13 julio 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Hígados de repuesto, cada vez más cerca

MEDICINA REGENERATIVAInvestigadores produjeron en el laboratorio el primer órgano complejo. Aunque es rudimentario, el logro acerca el día en que se recambiarán partes humanas.

Hígados de repuesto, cada vez más cerca.

Desde 1996 la ciencia ha producido en el laboratorio partes del cuerpo, pero hasta el momento la mayoría han sido huecas, como la tráquea; tejidos planos, como la piel; o de formas tubulares, como los vasos sanguíneos. 

Hacer órganos más sofisticados es más complejo porque se trata de estructuras tridimensionales que involucran diferentes tipos de tejidos. Por eso, la noticia de que un grupo de investigadores logró hacer un pequeño hígado en el laboratorio fue considerada un paso grande en el campo de la medicina regenerativa, que abrirá la puerta para producir otros órganos como el corazón. 

Los investigadores reportaron el hallazgo en la revista Nature, en donde cuentan que mezclaron tres tipos de células: unas hepáticas, otras del endotelio (el tejido que recubre las arterias) y células madre derivadas de la médula ósea, que se pueden diferenciar en muchos tipos de células. 

La mezcla se cultivó en el laboratorio y a las 76 horas los científicos observaron que entre sí habían formado un órgano rudimentario, al que llamaron yema. “Estaba absolutamente sorprendido cuando vi que los tres tipos de células se autoorganizaron en una forma tridimensional que parecía un pequeño hígado”, dijo a la BBC Takanori Takebe, de la Universidad de Yokohama, que lideró el trabajo. 

A continuación el gran reto fue saber si funcionaba. Para probarlo, el grupo de Takebe trasplantó las yemas de hígado en ratones a los cuales les habían provocado una falla hepática. Takebe observó que en 48 horas el órgano trasplantado generó vasos sanguíneos y desarrolló la capacidad para funcionar de manera muy similar a la de un hígado adulto. “Por ejemplo, fue capaz de metabolizar determinadas sustancias químicas”, dice Norma Serrano, directora de investigaciones de la Fundación Cardiovascular de Colombia. Otros investigadores no involucrados en el trabajo calificaron el hallazgo de asombroso, seductor y titánico. 

Como estas células crecen en el laboratorio en capas y no en forma tridimensional, para hacer órganos hasta el momento se han utilizado estructuras de colágeno recubiertas con las células madre. 

Según la investigadora de Cecolfes Carolina Lucena, lo interesante del trabajo es que Takebe logró obviar ese método y “simplemente mezcló y combinó varios tipos de células para obtener el microhígado”. Además, es interesante que no se requiere hacer todo el hígado en el laboratorio sino apenas una versión incipiente, que se termina de desarrollar dentro del organismo del paciente. 

Este experimento abre la puerta para producir órganos complejos como el corazón, algo en lo que se trabaja arduamente debido a la escasez de donantes en el mundo. Según Serrano, en Colombia la tasa de donantes por 1 millón de habitantes es del 8 por ciento y disminuye cada año, lo que hace que cada día haya más pacientes en lista de espera. Además, por este procedimiento se eliminaría el problema del rechazo de los órganos de otras personas. 

Lucena dice que la aplicación de este hallazgo en pacientes humanos puede tardar un tiempo, ya que es necesario probar que estas células madre no son susceptibles de desarrollar tumores. También se debe lograr un cultivo masivo y eficiente a precios razonables. Pero lo cierto es que el trabajo de Takebe genera “una gran expectativa y esperanza pues con dicha técnica se podrían desarrollar otros órganos como el páncreas, el pulmón y hasta el corazón”, concluye. 
Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad