Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/20/2017 7:09:00 PM

¿Por qué el 20 de abril celebran el día internacional de la marihuana?

La fecha se ha vuelto una tradición y en algunas ciudades del mundo la gente aprovecha para salir a exigir la legalización de la planta.

La historia del día internacional de la marihuana tiene sus orígenes en San Rafael, California. Corría el año 1971 cuando los Waldos, un grupo de estudiantes de secundaria, solía reunirse a las 4:20 p.m. para fumar marihuana. Su hábito hizo que otros estudiantes de la escuela comenzaran a usar el código 420 para referirse a la marihuana y no ser descubiertos por sus maestros.

El término se popularizó debido a un enlace con Phil Lesh, de la banda de rock psicodélico Grateful Dead, pues Los Waldos eran sus amigos e iban a fiestas privadas del grupo. El número se esparció entre los fans que decidieron utilizarlo.

De las fiestas privadas el código fue llevado a las giras de comienzo de los años 80. En los conciertos era común que en algún momento los músicos de Grateful Dead le preguntaran a la multitud qué hora era y todos respondieran en coro “4:20”, sin importar lo que dijeran sus relojes, y enseguida consumieran cigarrillos de marihuana. A comienzos de los años 90, Steve Bloom, el editor de High Times, una revista cannabica fundada en 1974, vio en una pancarta del grupo el número y decidió promoverlo a través de su revista, incluso compró el dominio 420.com.

La fama que tiene la revista hizo del 420 algo internacional, incluso se esparció el rumor de que 420 era un código policiaco para referirse al cannabis. En 1997, los Waldos contactaron a la revista reclamando la autoría del código. Steve Bloom reconoció que nunca confirmó si la policía de California tenía un código para el consumo de cannabis, por eso concluyó que había suficientes testimonios y pruebas para creer en la autoría de Los Waldos.

El número no se quedó siendo solo una manera para referirse al cannabis secretamente. En 1995 en Vancouver, Canadá, los empleados de la tienda Hemp BC, que vendía pipas y libros sobre marihuana, le propusieron a su dueño, el activista cannabico Marc Emery, hacer una celebración dedicada a la marihuana el 20 de abril (4/20). El único fin de la propuesta era divertirse, por lo que Marc estuvo reticente y no les permitió hacerlo dentro del negocio, entonces los empleados lo hicieron afuera del almacén, más exactamente en el parque Victory Square, donde reunieron a varias personas a escuchar música y fumar marihuana.

Ahora es celebrado en ciudades como Londres, Denver, Toronto y San Francisco, entre otras. La primera vez que se hizo acudieron solo 200 personas, el evento se volvió popular con la llegada de redes sociales como YouTube, y 20 años después el número de asistentes de 1995 se multiplicó por 100 reportando 20.000 personas en Vancouver.

El 420 además de contar con concursos de semillas y stands, donde la gente promociona desde nuevas formas de consumir marihuana hasta información medicinal, también es un evento político. En la tarima, donde tocan los músicos, se suben activistas a dar discursos abogando por la descriminalización y la expansión de los usos medicinales, también se cuelgan pancartas con consignas de protesta y de movimientos políticos.

De hecho, una enorme pancarta del actual primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, adornó el evento en Vancouver en 2015, pues Justin dijo durante su campaña que se comprometía a apoyar las iniciativas de legalización, incluso cuando llegó al poder continuó con su discurso diciendo que para el 2017 el uso recreativo iba a ser legal.

Texto de: Oswaldo Beltrán Torres

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?