consumidor, llegan a los almacenes y causan los más adversos efectos. Desde coches para bebé que son propensos a dejarlos caer hasta cuatrimotos con riesgo de chocar espontáneamente, son algunos de los productos que han sido retirados del mercado por no ser lo suficientemente seguros para el uso de los clientes.

En febrero, la Comisión de Seguridad Comercial para el Consumidor de Estados Unidos (CPSC, por sus siglas en inglés) ordenó que se retirarán las hamacas marca Twin Oaks, pues 43 clientes se quejaron de que la base era inestable y débil. Algunos de los afectados notaron que la base se separaba o empezaba a romperse, pero otros menos afortunados, cayeron al piso cuando el aparato se rompió.

La misma comisión prohibió que se continuara con la venta de las cuatrimotos modelo TRX420TE y TRX420TM de Honda, luego de cuatro incidentes en los que conductores perdieron el control del vehículo inesperadamente y sin motivo aparente. La razón era que el brazo de la suspensión se quebraba, así que el conductor no podía controlar el manubrio y se podía estrellar. En esa ocasión, para quienes ya habían adquirido el vehículo, la CPSC recomendó llevarlo al taller para una revisión y arreglo gratuitos.

Un producto que resultó perjudicial para los niños fueron los coches Kelty Single y Double Jogging Strollers, manufacturados en Filipinas. Las ruedas delanteras se aflojaban hasta zafarse mientras rodaban, así que el aparato se iba hacia adelante y podía lastimar al niño. Hubo varias quejas por raspaduras y cortadas en los pequeños, e incluso varios adultos que, en su afán de controlar el carrito e impedir que sus hijos se lastimaran, sufrieron cortadas, raspones y hasta fracturas.

Pero los casos de productos con errores no se limitan al exterior. Este año en Colombia la empresa Alpina Productos Alimenticios S.A. tuvo que sacar del mercado el inflaboggy, juguete que venía con la gelatina Boggy y que era fabricado por un tercero. El artefacto era un globo de látex que debía inflarse para hacer sonar el pito que traía dentro. Pero luego del caso de una niña que se tragó el silbato cuando soltó el aire de la bomba y tuvo que ser intervenida quirúrgicamente, Alpina retiró el ‘premio’ que acompañaba a su gelatina.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.