Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/5/1996 12:00:00 AM

FELIZ DIETA 1996

Si adelgazar hace parte de sus propósitos de Año Nuevo, dos descubrimientos científicos le ayudarán a lograrlo fácilmente., 27708


HACER DIETA ES EL PROPOSlTO más común de Año Nuevo. Para quienes lo tienen en mente, la medicina acaba de dar a conocer dos descubrimientos que podrían convertirse en la panacea para aquellos que han perdido la batalla contra los kilos. El primero es una droga que ha demostrado quitar el hambre en forma casi instantánea. El segundo producto que ha alimentado las esperanzas de los gorditos es un aceite vegetal que no engorda y que promete causar una verdadera revolución alimenticia en los próximos años.
En el caso del medicamento contra el apetito los científicos han encontrado una proteína que actúa en forma inmediata en el cerebro, dando la señal de parar de comer. Hasta el momento la sustancia ha sido experimentada en ratas de laboratorio, pero se ha demostrado que es producida en el organismo de todos los ma míferos. El descubrimiento de este poderoso supresor del apetito es un gran paso en la elaboración de un medicamento para el tratamiento de la obesidad.
Hace unos meses investigadores de la Universidad Rockefeller de Nueva York encontraron una hormona =leptina= que parece actuar como regulador del peso corporal. Los científicos señalaron entonces que la gordura no era una cuestión de falta de voluntad sino que la gente obesa podria sufrir de una deficiencia en los niveles de leptina que las llevaba a comer en exceso. Cuando ésta fue aplicada en laboratorio a ratones obesos les hizo perder el 30 por ciento del exceso de peso en sólo dos semanas. El descubrimiento fue el primer paso de la soñada píldora que permita a los gordos bajar kilos sin tener que someterse a drásticas dietas pero, además, vivir sin sentimientos de culpa. La hormona descubierta podría ser inyectada a los obesos para que el cerebro dé la orden y la persona se sienta satisfecha con menos cantidades de comida y pierda peso sin sentir hambre.
Pero mientras la leptina actúa a largo plazo, la nueva proteína, llamada GLP-1, actúa rápidamente. El estudio realizado por el doctor Stephen Bloom, un endocrinólogo del Hospital Hammersmith de Londres, fue publicado en la última edición de la revista científica Nature. En los últimos años los cientificos han encontrado al menos 20 sustancias que, inyectadas en animales, les hacen disminuir el consumo de alimentos, pero la mayoría de ellas actúan sólo por un corto periodo. En cambio con el GLP-1 parece ser diferente. Los cientificos probaron este quimico que produce en forma inmediata la sensaci6n de saciedad en animales de laboratorio. Aquellos ratones que fueron inyectados, repentinamente dejaron de comer y se mostraron aletargados como si hubieran consumido grandes cantidades de alimento. Usando una variedad de técnicas los investigadores podrian aumentar la producción de GLP-1 en el centro de control del apetito en el hipotálamo. En opinión de los investigadores, la proteina es la clave para bloquear el complicado sistema de señales que regula el apetito y ordena al cuerpo cuándo y cuánto comer.
Pero la posibilidad de un medicamento que pueda suprimir el apetito como por arte de magia no es la única buena noticia que trae el año en materia de ayudas para perder peso. El descubrimiento de un aceite vegetal que no engorda puede ser el mi lagro que todos los sufridos obesos del mundo han esperado por años. El anuncio hecho la semana pasada ha causado una verdadera revolución, al punto que la revista Time le dio la caratula. Y no es para menos, pues la posibilidad de que los seguidores habituales de dietas puedan comerse un plato de suculentas papas fritas sin un ápice de grasa y, por consiguiente, de remordimiento, es una noticia mundial.
Luego de tres décadas y millones de dólares invertidos en investigación, el aceite 'cero calorias' es una realidad. Este producto milagroso, llamado olestra es el sustituto anhelado del aceite. Al contrario de otros productos que son promocionados como libres de grasa pero que en realidad no son fritos sino horneados, el nuevo aceite permitirá a los dietistas borrar las frituras de su lista de prohibiciones.
Lo que tiene en vilo a los gorditos es la aprobación por parte de la Agencia de Drogas y Alimentos de Estados Unidos. Aunque muchos de los expertos han señalado que se trata de un producto seguro, la decisión sólo se conocerá a final de este mes. Por el monento la noticia sólo ha dado esperanzas a los gordos sino que ha abierto una acalorada controversia. Muchos nutricionistas argumentan que las consecuencias a largo plazo del aceite aún no han sido estudiadas.
Los criticos señalan que el problema potencial radica en que el producto interfiere con la absorción de nutrientes, los cuales, está demostrado, ayudan a combatir las enfermedades. Esto se debe a que la molécula de olestra =compuesta de azúcar y ácidos grasos= es mucho más grande que la molécula grasa. Por tanto, el aceite no puede ser digerido sino que pasa derecho a través del intestino. Lo que esto significa es que comerse un plato de papas fritas con olestra mandará al comensal directo al baño. Pero para quienes son adictos a este plato y quieren adelgazar, eso parece no ser un inconveniente mayor ante el placer de poder saborearlas sin remordimiento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.