Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2010/08/11 00:00

El carro que funciona con excrementos

El ‘Bioescarabajo’ funciona con el gas metano –procesado y limpio– generado por los residuos cloacales de la ciudad de Bristol, en Reino Unido.

El Bioescarabajo es por ahora sólo un prototipo. Foto: BBC



De la boca al estómago. Del estómago al inodoro. Del inodoro a la cloaca y de la cloaca... ¡al automóvil! Éste -aunque simplificado, por cierto- es el proceso para producir el combustible limpio del que se abastece un novedoso vehículo presentado recientemente en la ciudad de Bristol.
 
Es el "Bioescarabajo", el primer auto diseñado por ingenieros británicos que funciona a gas metano, un hidrocarburo generado por los excrementos humanos y otros desperdicios orgánicos que van a parar a las cloacas de esta ciudad del sureste británico.

"Si hacemos a un lado las diferencias internas que le permiten rodar con metano, es en todo sentido igual a un auto común y corriente", le dijo a BBC Mundo Mohammed Saddiq, ingeniero de la firma de energía sostenible GENeco que desarrolló el prototipo.

El carro puede alcanzar la misma velocidad que uno convencional. Al andar tampoco se sienten diferencias y, para saciar la curiosidad de muchos, podemos confirmar que, pese a que las heces y otros desechos son la materia prima de su combustible, el tubo de escape no despide ningún olor desagradable.

Ahorro

Desde hace ya varios años la planta de tratamiento de aguas residuales de Avonmouth, en las afueras de Bristol, produce biogás.

Las aguas que llegan allí a través de las cañerías de la ciudad y sus alrededores son sometidas a una serie de procesos de filtración para depositarse luego en unos gigantescos digestores anaeróbicos.

Allí, este lodo recibe calor, y, privado de oxígeno, las bacterias presentes naturalmente en la materia orgánica comienzan a descomponer los desechos y producir biogás.

Como la planta produce más biogás del que necesita para abastecer sus necesidades energéticas, la empresa encargada de las instalaciones decidió aprovechar el sobrante y así nació la idea de crear un automóvil que funcione con metano.

"Esta planta produce unos 18.000 metros cúbicos de biogás al año. Si lo convirtiésemos en biocombustible para vehículos, y reemplazáramos al combustible fósil, podríamos dejar de emitir 19.000 toneladas de CO2", explicó Saddiq.

Futuro verde

El Bioescarabajo es por ahora sólo un prototipo. Existen camiones y autobuses que funcionan con gas en países como China e India, pero esta posibilidad -así como la de adaptar a los automóviles para funcionar con gas metano - aún no ha sido explorada para abastecer a vehículos más pequeños.

La ambición de Saddiq es analizar en mayor profundidad los aspectos técnicos, ambientales y económicos de este carro para ampliar el proyecto en el futuro.

"No veo razones técnicas que impidan capturar el gas y venderlo en las gasolineras como otros combustibles. No creo que el biogás no pueda convertirse en una alternativa a los combustibles fósiles. Esa es mi visión y espero que un día se haga realidad", concluyó el experto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.