Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/25/2016 9:43:00 AM

Watson, la máquina experta en cáncer

El computador de IBM que desafió al campeón mundial de ajedrez y ganó un concurso de televisión ahora busca fama como oncólogo. Fabio Gandour, jefe científico de IBM, cuenta a Semana.com cómo lo logró.

Fabio Gandour es un brasilero graduado en medicina y cirugía pediátrica que se dejó atrapar por la primera ola de inteligencia artificial en los años 80. La pasión por los computadores lo llevó a regresar a la universidad para estudiar un doctorado en ciencia de computadores en la Universidad de Stanford.

Trabaja en IBM desde hace 25 años y ha estado de cerca en la evolución de computadores inteligentes que tienen la habilidad de aprender y hoy son manos derechas de los médicos para muchas labores. Entre estos está Watson.

Famoso por haber ganado el concurso de Jeopardy en el 2011, hoy es un estudiante aventajado de medicina que se encuentra en varios hospitales de Estados Unidos, donde apoya muchos oficios médicos. Esto fue lo que Gandour habló con Semana.com sobre cómo los computadores cambiarán la medicina en un futuro no muy lejano.

SEMANA.COM: ¿Por qué decidieron involucrar a Watson en el campo de la salud?

Fabio Gandour: Una de las áreas que mas dependen del conocimiento es la salud. Además es un área que tiene el conocimiento muy bien organizado, pues todo está en cajitas o cajones. Para cada enfermedad hay un libro de medicina y todos los capítulos tienen la misma estructura: síntomas, epidemiologia, investigaciones, resultados clínicos. También está organizada en cajones, es decir, en especialidades médicas como cardiología, neumología, oncología. Este rasgo del sector salud, que depende de manejo apropiado de información, hacía que se prestara para una serie de pruebas.

SEMANA. COM: ¿Hace cuánto están metidos en este proyecto de informática y salud?

F.G.: La atracción por el área de salud no es nueva. En los años 80 y pico se dio la  primera experimentación en inteligencia artificial, con un proyecto llamado Mycine. Consistía en apoyar a los médicos jóvenes internos en el diagnóstico de enfermedades infecciosas para hacer tratamiento. Tenía mejor desempeño que los seres humanos.

SEMANA.COM: ¿Cómo pasó Watson de ser un experto en el juego Jeopardy a un experto en cáncer?

F.G.: No hay una sola manera de hacer que un sistema cognitivo sea capaz de ejecutar  un trabajo,  así como no hay una manera de enseñar. Puedo hacerlo basado en datos, puedo alimentarlo de información estructurada o de información desestructurada. También puedo hacerlo para que me ayude con la gestión financiera porque costos de salud en Estados Unidos crecen de una forma exponencial.

SEMANA.COM: ¿Cómo se usa en cáncer?

F.G.: El tratamiento de cáncer se explica con el éxito que Watson tiene en gastronomía porque tratar cáncer es como hacer una buena torta de manzana,  respetando la diferencia en complejidad, pues si uno equivoca la medición de la torta de manzana, la consecuencia no será tan grave como cuando me equivoco en el tratamiento de cáncer. En cáncer hay gente haciendo de todo: desde auditoría preliminar desde el punto de vista financiero, hasta revisión del tratamiento de cáncer, porque en este ambiente se requiere de acompañamiento muy actual y en línea con estudios más recientes. Hay gente que lo usa para información desestructurada y para reconocer pequeñas fallas sutiles de la comunicación verbal que podrían ser la primera señal de mal de alzhéimer.

SEMANA.COM: ¿Qué es eso de la información desestructurada?

F.G.: Es la que los médicos tienen en sus computadores en las historias clínicas de sus pacientes.

SEMANA.COM: ¿Cómo sirve esa información para un tratamiento de cáncer?

F.G.: Uno de los modelos de cognición de los computadores se llama aprendizaje de máquina (Machine learning). Si expongo una máquina a un estímulo y se le prepara para aprender patrones, ella va a identificarlos y va a saber reaccionar cuando esos patrones ocurran.

SEMANA.COM: Explíquelo con un ejemplo.

F.G.: Si en un texto está escrita la palabra fiebre y luego, dos o tres párrafos después están la palabra aspirina, después de 100 veces que el computador encuentre esa palabra enseguida de aspirina va a identificar un patrón. Estos patrones son verificados por el operario y así la próxima vez que la máquina vea la palabra fiebre va a decir ‘este enfermo debería tomar aspirina’.

SEMANA.COM: ¿Cómo van a alimentar estos computadores con información para que reconozcan esos patrones?

F.G.: La información para establecer los patrones se encuentra en los centenares de hospital del mundo. Por eso IBM compró Truven, una compañía que maneja imágenes y carpetas médicas. Ha comprado también Merge, que tiene 30.000 millones de imágenes. Y también compró Fhytel y Exploris, que tienen récord de pacientes. Son millones de carpetas médicas que ahora van a ser sometidas a análisis para buscar patrones.

