Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/26/2017 5:36:00 AM

“Es muy prematuro mencionar la posibilidad de un Fenómeno de El Niño”

El director del Centro Internacional para el estudio de este fenómeno, Rodney Martínez, explica científicamente el aumento de lluvias en Colombia. Pide seguir de cerca las recomendaciones del Ideam en el país.

Por María Paula Vanegas

Semana.com: Colombia vive fuertes lluvias que están produciendo tragedias en numerosas regiones. ¿Cientificamente qué está pasando?

Rodney Martínez: Colombia experimentó durante el mes de marzo y abril, la convergencia de muchas cosas. Por un lado, tuvo mucho flujo de humedad que vino desde la parte sur del continente y que entró a la Amazonía, en el parte del Putumayo. Además tuvo la incidencia de las oscilaciones Madden- Julian en su fase convectiva, que favorece la intensificación de las lluvias. Por otro lado, ha sido un año en el cual la zona de confluencia intertropical ha estado muy bien definida, lo que significa que se ha marcado claramente el período de lluvias. Situación que no solo en la parte costera de Sudamérica, sino continental, lo que favorece la ocurrencia de lluvias. Además hubo alguna inestabilidad en el hemisferio norte que generó ingresos de humedad y frentes fríos en la parte del Caribe.

Semana.com: ¿Y eso cómo se traduce?

Rodney Martínez: Todos estos factores derivaron en lluvias por encima de lo normal, que generaron situaciones extremas, como la que se dio en Mocoa- Putumayo, y en otras regiones del país. Actualmente, Colombia está experimentando el paso de la zona de confluencia intertropical, por ende, es de esperarse que se dé un aumento de lluvias mayor a las acostumbradas en esta época.

Semana.com: ¿Estamos ad portas de un Fenómeno del Niño?

Rodney Martínez: El CIIFEN considera que es muy prematuro en este momento mencionar la posibilidad de la ocurrencia del Fenómeno El Niño. Básicamente, porque pueden pasar muchas cosas en los próximos meses. En los pronósticos globales y probabilísticos hoy se habla de que la probabilidad es de un 51 a 55%. Esa es la forma técnica de decir “sí y no”.

Semana.com: ¿Hoy, entonces, qué se sabe?

Rodney Martínez: En este momento lo que sí sabemos, con base en evidencia científica, es que el Oceano Pacífico está completamente estabilizado y que los efectos de este calentamiento en Perú y Ecuador están en su última fase de evolución. Así, es de esperar que en los próximos meses se tengan  condiciones normales en el Pacífico, por lo cual, no se encuentran elementos, salvo los modelos de predicción de 6, 7 y 8 meses, que tienen bastante incertidumbre en este momento, las posibilidades de que podamos tener un calentamiento de las aguas. En los próximos meses, se apunta a favorecer el escenario de condiciones neutrales. Dentro de cuatro meses, hay que ver como el sistema va evolucionado. De momento, es demasiado prematuro ir levantando la alerta a un potencial del Niño, porque no hay evidencia científica para soportarlo.

Puede leer: “Colombia debería declarar el Niño Costero”: exdirector del Ideam

Semana.com: ¿En qué consiste el fenómeno El Niño?

Rodney Martínez: El fenómeno el Niño es una perturbación, propia de la variabilidad natural, que tiene su escenario en toda la cuenca del Pacífico, sobre todo en el Pacífico central.  Se presenta cuando en este último se comienza a percibir un aumento en la temperatura, que a su vez genera cambios en la circulación de los vientos. Por esto, el mar se calienta y los vientos que normalmente soplan de este a oeste sobre el Pacífico comienzan a debilitarse. En un momento dado, este debilitamiento hace que el océano adyacente se comience a calentar.

Semana.com: ¿Qué pasa con ese calentamiento?

Rodney Martínez: Este calentamiento hace que se debiliten más los vientos, lo que logra el acoplamiento del océano y la atmósfera, que significa que el océano se calienta más y debilita los vientos. Estos últimos, al debilitarse hacen que el océano se siga calentando, lo cual, produce el Fenómeno del niño. Como fruto de este acoplamiento que tiene lugar en el centro del pacífico, las masas de agua más calientes, se aproximan a las costas de Sudamérica y los vientos no solo se debilitan, sino que en algunos casos, se invierten. Al invertirse los vientos, van transportando toda esta humedad hacia el continente generando, en algunos países, lluvias extremas, y en otros, se producen efectos contrarios, como por ejemplo, el déficit de lluvias en el caso de Colombia y la Costa del Caribe.

Semana.com: ¿Por qué el Fenómeno del Niño se siente con tanta fuera en tantos lados?

Rodney Martínez: El fenómeno del niño es un evento de naturaleza planetaria, y sus efectos, dependiendo de la intensidad se puede sentir en buena parte de los continentes. Por lo cual, esta perturbación que ocurre en el centro del pacífico influye en el comportamiento clìmatico en todas las regiones.

Semana.com: Perú ha sufrido de manera dramática la inclemencia de las lluvias. ¿Colombia está en esa misma posición?  

Rodney Martínez: Es absolutamente distinto. El problema es que ambos tienen la palabra Niño en su denominación, pero es diferente. Lo que ocurrió en Perú y Ecuador, es  propio de la variabilidad climática del planeta, no es algo excepcional ni algo que el cambio climático ha traído, por el contrario, sino una característica propia de estos países.

Recomendamos: Dramático rescate de damnificados por lluvias y aludes en Perú

Semana.com: ¿Por qué se habla del Niño en Perú?  

Rodney Martínez: El nombre del niño aparece porque en Perú desde finales del Siglo XIX, los pescadores se daban cuenta de que más o menos por diciembre, en algunos años había un flujo de agua que les calentaba el mar, y alteraba la pesca y esto generaba mucha lluvia. De esta manera, al ocurrir en diciembre cercano a la Navidad, se le dio el nombre de Niño.  La confusión es el nombre común ya que con el pasar de los años, el nombre del niño fue tomado por la ciencia global para denominar el fenómeno global climático del Niño, del que hice mención anteriormente.

Semana.com: ¿Y por qué es distinto?

Rodney Martínez: Lo que ocurrió en Perú y Ecuador, es un calentamiento muy localizado en la región costera, en la zona de afloramiento de Perú, que en esta ocasión realmente fue muy importante porque alcanzó anomalías de 4 a 5º en la temperatura que debía tener. Esto fue apoyado a su vez por una convección de los vientos locales, en Galápagos, Ecuador y el Norte de Perú, que hizo que los vientos se debiliten completamente, generando las lluvias que ya todos conocemos. Sin embargo, lo que ocurrió en estos países  no tiene relación directa con la evolución del Niño a escala global.

Semana.com: Ellos decretaron el Niño Costero. ¿Es científicamente correcto ese término?

Rodney Martínez: El Niño costero es una denominación exclusivamente peruana, que no aplica a ningún otro país. No hay en la bibliografía está denominación científica al fenómeno que se ha vivido en  Ecuador y en Perú. Por el contrario, esta la dieron autoridades del Perú, con el fin de crear un índice que orienta la toma de decisiones de acuerdo al impacto que tendrá sobre el país.

Semana.com: ¿Fue adecuada la declaración del niño costero?

Rodney Martínez: Es correcto desde el punto de vista de Perú, lo que no es correcto es utilizar la declaratoria de El Niño Costero en otros países. Esto se debe a que en principio las autoridades e instituciones peruanas tienen todo el derecho de diseñar mecanismo para alerta temprana en sus países. Perú tiene todo el derecho de adoptar su propia denominación. Lo que es peligroso, o resulta confuso, es tratar de usar esta denominación para representar el niño a escala global, que es incorrecto porque son cosas distintas.

Semana.com: ¿Existe algún mecanismo que puedan tomar los gobiernos, en este caso el colombiano, para prever y buscar mitigar el impacto que genera este tipo de fenómenos?

Rodney Martínez: Si lo hay. El CIIFEN es un centro internacional, que trabaja con todas las instituciones de Latinoamérica y también con los centros globales donde se aprecia muchísimo al IDEAM, ya que el pronóstico y sistema de alertas que mantiene es demasiado bueno y reconocido en foros internacionales. Si bien no se puede lograr un 100% de predicción porque se habla de la naturaleza, tiene altos niveles de certeza. En Colombia, deben sentirse orgullosos de tener una institución como el IDEAM, que tiene un rol muy importante e información de calidad.

Sugerimos: Así es el fenómeno de la Niña que asusta a los colombianos

Semana.com: ¿Qué habría que hacer?

Rodney Martínez: Seguir el sistema de alerta temprana y gestión de riesgo del Ideam. Darle la visibilidad y el acceso a la información que la institución nacional está proveyendo a todos los colombianos. Por lo cual, los medios deben darle la difusión y posicionamiento que se requiere. El gran problema que existe, en cuanto a situaciones delicadas sobre la predicción climática, es la multiplicidad de voces, porque este es el peor enemigo de una respuesta contundente y efectiva, no solo por parte del Gobierno, sino también de la población. La recomendación es ir por las fuentes oficiales, además es importante las felicitaciones para una institución colombiana que hace muy bien su trabajo. Es importante que sepa la comunidad colombiana que tienen un servicio meteorológico muy bueno, y que vale la pena usarlo y sacarle el máximo de provecho.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.