Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1996/10/07 00:00

IGUAL AL ORIGINAL

En Colombia los cirujanos plásticos están utilizando las técnicas más avanzadas para la reconstrucción del seno.

IGUAL AL ORIGINAL

El más dramático cambio en el tratamiento del cáncer de seno ha sido la mastectomía, una técnica quirúrgica masiva que, aunque permite erradicar el mal de raíz, constituye una amputación del cuerpo femenino, con dramáticas consecuencias de índole emocional para la mujer. Hasta hace unos años, las pacientes recurrían a las prótesis para reemplazar estéticamente el seno perdido. Sin embargo, gracias a los avances de la cirugía plástica, esta parte de su cuerpo puede ser reconstruida en forma inmediata. Estas técnicas altamente perfeccionadas ya se realizan en Colombia y sus resultados son realmente sorprendentes. En la cirugía de reconstrucción del seno se puede utilizar un tradicional implante o el tejido propio de la paciente. En el primer caso se recurre a un implante mamario -de silicón o solución salina- similar al que se utiliza para la cirugía estética de aumento de tamaño de los senos. En el segundo caso se extrae tejido natural -músculo, piel, vasos y grasa- del cuerpo de la paciente, explica el cirujano plástico Héctor Castro Rojas, quien realiza en Colombia este tipo de procedimientos. Las razones para utilizar un implante artificial o tejido natural dependen de cada caso. Por ejemplo, en una paciente que ha tenido cirugías abdominales previas -como histerectomía, apendicectomía o reducción de abdomen- no puede hacerse porque esos músculos ya han sido intervenidos y existen cicatrices. Para poder tomar tejido natural se requiere que haya exceso de volumen en el abdomen, explica el doctor Castro. Esto permite extraer una parte de músculo y piel suficiente para formarlo. Pero no solamente el seno se reconstruye, el perfeccionamiento de la cirugía permite también hacer de nuevo el pezón y la areola.
Tecnicas de reconstrucción del seno: Prácticamente toda operación del seno por diagnóstico de cáncer obliga a extirpar parte de la glándula mamaria y los ganglios. Sin embargo existen cuatro técnicas que devuelven la estética al cuerpo femenino. En tres de ellas se pueden utilizar implantes artificiales (ilustraciones 1, 2 y 3) y en otras tres se puede usar tejido de la misma paciente (ilustraciones 1, 2 y 4).
1. Relleno parcial con tejido natural Esta técnica es la más sencilla y se usa en caso de lumpectomía, una cirugía que es menos invasiva, en la cual sólo se extirpa el tumor y una parte del seno. El cuadrante extirpado puede reemplazarse con tejido graso extraído de la parte baja del abdomen o de la espalda de la paciente. También puede usarse, si se requiere, un implante artificial para rellenar el seno.
2. Reemplazo con músculo de la espalda En pacientes con senos pequeños, esta técnica utiliza tejido de la espalda _músculo dorsal ancho_ para la reconstrucción, puesto que el volumen requerido no es muy grande. (Cuando se trata de reemplazar un seno grande se puede utilizar un implante artificial). El procedimiento consiste en tomar una parte del músculo, con sus vasos sanguíneos, tejido graso y piel. Este se lleva por debajo de la piel de la paciente hasta el lugar del seno, donde el cirujano lo moldea. Las cicatrices quedan debajo del brazo y del busto.
3. Implante con expansor Con esta técnica el cirujano busca obtener un mayor volumen de la piel en el sitio donde se realizó la mastectomía. El procedimiento consiste en colocar un expansor -una especie de implante desinflado- al cual progresivamente -cada semana durante dos ó tres meses- se le va insuflando la solución salina para que la piel vaya estirando poco a poco, en forma similar a lo que ocurre durante el embarazo. Finalmente, cuando la piel ha cedido lo suficiente, se coloca el implante artificial bajo la piel.

4. Reconstrucción con tejido abdominal Aunque parece la más complicada -requiere una cirugía de cinco horas- es la más utilizada por ser también la más completa. El procedimiento consiste en transferir tejido de la parte baja del abdomen para formar el seno. Esta técnica, conocida como TRAM-Flab (TRAM = sigla en inglés para Músculo Transverso Recto Abdominal, y Flab = Colgajo), requiere de microcirugía puesto que consiste en tomar un trozo de tejido _músculo, vasos sanguíneos, tejido graso y piel- y, sin cortarlo completamente para no interrumpir la irrigación sanguínea, llevarlo por debajo de la piel de la paciente hasta el lugar del seno. Con este tejido el cirujano moldea el nuevo, cuya apariencia es similar al original. El requisito es que la paciente tenga suficiente volumen en el abdomen para cortar, pero tiene la ventaja de que además de recuperar el seno permite a la paciente reducir el tamaño del abdomen en la misma cirugía. En el lugar donde se extrajo el colgajo abdominal, el cirujano coloca una malla para sostener el músculo abdominal.
Detalles finales
En las técnicas 2, 3 y 4, tres meses después de la cirugía el cirujano plástico hace una nueva intervención para formar el pezón y la areola. El pezón puede obtenerse de dos formas. Una, cortando un trozo del pezón colateral e implantarlo en el nuevo seno y, dos, formarlo haciendo un corte especial en la piel del nuevo seno, la cual se anuda moldeando estéticamente el pezón. La areola se realiza con piel extraída de la región inguinal de la paciente, la cual tiene características muy similares, o simplemente se hace con un tatuaje sobre la piel buscando el mismo tono de la areola del seno colateral. Algunas veces se requieren varias sesiones. Cuando se hace una cirugía de reemplazo de seno, en ocasiones es necesario intervenir el seno sano para reducirlo de tamaño con el fin de obtener simetría con el seno reconstruido. Esto se hace en la misma intervención quirúrgica. En todas estas técnicas se requieren, sin embargo, dos intervenciones quirúrgicas. La mayoría de estas técnicas se realizan, explica el doctor Héctor Castro, en el mismo tiempo quirúrgico de la mastectomía, es decir que la paciente no tendrá que vivir un tiempo con el seno amputado, sino que en la misma operación para extirpar el tumor, el cirujano plástico hace la reconstrucción usando incluso la misma incisión hecha por el cirujano del cáncer. Luego se hace la parte estética de simular el pezón y la areola. Si la cirugía de reconstrucción de seno no se realiza al mismo tiempo con la mastectomía, para evitar nuevas cicatrices el cirujano plástico reabre la herida de la mastectomía. Sufrir de un tumor en el seno no implica siempre la amputación. Sin embargo, muchas veces por temor o por ignorancia las mujeres eligen la mastectomía. Se estima que solamente el 30 por ciento de las mujeres se someten a una lumpectomía mientras el 70 por ciento escoge la mastectomía. La decisión acerca del procedimiento tiene que ver los riesgos, ya que una lumpectomía requiere de tratamiento de radiación para eliminar cualquier foco canceroso que pueda haber quedado. Finalmente vale la pena recordar que, en los últimos años, con el aumento del diagnóstico precoz del cáncer de seno, las mastectomías han disminuido en forma considerable.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.