SEMANA.COM: ¿Cómo es un día en un hospital con el apoyo de Watson? Entiendo que en el MD Anderson, en Houston, hay uno que hace mucho mejor que un médico el resumen de la historia clínica del paciente en las rondas matutinas.

F.G.: Gracias a Watson él no tiene necesidad de llegar por la mañana a ver qué sucedió con el enfermo ni leer en la historia clínica escrita por un montón de profesionales porque Watson captura la máxima expresión de enfermedad y pone delante de los ojos del doctor solamente lo importante. Y esto es una maravilla porque no va a perder tiempo leyendo que comió normalmente, que fue al baño tres veces, porque son cosas que no tienen relevancia y sólo roban tiempo. Watson le dice: ‘No hay cambio importante que merezca su atención‘, o ‘le está subiendo la fiebre, póngale cuidado’.

SEMANA. COM: ¿Cuántos hospitales en Estados Unidos cuentan con el apoyo de Watson?

F.G.: Todo esto ocurre tan rápido, que los números se mueven mucho: 14 era la semana pasada y ahora podrá ser el doble.

SEMANA: ¿Qué piensa usted de ser atendido por un  computador y no por un médico?

F.G.: Yo tenía miedo en el 2011. Como médico se que uno envejece y al fin y al cabo va a necesitar de un médico. Tenía angustia cuando tenía que pensar que cuando fuera viejo el médico serían los 140 caracteres de Twitter. Ahora, con Watson, tengo otra expectativa. Entre Watson y los 140 de Twitter, estoy con Watson.

SEMANA.COM: En cáncer, ¿cómo ve el futuro y la inteligencia artificial?

F.G.: Una enfermedad grave antes de ser curada debe ser transformada en una enfermedad crónica. Hoy, ¿qué es el sida? Sigue siendo grave, pero es una enfermedad crónica.

SEMANA.COM: ¿Cómo Watson va a hacer para que el cáncer se vuelva crónica?

F.G.: Yo creo que lo mejor que Watson va a hacer por el cáncer es ayudarlo a ser enfermedad crónica. Tendrá que tratarlo todos los días por muchos años. La versión moderna del cáncer es que el enfermo tiene el diagnóstico, pero bien podrá no estar con cáncer porque el tratamiento suprimió la manifestación de la enfermedad. La medicación lo controla. Y Watson ayudará al oncólogo a elegir  los protocolos de tratamiento que tienen mejor resultado.

SEMANA.COM: ¿Puede ser eligiendo los patrones?

F.G.: Sí. La medicina basada en alteraciones genómicas es difícil de manejar y los enfermos de cáncer tienen una alteración cromosómica en un linaje celular que hace que esta manifestación del mal ocurra a cada tiempo. Watson es bueno en esto porque es capaz de manejar muchos datos y establecer patrones bajo ese concepto de aprendizaje de máquina. Así podrá decirle al doctor cosas como “en los últimos dos millones de cánceres de mama que he analizado he notado en mujeres rubias de más de 32 años y número de zapato por arriba de 35, por decir cualquier cosa, que la enfermedad ataca más tal órgano y por lo tanto hay que darle este medicamento”.

SEMANA.COM: ¿Esto ya se está dando hoy?

F.G.: En el presente es experimental, limitado e individualizado. No es algo que encuentre en el hospital de la esquina. A futuro se dará en aplicaciones masivas.

SEMANA.COM: ¿Cuánto tiempo tomará?

F.G.: No se sabe cuánto. Jeopardy ocurrió en el 2011 y tres años después se creo soluciones Watson. Cuatro años después es una unidad de negocios llamada Watson. Entonces digamos que en un horizonte de tres a cinco años estará más accesible en algunos sitios del mundo.

SEMANA.COM: ¿Watson está en Colombia?

F.G.: No, pero sí hay mucho interés de tener Watson en un hospital de Colombia, pero no puedo decir más.

SEMANA.COM: ¿Es cierto que estos computadores les correrán la silla a los oncólogos?

F.G.: Lo que yo pienso está escrito en el libro Jonn E. Kelly Smart machines. Lo que va a pasar es lo que ya está pasando y eso no es por cuenta de la inteligencia artificial. Hay seres humanos que ya nacen dependientes de máquinas en el mal sentido. Son personas que aceptan lo que se les dice y en realidad iban a ser así con o sin computación.

SEMANA.COM: Y todo empezó con Jeopardy…

 F.G.: Todo era parte de un plan. El Watson que compitió aquí era una máquina que hacía un manejo de información no estructurada a partir de memoria gigante. Lo que tenía era memoria. Cuando competidor elige categoría y sonaba la música  por 11 segundos, el conocimiento se subía del disco duro a la memoria. Yo estaba ahí porque si algo iba mal teníamos que abortar la respuesta. Fueron los 11 segundos más largos de mi vida. Watson fue uno de los primeros posibles desarrollos de computación cognitiva que creó impacto en media y marcó el inicio de esto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.