Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/5/2016 12:00:00 AM

'Ghosting': la forma despiadada de terminar con alguien

Esta práctica de desaparecer cual fantasma de una relación tiene preocupados a los psicólogos. No solo hace más duro el duelo, sino que podría acabar con la empatía.

La peor frase que una persona enamorada podía escuchar de su pareja era “tenemos que hablar”. Esa corta frase presagiaba el fin de la relación. Hoy, con el auge de las redes sociales, una práctica más cruel ha desplazado el momento triste de decir adiós: desaparecer sin decir ni mu. A este fenómeno se le conoce como ghosting, vocablo inglés que traduciría ‘hacerse el fantasma’ y aplica para cualquier relación, ya sea de amistad o noviazgo, en la que uno de sus miembros deja de comunicarse de repente. No contesta e-mails, llamadas ni chats.

Así le sucedió a Sofía, de 24 años, que se fue a estudiar a París, luego de salir con un hombre durante 3 meses en una relación que parecía tener futuro. Hasta que él comenzó a enfriarse. “Dejó de iniciar las conversaciones por chat y cuando le preguntaba algo me contestaba con monosílabos. Decidí no contactarlo a ver qué pasaba y nunca volví a saber de él. Se fue sin decir adiós ni dar explicaciones”.

Los expertos señalan que este fenómeno no es nuevo. Cuando no había celulares ni computadores, muchos también terminaban la relación desapareciendo por arte de magia. Hoy, sin embargo, es mucho más frecuente porque las redes sociales han acostumbrado a la gente a la experiencia de eliminar, bloquear y dejar de seguir a otros. Según una encuesta de Yougov para el portal Huffington Post, 11 por ciento de los entrevistados admitieron haber practicado el ghosting. El hábito es mucho más común en los sitios para conseguir pareja. En una encuesta de Plenty of Fish, 80 por ciento de sus miembros lo habían hecho.

El fenómeno alcanzó notoriedad en 2015 cuando el diario The New York Times contó que Charlize Theron acabó su relación con Sean Penn por esta vía. Ese mismo año, el diccionario Webster escogió ghosting como la palabra del año. Y en 2016 el fenómeno se ha generalizado: aunque impacta mucho más a las parejas, también se ve entre miembros de familia y amigos. “Con el plebiscito yo corté así como con muchas personas que me empezaron a
desesperar con sus opiniones”, dice Andrea Gómez.

Los expertos señalan que estas actitudes son típicas de la era digital. Para Sherry Turkle, autora del libro Reclaiming Conversation, “ese silencio no podría darse presencialmente, pero ahora no decir nada es común en las plataformas digitales”. Esto no quiere decir que esté bien. Los psicólogos reportan que las personas sufren más el duelo cuando el otro los elimina de sus redes o los ignoran porque no hay respuestas ni un cierre que ayude a curar las heridas. Además la autoestima del afectado sale golpeada. Para Tucker “se estaría acabando con la empatía”.

El que desaparece también puede sentir remordimiento y culpa por estos actos. Pero ya tienen un antídoto. Se trata de una aplicación conocida como Ghostbot, mediante la cual un programa se encarga de hacer ese trabajo sucio. Ante un mensaje de esa persona con la que se quiere romper el vínculo, el programa contesta automáticamente y con el tiempo, y ante la frialdad de los mensajes, la persona entenderá que esa relación terminó.
Para otros, el ghosting no es un asunto de la tecnología, sino de la imperfecta comunicación humana. En efecto, algunos psicólogos creen que su auge se da ante la dificultad de confrontar a otros, especialmente en situaciones difíciles que podrían herirlos. Los medios digitales simplemente proveen la herramienta ideal para hacerlo. Y en la medida en que la gente ha trasladado las relaciones interpersonales al plano virtual, la gente se ha vuelto menos experta en el arte de conversar. Por eso, se prevé que muchos tendrán que vivir en medio de fantasmas, aunque no crean en ellos. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.