Jueves, 19 de enero de 2017

| 2000/09/04 00:00

Jaque al rey CD

Bajar música de Internet ha revolucionado la manera de adquirirla y disfrutarla.

Jaque al rey CD

Jose González es un ingeniero de 40 años, gomoso de la música. Desde hace uno quería conformar una buena colección de discos compactos con las canciones que sonaban en su época de estudiante en Kansas University.

Hace dos años, gracias a Internet y a un sistema de compresión de archivos que se llama Mp3, este ingeniero logró conformar su propia discoteca. No necesitó una enorme estantería para guardar toda esa música porque lo almacenó en un disco duro del tamaño de una calculadora. González bajó de Internet los 100 títulos que hoy tiene archivados con un programa llamado Napster. Con solo escribir el título de la pieza o el nombre del artista, el usuario recibe en su pantalla una lista de varios servidores donde se encuentra lo que busca. “El Mp3 ha cambiado mi forma de escuchar música”, dice González. “Ni siquiera necesito el equipo de sonido”.

Al igual que este aficionado muchos se encuentran fascinados con este formato que ha permitido tener acceso a la música del mundo y, lo mejor, sin pagar un centavo. Ese último elemento es precisamente el que ha propiciado una batalla entre las casas discográficas y ciertos artistas contra la música digital que se baja como Mp3 (ver recuadro). Aunque González aparentemente no está cometiendo nada ilegal debido a que las copias que hace son para uso personal —y en ese sentido se podría equiparar a copiar el CD de un amigo para escucharlo en el carro— la polémica se centra en la posibilidad que se tiene de hacer un negocio ilegal a partir de esta tecnología. Incluso podría cuestionarse si es ético copiar música para consumo personal sin que el autor reciba ni un centavo, pero esto pondría en tela de juicio a las grabadoras de casete y a las fotocopiadoras, de uso generalizado

Los expertos piensan que este escollo se superará con un nuevo formato que obstaculice la copia ilegal de canciones. Pero lo que no se puede detener es la manera como en un par de años la gente disfrutará de la música. Según Orlando Parra, presidente de Asincol, el medio tangible, es decir el casete o el CD, desaparecerá, pues en la red se encontrarán la mayoría de canciones con un sonido impecable. “La música siempre ha sido universal pero ahora lo será mucho más”, dice Parra. Los músicos sólo publicarán sus producciones en la red, como ya lo hacen muchos grupos que nunca han grabado su música en copia física .

Internet ha atraído a artistas desconocidos que no cuentan con el apoyo de disqueras y desean darse a conocer. Algunos piensan, incluso, que la red es más un medio de promoción —tal como hoy lo es la radio— que un obstáculo para la venta de sus productos. Muchos de ellos ofrecen gratis sus canciones en Internet.

El equipo de sonido tenderá a desaparecer. “Ya se ven en las fiestas que el anfitrión conecta el computador a los parlantes para escuchar sus archivos Mp3”, dice Mauricio Sánchez, ingeniero de Cable Net. Ya se puede escuchar música de este formato en equipos que funcionan como los walkman.

Pero el punto que más tiene contentos a los melómanos es que el precio de la música tendrá que bajar. Aunque todos están de acuerdo en que los artistas merecen una compensación monetaria por su trabajo, algunos creen que no es justo tener que comprar todo un álbum a un precio de 33.000 pesos para tener acceso a una canción. Con los archivos Mp3, la gente pagará una cifra muy inferior por cada tema.

No obstante, coleccionistas de discos como Fernando Martelo, quienes han vivido la aparición de diferentes formatos para escuchar música como los discos de vinilo, los casetes y los CD piensan que las viejas tecnologías no se acabarán sino que se complementarán. “Es que el coleccionista tiene un vínculo emocional con el disco y por eso me cuesta mucho escuchar música en un computador”, dice. Martelo cree además que serán las nuevas generaciones las que desarrollarán los hábitos necesarios para disfrutar la música de una manera diferente a como se hace hoy.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.