Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/19/2000 12:00:00 AM

Izquierdistas por naturaleza

Una nueva hipótesis sugiere que las personas que son zurdas no tienen el gen de la lateralidad derecha.

Sobre los zurdos se han tejido toda clase de teorías. Que son más inteligentes han mostrado ciertos estudios. Según los expertos, hay un número desproporcionado de personajes que caben en esta categoría y que han sido genios

como, por ejemplo, Einstein, Leonardo da Vinci, Miguel Angel y Picasso. Pero en otras investigaciones ser zurdo es un estigma que sugiere la presencia de una personalidad siniestra. En la historia famosos criminales han tenido un predominio de su lado izquierdo y, para la muestra, sólo basta nombrar a Jack el Destripador, Billy the Kid o al Estrangulador de Boston. También dicen que los zurdos se mueren más pronto y son más propensos a los accidentes. Varios estudios han demostrado que, efectivamente, viven nueve meses menos que los diestros, un dato que puede parecer superfluo si se mira una vida entera pero que es significativo cuando involucra grandes grupos humanos.

A pesar de todas estas hipótesis aún nadie tiene la última palabra sobre el tema. Pero lo cierto es que los zurdos siguen siendo una gran intriga para muchos científicos que continúan indagando sobre su origen y sus efectos.

El escritor inglés Thomas Carlyle en el siglo XIX se aventuró a postular una teoría no científica acerca de porqué existían menos zurdos que derechos en el mundo. Según el literato, la razón es que en los tiempos medievales ellos corrieron con

peor suerte en las batallas. Los diestros tenían más posibilidades de sobrevivir y procrear pues usaban su mano izquierda para tomar el escudo y protegerse el corazón mientras combatían con su espada sostenida por la mano derecha. Los zurdos morían más en combate y por lo tanto tenían menos probabilidades de procrear y reproducirse.



El gen de la ‘derecha’

Aunque la anterior teoría no tiene fundamentos sólidos a un científico de Estados Unidos no le parece tan descabellado creer que, más que un comportamiento adquirido, la zurdera es un problema que pasa de generación en generación y que tiene su origen en los genes. Después de trabajar con levaduras y ratones el doctor Amar J.S. Klar, biólogo del Instituto Nacional de Cáncer en Bethesda, desarrolló una novedosa teoría mediante la cual se afirma que ser zurdo tiene una explicación genética.

(Para Klar la definición de zurdo abarca a todo aquel que usa la mano izquierda para lanzar una pelota, comer, coser, martillar, cortar con un cuchillo, jugar bolos, cortar con tijeras y escribir.)

La hipótesis de Klar sostiene que la mayoría de personas tienen un gen dominante específico que los hace ser derechos. Según sus investigaciones al 20 por ciento de la población le hace falta ese gen diestro y sin él estas personas tienen 50-50 probabilidades de ser zurdos o derechos.

Eso explicaría porqué una de cada nueve personas es zurda y porqué padres que son zurdos tienen más probabilidad de tener hijos con esta misma preferencia de lateralidad.

Klar, sin embargo, aún no ha logrado identificar el gen de la ‘derecha’ pero se estima que podrá aislarlo en cuestión de tres años, después de reunir a 100 familias que participarán en su estudio.

Su teoría fue establecida a partir de sus investigaciones con ratas mutantes. En la mayoría de estos animales el corazón está en el lado izquierdo pero hay una variedad que tiene el corazón en la derecha. Cuando esta variedad de mutantes se aparea la mitad de los retoños tienen corazones en la izquierda y la mitad en la derecha. Basado en estos hechos Klar piensa que lo mismo puede suceder con la lateralidad en las personas.



Factores ambientales

Como es de esperarse, su teoría ha causado reacciones. Uno de sus más fuertes críticos es el sicólogo Stanley Coren, de la Universidad de Columbia Británica, Canadá, también gran estudioso del tema. Coren, quien hace más de una década lanzó la teoría acerca de que los zurdos viven menos, ha trabajado también en las causas de esta condición. Para Coren la teoría de Klar no es válida pues ser zurdo no tiene nada que ver con la genética sino con traumas sufridos por el feto en la etapa prenatal.

Según el sicólogo lo natural es que los seres humanos sean derechos. Los que son zurdos lo son como consecuencia de lo que él llama “estrés de nacimiento”, una condición que supone una posición fetal anormal que le causa daño en el cerebro al futuro niño. Según Coren, este estrés antes de nacer sería la explicación de porqué una gran proporción de quienes son zurdos tienen problemas sicológicos y emocionales. También cree que la herencia de zurdos en la familia se debe a la predisposición de esas mujeres a tener embarazos complicados y explica que los mellizos son siempre víctimas de estrés en el parto debido a la falta de espacio en la barriga.

Otros científicos han preferido acogerse a una visión mucho más amplia del problema. Entre este grupo se encuentra Daniel H. Gerschwind, neurólogo de la Universidad de California en Los Angeles (Ucla), quien cree que la lateralidad es un problema muy complejo como para creer que se deba a un simple gen. Para Gerschwind es obvio que además de lo genético hay factores ambientales muy importantes en el origen de la zurdera.



La paradoja de los mellizos

Aunque el mundo está diseñado para derechos los zurdos se las arreglan para vivir sin problemas. La industria, además, ha desarrollado artículos de la vida cotidiana para que ellos no tengan dificultades. Hay guitarras para zurdos, partituras compuestas por grandes artistas para pianistas que no tienen mano derecha, computadores con teclado especial, sacapuntas, sacacorchos... Prácticamente todo aparato o herramienta puede adaptarse para su mayor comodidad.

Además el temor que generaban en los colegios los niños cuya preferencia por la mano izquierda era notable ya no existe. Resulta entonces curioso que el interés por el tema no haya decaído. La verdad es que el interés no es sólo por los zurdos sino también por develar el misterio que encierra esta condición ya que esto ayuda a entender otros problemas relacionados con la lateralidad del cerebro, como la dislexia y la esquizofrenia.

Pero esto no quiere decir que la simple curiosidad científica no esté presente en estos casos. Una de las grandes respuestas que se obtendría con la hipótesis de Klar es entender la paradoja de porqué los mellizos idénticos, con la misma información genética, tienen diferente lateralidad. Klar dice que en estos casos a ambos mellizos les hace falta el gen de la derecha y por tal motivo cada uno tiene 50 por ciento de probabilidades de ser diestro.

Otras curiosidades que Klar ha encontrado es que más hombres que mujeres son zurdos y que las madres que lo son tienen un número desproporcionado de hijos zurdos. Así mismo, cuando los dos padres son diestros hay un 92 por ciento de probabilidad de que sus hijos lo sean.

También se sabe que el hemisferio izquierdo controla la coordinación motora de los diestros y que el derecho controla la de los zurdos. A su vez, el habla y el lenguaje de los diestros es controlado por el lado izquierdo. Pero en los zurdos el hemisferio derecho controla estas funciones sólo en al menos 30 por ciento de los casos.

Conocer a fondo el origen de la zurdera probablemente no cambiará el mundo pero contribuirá a satisfacer la necesidad de dar respuesta a ciertos misterios que siempre han desvelado a los curiosos. Y también ayudará a mostrarles a los diestros que los zurdos no son ningún cero a la izquierda.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.