Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/8/2011 12:00:00 AM

Gastronomía: El vino con sancocho va bien

Un experto en vinos españoles habla sobre algunos mitos de los colombianos frente al vino y de cómo derrotarlos para disfrutar más el manjar de los dioses.

La cultura del vino ha ido en aumento en Colombia. Según cifras recientes, actualmente el consumo es de un litro per cápita mientras que hace tres años era de apenas medio litro.
 
El incremento, aunque lento, ha sido significativo según el experto Hugo Sabogal. “A principio de los ochenta era de una copa por habitante al año”. Este incremento de los últimos años se debe a que los colombianos han ido educándose en el tema.
 
De hecho, Jorge A. Grosse, director general de González Byass, una de las empresas más antiguas vinícolas españolas, quien estuvo la semana pasada en Colombia, ve con satisfacción la amplia oferta de estos productos en el país.
 
Sin embargo, aún hay espacio para crecer. En países con una cultura del vino más desarrollada, como Argentina, esta cifra es de 36 litros per cápita y en Francia, de más de 50 litros por habitante.
 
Unas de los retos es lograr que la gente desmitifique muchas creencias sobre el tema como, por ejemplo, que el vino solo puede acompañarse de platos sofisticados de la cocina francesa y no del menú típico colombiano.
 
Otros sugieren que hay que buscar cómo simplificar el lenguaje sofisticado de los expertos para que la gente le pierda miedo a degustar el vino. SEMANA.COM le preguntó al enólogo Sergio Fiorentini, de la casa González Byass, productores del jerez tío Pepe y los vinos Beronia, sobre algunos de estos mitos.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.