Sábado, 20 de diciembre de 2014

| 2013/08/08 00:00

Google Glass pretende revolucionar la tecnología

Google espera persuadir a la gente a interactuar con sus computadoras mediante un nuevo dispositivo a la altura de los ojos.

Sergey Brin creador de Google portando las Google Glass. Foto: AP
;
AP

Esa es la inspiración de Google Glass, un dispositivo que contiene una computadora oculta, una pantalla traslúcida del tamaño de un pulgar sobre el ojo derecho y otros mecanismos. Este armazón de titanio que se coloca a modo de gafas permite al usuario recibir resultados de búsquedas, leer correo electrónico, explorar mapas y planos en busca de direcciones y mantener videodiálogos sin necesidad de un teléfono multiusos o una tableta. El comando oral incluso permite tomar fotos y videos sin emplear las manos.

Google Inc. afirma que Glass permitirá que la tecnología sea más manejable y conveniente en situaciones sociales en vez de estar sacando el teléfono para recibir los mensajes, pero los críticos opinan que Glass es un ejemplo más de lo esclavizada que está la gente a sus aparatos digitales y un indicio de que la tecnología atenta contra la privacidad.

Solamente unas 10.000 personas en Estados Unidos podrán pagar 1.500 dólares para adquirir una versión a prueba de Google como parte del programa "Explorer". Por eso me interesé en ver de qué se trataba. Finalmente lo logré la semana pasada, cuando Google invitó a unos pocos reporteros y blogueros especializados en tecnología para probar Glass bajo supervisión de la compañía, en una oficina especialmente equipada en San Francisco que Google llama "campamento base".

Solo ocho solicitudes de The New York Times, Facebook, Twitter, Path, Evernote, CNN, Tumblr y la revista Elle fueron aprobadas para su uso en la edición Explorer. Lamentablemente, ninguno de los modelos de Glass que nos permitieron probar contenían todas las aplicaciones ("Glassware") diseñadas para el artefacto. En cambio, CNN fue la única disponible para esta prueba. Tampoco pude conectarme con mi Gmail para probarlo con Glass.

Otras limitaciones fueron las restricciones físicas y temporales. Solo me dieron una hora para la prueba y exclusivamente en el campamento base de Google y en un patio adyacente frente a la bahía de San Francisco.

Sin embargo, lo que vi fue suficiente para concluir que Glass tiene gran potencial, especialmente si Google reduce el precio por debajo de los 500 dólares cuando empiece a venderlo al público el año próximo. Todavía no ha determinado la fecha.

Para encender Glass se da un golpecito con el dedo en la parte derecha del armazón. También se puede activar inclinando la cabeza hacia arriba. Los usuarios deben encenderlo con frecuencia porque cuando no se usa se apaga automáticamente más o menos a los 30 segundos. Esto tiene el propósito de prolongar la vida de la batería (solo dura unos 90 minutos si uno graba muchos videos, pero Google dijo que para la mayoría de los usuarios puede durar un día entero). Glass toma fotos con una cámara de 5 megapíxeles o graba videos de alta definición (720p) que ofrece una perspectiva interesante de cómo el usuario ve por sus propios ojos. Lo hace por comandos orales, como "OK Glass, toma una foto" o "OK Glass, graba un video".

Glass se puede conectar con internet por medio de una red de Wi-Fi o conectándolo al teléfono multiusos por medio de Bluetooth.

La pantalla diminuta está alineada ligeramente por encima del ojo derecho para no impedir el contacto visual con otras personas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×