Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/4/2011 12:00:00 AM

Google regresa a su origen para recuperar su frescura

Larry Page, su fundador, vuelve a comandar la empresa más grande de internet. BBC Mundo le explica de dónde viene y hacia dónde va.

;
BBC
En el principio fue un algoritmo, después llegó la empresa y más tarde se creó el verbo. Así podría resumirse el meteórico ascenso de Google desde un garaje hasta la cima de internet, pasando por el uso de la palabra "googlear".

La empresa fundada en 1998 cambia de mando este lunes y podría decirse que regresa a sus orígenes. El nuevo capitán del barco es Larry Page (38 años) quien, junto con Sergei Brin, fundó la compañía hace más de 12 años.

El fundador de Google ya había ocupado la dirección de la empresa en sus inicios, pero fue reemplazado por Eric Schmidt después de que Page y Brin decidieran que necesitaban traer al equipo a un experimentado hombre de negocios.

La meta de Schmidt era convertir al buscador en una empresa que cotizara en el mercado de valores y que dejara de ser un proyecto para convertirse en una realidad.

Diez años después de que se implementara dicha decisión, el "triunvirato" de la empresa cree que lo mejor para Google es que Page asuma el liderazgo y le inyecte una dosis de frescura.

Pero ¿quién es Larry Page y qué le aportará a la empresa?

El club de US$1

Page estudió ingeniería en computación en la Universidad de Michigan y realizó una maestría de informática en la Universidad de Stanford donde eventualmente creó Google, junto a Brin.

Hijo de científicos y alguna vez alumno del sistema educativo Montessori, Page tiene una fortuna valuada en casi US$20.000 millones, según la revista Forbes.

Desde la salida de la compañía a la bolsa en 2004, Page -junto con Brin y Schmidt tiene un salario anual de US$1-, al igual que ejecutivos de otras empresas tecnológicas como Steve Jobs, de Apple o Mark Zuckerberg de Facebook.

Sus ingresos provienen mayoritariamente del dinero que les dejan sus acciones.

Page ha declarado en varias ocasiones que siempre quiso "inventar cosas". La creación de Google, de hecho, fue impulsada por una investigación académica durante un doctorado que nunca terminó.

El ahora director de la empresa buscaba una fórmula que le permitiera entender las propiedades matemáticas y la forma en la que se estructuraban los vínculos de la web.

Su curiosidad llevó a que junto a Brin creara el algoritmo PageRank que se encuentra detrás del motor de búsqueda y que calcula el valor de un resultado basándose en la cantidad de veces que es mencionado y vinculado desde otros sitios de internet.

De regreso a la frescura

A Page se le reconoce como una persona que tiene buen ojo para los negocios.

Según la revista Wired, en 2005 Page recibió la visita de Andy Rubin -el creador del sistema operativo para celulares Android- quien buscaba que el fundador de Google respaldara al menos verbalmente el proyecto móvil.

Pero en vez de ello, Page decidió comprar Android por cerca de US$50 millones y hacer a Brin director del proyecto. La decisión parece haber sido la correcta si se considera que según las últimas estadísticas el sistema de Google domina el mercado de telefonía celular en el mundo.

Pero no todo el horizonte es halagador.

Google ha perdido parte del mercado y la atención de los usuarios gracias a redes sociales como Facebook que incluso se han llevado empleados del buscador.

Algunos de los que se fueron se quejan de que la empresa se ha vuelto burocrática y cada vez hay que copiar a más personas en los correos electrónicos.

Y se dice que una de las primeras misiones de Page es devolver a la empresa su perfil creativo.

Además la compañía tiene que demostrar que es capaz de generar ingresos más allá de la publicidad en los resultados de búsqueda. Hasta ahora su capacidad de ganar dinero es limitada más allá de este modelo.

El desafío no es sencillo si se considera que Page tendrá que imprimir un nuevo espíritu a una empresa que en 12 años ha pasado de dos empleados a más de 25.000.

Los inversionistas también parecen preocupados. Desde que se anunció que Schmidt dejaba el cargo y Page lo retomaba, las acciones de Google han caído 6% mientras que el Nasdaq -el índice de valores de empresas tecnológicas- ha crecido 3%.

Ahora corresponde a Page demostrarles que pueden confiar en él.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.