Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2002/11/23 00:00

Humedales, prioridad mundial

En la Conferencia de Ramsar, dedicada a los humedales, expertos plantean estrategias para garantizar el futuro de las fuentes de agua dulce del planeta.

En estos dias, y hasta el 26 de noviembre, expertos de los cinco continentes debaten en Valencia, España, el futuro del agua dulce en el planeta. El marco que los reúne es la Octava Conferencia de las Partes Contratantes de la Convención de Ramsar (Cop8), pacto que lleva el nombre de la ciudad iraní donde, en 1971, se firmó un convenio para el mantenimiento de los humedales.

El alcance de esta convención va mucho más allá de negociar una serie de medidas para preservar ecosistemas para las aves. Se calcula que en 2025 la humanidad utilizará dos terceras partes de las fuentes de agua dulce disponibles en el mundo, lo que convierte a estos ecosistemas estratégicos en una verdadera prioridad para garantizar el futuro de las próximas generaciones.

"Todas las partes contratantes que asisten a esta reunión saben que los recursos de agua dulce del mundo están bajo una gran presión, dijo Jaime Pittock, director del Programa de Aguas para la Vida de la ONG ambiental World Wildlife Fund (WWF). Los humedales son nuestra única fuente de agua. Por lo tanto los países necesitan designar sitios Ramsar y que éstos se relacionen directamente con la meta del milenio de las Naciones Unidas: disminuir a la mitad la población del mundo que no tiene acceso a agua potable y a servicios sanitarios para el 2015".

El tema de los humedales ofrece buenas y malas noticias en el mundo. Las buenas corren por cuenta de países como el Reino Unido, Bolivia y Argelia, que han restaurado y protegido vastas zonas de lagunas, pantanos y oasis que les garantizarán agua potable a millones de personas. Pero otros países, como Rusia y Finlandia, han incumplido sus compromisos con el Convenio.

En América Latina WWF ha impulsado el reconocimiento de los humedales de montaña como ecosistemas estratégicos. En el marco de esta iniciativa WWF Colombia, conjuntamente con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (Uicn), Wetlands Internacional, el Grupo Páramos y los países Andinos, desarrollaron la resolución Humedales Altoandinos como Ecosistemas Estratégicos.

Ejemplo de esta iniciativa es la laguna de La Cocha, en el departamento de Nariño, declarada Sitio Ramsar en 2000. En ella ya se está llevando a cabo la formulación de un plan de manejo en el que participan las comunidades campesinas e indígenas para identificar y valorar aspectos sociales y económicos relacionados con la laguna. Unas de las actividades económicas que preocupa a los habitantes de la región es la extracción de carbón no mineral, que pone en peligro la supervivencia de los bosques circundantes y con ello el de la laguna misma.

En marzo de 2000 la Convención de Ramsar contaba con 119 Estados miembros y otros preparaban su adhesión. Los países miembros se comprometen a designar por lo menos un humedal que responda a los criterios de Ramsar para incluirlos en la Lista de humedales de importancia internacional (Lista de Ramsar) y asegurar el mantenimiento de las condiciones ecológicas de cada sitio. Una tarea que exige grandes esfuerzos de los gobiernos, los expertos en medio ambiente y las comunidades involucradas, y del cual depende en buena parte el suministro de agua dulce en las próximas tres décadas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.