Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/4/2012 12:00:00 AM

¿Es usted o alguien a su alrededor un 'casi psicópata'?

Es probable que haya personas a su alrededor con características psicopáticas. Aprenda a identificarlos y a protegerse de ellos.

Si conoce a alguien egocéntrico, mentiroso, manipulador y sin sentido del arrepentimiento o la culpa, y a la vez con la astucia para aparentar calidez y simpatía, es posible que tenga cerca a un ‘casi psicópata’. Así se titula un nuevo libro escrito por Ronald Schouten, profesor de psiquiatría de la Universidad de Harvard, y James Silver, en inglés 'Almost a Psychopath'. En él los autores estudian y describen a este tipo de personas y aseguran que son mucho más comunes de lo que se cree. Vale la pena saber cómo identificarlos para cuidarse.

Reconocerlos será fácil para cualquiera. "Están en todas partes, son nuestros políticos, nuestros compañeros de trabajo, nuestras parejas y amigos, y pueden causar mucho daño por la forma como son capaces de engañar y manipular a los demás", le explica el autor a la BBC.
 
El fenómeno es tan común, que los autores en la portada del libro le preguntan al lector: "¿Yo (o alguien que yo conozca) tengo (o tiene) un problema con la manipulación y la falta de empatía?", pues es probable que todos identifiquen a alguien cercano.

A diferencia de los psicópatas asesinos o criminales con un diagnóstico médico, estos generalmente son individuos amigables pero que permanentemente causan daños emocionales a las personas que quieren o los rodean.
 
"Uno de los signos característicos de un casi psicópata es la falta de sinceridad, el encanto superficial y la grandiosidad con que se presentan ante los demás", dicen los autores. Tienen un alto poder de convencimiento con el que logran someter a sus víctimas, quienes normalmente son las personas más débiles que tienen cerca, pueden ser sus parejas, amigos, hermanos o compañeros de trabajo.
 
Las víctimas de un 'casi psicópata' son medios que le sirven a este para cumplir sus objetivos. Y para conseguirlos causan daños psicológicos de manera casi necesaria y automática. Una vez causado el daño, si eso le trae consecuencias negativas, el 'casi psicópata' normalmente tiene la astucia para fingir emociones y hacer uso de su labia para volver a la situación de dominación.

No parecen ofensivos a primera vista ni abiertamente, pueden destacarse por sus cualidades, su inteligencia, seguridad o simpatía. Inclusive, es común que se sientan extraordinarios con ellos mismos debido a que alimentan su ego con sus cualidades. Estos sujetos "sienten que lo que están haciendo está perfectamente bien, que son personas especiales y pueden lograr lo que quieran en la vida", señala el doctor Schouten.
 
Por eso los autores dicen que los 'casi psicópatas' también son 'exitosos psicópatas', pues, a diferencia de los diagnosticados, nadie los juzga ni los señala y muchas veces cuentan con poder económico y social para perpetrar sus conductas.

Ejemplos de este tipo de personalidades se pueden presentar desde los ‘matones’ del colegio o comunes padres de familia hasta reconocidos políticos o empresarios.

El problema, dice el libro, es que "los casi psicópatas a menudo son muy exitosos en su vida y a pesar de la acumulación de víctimas que dejan a su paso, difícilmente intentan cambiar sus conductas". Su fuerza manipuladora impide que reconozcan su error con humildad y asuman su responsabilidad para cambiar. Siempre buscarán la manera de justificar sus acciones y de evadir la culpa.

¿Qué hacer si hay alguien así en nuestras vidas? Los consejos de los autores son básicos y poco sorprendentes: antes que nada "no preocuparse solo", es decir, pedir ayuda, pero no ignorar el problema y alejarse. O tener el coraje de confrontarlos para que reconozcan su problema y no dejarse acorralar. Para ellos, el consejo es reconocer su comportamiento y acudir a ayuda profesional, de lo contrario, la salida es dejar que su malicia crezca hasta que toquen fondo por ellos mismos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.